Tras cierre del acuerdo TPP la atención se centra en su ratificación

13 Octubre 2015

Ahora que las negociaciones del TPP han concluido, los países participantes se preparan para el próximo gran desafío: construir el apoyo público suficiente para lograr la ratificación del acuerdo en las respectivas legislaturas.

 

Los ministros de los 12 países involucrados en el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés) lograron cerrar finalmente las negociaciones el pasado lunes 5 de octubre tras una última ronda de conversaciones en Atlanta, Estados Unidos (EE.UU.).

La reunión, originalmente calendarizada entre el 30 de septiembre y el 1 de octubre, finalizó cuatro días después de lo estipulado debido a las constantes extensiones solicitadas para terminar las negociaciones.

“Después de más de cinco años de negociaciones, hemos llegado a un acuerdo que apoyará el trabajo, conducirá un crecimiento sostenible, impulsará el desarrollo inclusivo y promoverá la innovación a través de la región Asia-Pacífico”, señalaron los ministros al finalizar el acuerdo en una declaración conjunta.

Los delegados afirmaron que el acuerdo final es “ambicioso, integral, balanceado y de alto estándar” y argumentaron que los resultados serán de gran ayuda para los respectivos ciudadanos, que en total alcanzan unos 800 millones de personas.

En la misma línea, los 12 países involucrados –Australia, Brunei, Canadá, Chile, EE.UU., Japón, Malasia, México, Nueva Zelandia, Perú, Singapur y Vietnam– constituyen cerca del 40% de la economía global, lo que implica el mayor acuerdo hasta ahora alcanzado fuera de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Es muy posible que el TPP establezca un nuevo set de normas para estos 12 países en diversas áreas como protección ambiental y laboral, empresas estatales y comercio electrónico. De igual manera, el acuerdo implica una reducción arancelaria significativa para cerca de 18 mil líneas arancelarias.

Mientras que muchos de los detalles de acuerdo han salido por diversas fuentes a la luz, los términos del acuerdo aún no son públicos, en tanto el documento debe todavía someterse a una revisión legal, verificarse y traducirse. Los delegados han señalado que esperan liberar el texto en un futuro cercano y previo a los respectivos procesos de ratificación.

Automóviles, biológicos y acceso a mercado agrícola
Durante la última reunión los ministros se enfocaron en resolver particularmente los desacuerdos de un conjunto de asuntos que habían sido identificados como altamente sensibles y que habían estancado las negociaciones en la última reunión en Hawái (ver Puentes, agosto 2015).

Dichos asuntos involucraron particularmente a las nomas de origen de los automóviles, el acceso a mercado para el azúcar y los productos lácteos y el periodo de protección para los medicamentos de base biológica.

La cuestión sobre los automóviles involucró particularmente a México, Canadá, EE.UU. y Japón, en tanto el acuerdo bilateral logrado por estos dos últimos no había sido aprobado por los dos primeros.

La preocupación de Canadá y México se sostenía en que el nuevo set de normas sobre origen del TPP podría haberlos puesto en peores términos que los acordados bajo el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en relación a la manufactura de vehículos.

El resultado final reportado sobre normas de origen requiere que 45% de los vehículos importados y sus partes centrales sean hechos en un país del TPP para calificar dentro del tratamiento libre de aranceles, mientras que otras piezas estarán sujetas a un requerimiento del 40%. Bajo el TLCAN, dichas cifras ascienden al 62,5% y 60%, respectivamente.

En relación al acceso a mercado para productos lácteos, cuestión clave para Nueva Zelandia, el resultado final elimina tarifas para algunos productos lácteos, pero no para otros.

Canadá fue uno de los miembros del TPP que presionaron por un amplio acceso a mercado para productos lácteos, lo que se había vuelto un asunto muy complicado debido a su altamente protegido sistema de gestión de proveedores para productos del mercado lácteo y avícola. De acuerdo al ministro de Comercio de Canadá, la protección de los tres pilares centrales de la gestión de proveedores, protección de producción, de precios y de ingreso, fue todo un éxito.

El acceso a mercado para el azúcar también estaba pendiente. Australia, una de las partes que avocaron con mayor fuerza por lograr mejores términos por parte de sus socios negociadores, confirmó que el acuerdo final proveerá a su país una cuota adicional de 65 mil toneladas de las asignaciones base, junto a un 23% de asignaciones adicionales compartidas en el mercado de EE.UU.

En el sector relacionado a los medicamentos de base biológica, en contraste a los de base química, EE.UU. había estado en desacuerdo con muchos de sus socios del TPP en cuanto al periodo relativo a la protección de la exclusividad de datos para productos farmacéuticos, entre los que se incluyen vacunas, antitoxinas, sangre o productos sanguíneos para transfusiones, terapias de genes y terapia celular, de acuerdo a la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU.

Si bien dichas drogas son prometedoras para una diversidad de enfermedades como el cáncer y la artritis reumatoide, son especialmente costosas, alcanzando en algunos casos un costo 22 veces superior a los medicamentos de base química.

Mientras que actualmente la ley estadounidense provee 12 años de protección, socios del TPP como Australia y Chile presionaron por reducir dicho periodo. El compromiso final permitiría un estándar mínimo de protección de 5 años, junto con la opción de emplear algunas medidas gubernamentales adicionales que podrían añadirse a dicho periodo.

Acuerdo paralelo sobre divisas
La cuestión sobre cómo y si se debe abordar la manipulación de las divisas ha sido otro de los asuntos persistentes durante las conversaciones de comercio, sobre todo por las preocupaciones de los efectos que las decisiones de política monetaria de países como Japón podrían tener en las tasas de cambio y comercio.

La divisa fue un asunto particularmente delicado durante el proceso de renovación de la Autoridad de Promoción Comercial de EE.UU. que por momentos buscó incluir una enmienda vinculante al respecto.

En el contexto del TPP, se ha reportado que EE.UU. puso sobre la mesa a principios de este año una propuesta para lidiar de manera paralela con los países del TPP asuntos relativos a tasas de cambio y áreas relacionadas.

En una declaración conjunta de principios de mes emitida por los delegados financiaros se confirmó que se está trabajando por fortalecer la cooperación macroeconómica, incluyendo tasas de cambio, lo que se abordará posiblemente en un acuerdo paralelo.

Implicancias internacionales
El TPP ha sido señalado como un acuerdo “transformacional” no solo para la región de Asia-Pacífico, sino que también para la economía global.

“Es inconcebible que el bus del TPP se detenga en Atlanta… Nuestras estructuras industriales cambiarán en respuesta a las oportunidades del acuerdo y estamos seguros que en años futuros la profundidad del acuerdo solo será más profunda y otros se unirán”, señaló el ministro de Comercio de Nueva Zelandia, Tim Groser.

Otros como Andrew Robb, ministro de Comercio de Australia, han señalado que el acuerdo es el más significativo desde la Ronda de Uruguay que estableció la OMC 20 años atrás.

Roberto Azevedo, director general de la OMC, planteó a fines de septiembre “que una proliferación de normas y estándares podría ser un lastre para los negocios, por lo que esta es una área importante de trabajo”. No obstante, “el sistema multilateral de comercio siempre ha coexistido con acuerdos regionales”.

A nivel latinoamericano, el director de la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales, Andrés Rebolledo, y el ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Heraldo Muñoz, valoraron el cierre del acuerdo. Rebolledo, en particular, señaló tras el cierre que se logró “un acuerdo balanceado que incorpora beneficios significativos para nuestro país en términos, por ejemplo, de aperturas de mercado en países los cuales tenemos un potencial de desarrollo exportador agrícola significativo, y a la vez logramos temas que han sido complejos en acceder sobre todo en la propiedad intelectual”.

Ollanta Humala, presidente de Perú, dio la bienvenida al cierre de las negociaciones y destacó los avances en diversas áreas. En contratación pública, por ejemplo, señaló que el acuerdo “permitirá que los empresarios peruanos participen en los procesos de compras estatales de bienes y servicios de los otros miembros del TPP en mejores condiciones que los terceros países”.

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, subrayó que con el TPP todos los países son ganadores y que ayudará a México a diversificar su comercio, a abrir sus horizontes económicos y dar nuevos bríos a la integración, además de promover el desarrollo de la región.

Aspectos del capítulo ambiental y reacciones
El acuerdo TPP incluye un capítulo ambiental diseñado, de acuerdo a la Oficina del Representante de Comercio de EE.UU., para cimentar “un fuerte compromiso para la protección y conservación” de los recursos naturales.

Los miembros del acuerdo renuevan su compromiso en el capítulo ambiental para cumplir con sus obligaciones bajo la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (Cites) a fin de impulsar los esfuerzos por abordar el comercio ilegal de plantas y especies salvajes.

También se ha reportado que bajo el acuerdo se llevarán a cabo esfuerzos para promover la conservación de importantes especies marinas, prohibir subsidios perjudiciales a la pesca que llevan a una sobrepesca y a la pesca ilegal no declarada, no regulada, lo que podría ser de gran ayuda si se toma en cuenta que entre los participantes hay ocho de las 20 principales naciones pesqueras.

La conclusión del TPP ha implicado una ola de reacciones tanto a favor como en contra. Michael Brune, director ejecutivo de Sierra Club, planteó el mismo día del acuerdo que el capítulo ambiental podrá verse bien en la superficie, pero está vacío en su interior y la historia no nos da razón alguna para creer que las normas del TPP en relación a los desafíos de la conservación como la tala ilegal o el comercio de vida silvestre alguna vez serán cumplidas.

World Wildlife Fund, por el contrario, dio la bienvenida al acuerdo y señalaron que “ningún otro acuerdo comercial ha ido antes tan lejos por hacer frente a las crecientes presiones sobre los recursos naturales… Ahora que las negociaciones se han cerrado, esperamos ver un capítulo fuerte que promueva y haga cumplir tanto el comercio legal y sostenible”.

Proceso de ratificación
Si bien las negociaciones han terminado satisfactoriamente, el proceso que queda no será del todo sencillo. El Congreso de EE.UU. ha probado ser particularmente complicado en las últimas tres aprobaciones de acuerdos –Corea del Sur, Colombia y Panamá–, aunque se estima allanado de alguna manera por la recientemente aprobada Autoridad de Promoción Comercial o fast-track.

Canadá, por su parte, tendrá sus elecciones generales este 19 de octubre, tras lo cual se establecerá un nuevo Parlamento. El desafío no será menos sencillo en Japón, país en donde se ha vivido una gran reticencia a abrir el mercado agrícola en particular.

Traducción y adaptación Puentes. “After Trans-Pacific Partnership deal reached in Atlanta, focus shifts to ratification”, Bridges, 8 de octubre 2015; “Trans-Pacific Partnership pact clinched, fisheries subsidies cuts targeted”, Biores, 8 de octubre 2015.

13 Octubre 2015
En el marco de la visita a Cuba del presidente de Vietnam, Truong Tan Sang, entre el 29 y 30 de septiembre y en el contexto del Foro Cuba-Vietnam, instituciones de ambos países suscribieron seis...
Share: 
15 Octubre 2015
En un contexto de competencia cambiante en el mercado del acero, donde China se yergue como uno de los principales productores globales, México decidió aplicar un arancel de 15% a ciertos productos...
Share: