Temas de los países menos adelantados: los países pobres buscan un progreso en Bali

2 Diciembre 2013

Texto completo en PDF de la Guía ICTSD sobre las negociaciones en Bali.

Los miembros tienen la intención de que el "pago inicial" de Doha atienda las necesidades de los países pobres.

 

La mejora de las perspectivas comerciales de los países en desarrollo fue la "razón de ser" de la Ronda de Doha cuando las negociaciones se iniciaron en 2001. Antes del lanzamiento de la Ronda, la organización había sido sometida a un escrutinio severo por algunos críticos que decían que sus normas, en su forma vigente en aquel entonces, se centraban demasiado en los intereses de los países ricos. Sin embargo, la tarea monumental en la actualización de dichas normas ha tenido no pocos contratiempos de negociación en repetidas ocasiones, algo que la Ronda todavía no ha resuelto. Durante un breve periodo durante la Octava Conferencia Ministerial de la OMC en Ginebra, parecía posible una "cosecha temprana" para algunas cuestiones de los PMA, pero el proceso se descarriló semanas antes de la reunión de 2011. El proceso de Bali de este año tiene como objetivo tratar nuevamente algunos de estos asuntos con la esperanza de conseguir resultados para los miembros más pobres de la organización.

Avances desde 2011

A pesar de la declaración formal en 2011 de que las conversaciones de Doha estaban estancadas, los ministros adoptaron una exención que permitiría a los miembros conceder un trato preferencial a los servicios y proveedores de servicios de los países menos adelantados (PMA). Después de dos años, dos de las otras decisiones que surgieron de la conferencia de 2011, especialmente las vinculadas con las adhesiones de los PMA y la implementación de las normas sobre propiedad intelectual, también han visto avances en el organismo de comercio multilateral.

Los miembros de la OMC en la reunión ministerial de 2011 se habían comprometido a revisar las directrices de adhesión para los países más pobres del mundo y a fortalecer, racionalizar y llevar a cabo prácticas que se habían establecido anteriormente en 2002. Dichas directrices revisadas fueron aprobadas por el Consejo General en julio de 2012, justo antes de la fecha límite que se acordó. Estas directrices establecen una serie de puntos de referencia, sobre todo en lo que respecta al acceso al mercado de bienes, así como a los elementos de trato especial y diferenciado (TED), períodos de transición, transparencia y asistencia técnica.

Ahora se espera que los ministros en Bali firmen formalmente la adhesión de Yemen, el séptimo PMA que se suma a la organización desde 1995. Yemen tendrá hasta junio del próximo año para ratificar su paquete de adhesión.

En junio de 2013, los miembros de la OMC acordaron extender el "periodo de transición" hasta julio de 2021 para que los PMA implementen las normas de la OMC referentes a los derechos de propiedad intelectual. El período de transición inicial expiraba en julio pasado.

Temas prioritarios

En mayo pasado, el Grupo de los PMA presentó una propuesta que define los temas prioritarios que desean que los miembros tengan en cuenta para una posible "cosecha temprana" en Bali. Las consultas se centraron desde entonces en el desarrollo de proyectos de textos relativos a las normas de origen, operacionalización de la exención en materia de servicios, acceso a mercado libre de derechos y contingentes (DFQF, por sus siglas en inglés), y algodón.

Esto se diseñó originalmente como un proyecto de decisiones para que los ministros lo acordaran en Bali y en la actualidad no tienen corchetes. Sin embargo, el impasse que el Director General, Roberto Azevedo, anunció el pasado 26 de noviembre ha dejado a estos textos con un futuro incierto, al igual que al resto del paquete de Bali.

Normas de origen

Las Normas de Origen (NO) dotan de una nacionalidad económica a los productos comercializados a través de las fronteras, lo que define la cantidad de procesamiento que debe realizarse a nivel local antes de que las mercancías se consideren productos del país exportador. En el caso de los PMA, las normas de origen preferenciales a menudo se consideran demasiado restrictivas e inflexibles, lo que les dificulta obtener las ventajas de preferencia, razón para la cual fueron creadas. Por otra parte, actualmente estas normas están diseñadas de forma unilateral, sin ningún tipo de norma armonizada.

Existen varias metodologías para determinar la transformación sustancial, la cual está diseñada para evaluar la extensión de la producción local significativa. Parte de la complejidad, según los analistas, es que ningún método se destaca por ser el más adecuado para determinar el origen en todas las categorías de productos.

Los negociadores intentaron por primera vez tratar este asunto en el contexto de la iniciativa DFQF que se introdujo en la Primera Conferencia Ministerial de la OMC en Singapur en 1996. Se avanzó muy poco en la década siguiente a pesar de que la Declaración Ministerial de Hong Kong en 2005 incluye una breve referencia que llama a simplificar los procesos de las normas de origen preferenciales, así como a volverlas más transparentes. Este texto sirvió como base para las propuestas más detalladas para la reforma de las normas de origen por parte del Grupo de los PMA.

En junio de 2006, el grupo de los PMA presentó una propuesta con el objetivo de promover un debate centrado en las normas de origen y los PMA. Sin embargo, no se obtuvo mucha respuesta por parte de los países que otorgan las preferencias. Haciendo hincapié en que las respuestas a la presentación de 2006 "no han sido alentadoras", el Grupo de los PMA destacó en su propuesta de mayo de 2013 varios movimientos bilaterales para indicar la necesidad de una reforma; como por ejemplo la decisión de la UE en 2011 de reconocer las necesidades específicas de los PMA con respecto a las normas de origen, teniendo en cuenta las diferencias que hay en comparación con otras economías en desarrollo.

En un documento de octubre de 2013, el Grupo de los PMA estableció los aspectos técnicos de las normas de origen preferenciales y discutió diferentes metodologías para determinar cuándo se ha producido una transformación sustancial o suficiente. El proyecto de decisión también detalla las disposiciones relacionadas con la transparencia y la acumulación, la cual permite que dos o más partes en un régimen preferencial cumplan conjuntamente con el requisito de procesamiento local pertinente.

Actualmente, este proyecto de decisión tiene la forma de directrices que no son legalmente vinculantes, lo que implica que los países desarrollados son libres de elegir si desean adoptar o no estas directrices. El proyecto de decisión afirma que "los miembros deben esforzarse por desarrollar o construir sus arreglos individuales relativos a las normas de origen aplicables a las importaciones procedentes de los PMA, de conformidad con las siguientes directrices".

Si un producto es elegible para cualquier preferencia que se ofrezca en virtud de un acuerdo comercial, esto depende del nivel de transformación. Por consiguiente, el documento propone que los niveles de transformación sustantiva o suficiente se determinen mediante un criterio de porcentaje con base en el valor de los materiales subyacentes.

Teniendo en cuenta su limitada capacidad productiva, los PMA desean mantener el nivel del umbral de la adición de valor lo más bajo posible y permitir insumos extranjeros de hasta el 75 por ciento del valor del producto con el fin de calificar para un trato preferencial. Sin embargo, señalan que la elección de una sola regla no debe impedir la preferencia por reglas específicas para productos cuando éstas sean del interés de los PMA, como en el sector textil por ejemplo.

Exención en servicios
Aunque la exención en servicios en 2011 representó un importante avance para los PMA, los analistas han advertido que la misma solo otorgará beneficios económicos si se lleva a cabo en una forma comercialmente significativa. Hasta ahora no se ha realizado ninguna solicitud para aplicar la exención por parte de los PMA ni sus socios comerciales han concedido preferencias.

La exención en servicios se originó en las disposiciones de desarrollo del Acuerdo General sobre Comercio de Servicios (AGCS) de la OMC, en el cual el artículo IV hace un llamado a los miembros para facilitar una mayor participación de los países en desarrollo en el comercio de servicios a través de "compromisos específicos negociados". El texto prosigue afirmando que se debe dar "prioridad especial" a los PMA, e instruye a los miembros a que se pongan de acuerdo progresivamente en un conjunto de "directrices de negociación" para los países menos adelantados a fin de definir la mecánica de la concesión de esta prioridad. La Declaración Ministerial de Hong Kong de 2005 confirmó la necesidad de desarrollar "mecanismos apropiados para otorgar prioridad especial", y para el año 2008, se decidió que este mecanismo podría adoptar la forma de una exención.

La decisión de 2011 proporciona un enfoque de dos vías. Por un lado, las preferencias de acceso al mercado del tipo mencionado en el artículo XVI del AGCS estarían cubiertas automáticamente por la exención. Por otro lado, las medidas que no están relacionadas con el acceso al mercado no son automáticas, sino que pueden ser autorizadas por el Consejo del Comercio de Servicios (CCS) de la OMC. Esto puede incluir las preferencias normativas, trato nacional preferencial y exenciones de contingentes o impuestos. Las preferencias otorgadas se aplicarán inmediatamente y sin condiciones a todos los servicios y proveedores de servicios de los PMA y se anexarán a la exención.

Con el fin de aprovechar el posible beneficio económico de la exención, el proyecto de decisión que se negoció para la reunión ministerial de Bali instruiría, si se llegara a un acuerdo, al CCS para que estableciera un proceso destinado a promover la "operacionalización expeditiva y efectiva" de la exención, con la inclusión de una revisión periódica.

Una reunión de alto nivel del comité se celebraría seis meses después de que los PMA presentaran una solicitud colectiva para identificar sectores y modos de suministro de su interés particular. Entonces se esperaría que las potencias mundiales y los países en desarrollo "en condiciones de hacerlo'' indicaran en qué sectores podrían proporcionar un trato preferencial a los servicios y a los proveedores de servicios de los PMA.

El Grupo de los PMA también ha hecho hincapié en la necesidad de una mayor asistencia técnica y en la creación de capacidades, como por ejemplo a través de la iniciativa de Ayuda para el Comercio, con el fin de superar sus limitaciones de oferta en el comercio de servicios. El proceso de identificación de las preferencias en los servicios para los PMA ha comenzado y se están realizando esfuerzos para definir los intereses de los PMA en todos los sectores y mercados de exportación.

Resurgimiento del tema del algodón

El polémico tema del algodón resurgió tan solo unas semanas antes de la conferencia ministerial de este año, después de que Benin, Burkina Faso, Chad y Malí, un grupo de productores de algodón de África Occidental conocidos colectivamente como C-4, presentaron una propuesta sobre el tema a finales de octubre. Su propuesta se basa en casi una década de negociaciones que se remontan a la convocatoria de 2005 realizada por los ministros en Hong Kong para abordar el tema de manera "ambiciosa, rápida y específica".

Los productores de África Occidental han presionado desde hace mucho tiempo para que se reformen las normas de la OMC sobre el algodón, con el argumento de que los esquemas de subvenciones de los países desarrollados han mantenido los precios mundiales de la mercancía artificialmente bajos, lo que ha perjudicado a las economías dependientes del algodón.

En la propuesta de octubre se pidió que se otorgara acceso a mercado libre de impuestos y contingentes a las importaciones de algodón de los mercados de PMA desde el 1 de enero de 2015 en adelante, así como la eliminación de las subvenciones a la exportación de algodón. Sin embargo, el proyecto de texto actual ya no presenta estas solicitudes específicas.

En su lugar, se sugiere que los miembros mantengan debates semestrales específicos dentro de las negociaciones agrícolas de Doha, que se centrarían en desarrollos comerciales relacionados a la competencia en las exportaciones, ayuda interna, y medidas arancelarias y no arancelarias relacionadas con el comercio de algodón.

En cuanto al futuro, se espera que los miembros continúen con el trabajo previamente acordado sobre los objetivos de 2005 partiendo de la base del proyecto revisado de 2008 sobre modalidades agrícolas.

Acceso libre de impuestos y de contingentes (DFQF)

En la Conferencia Ministerial de Singapur de 1996 comenzaron las conversaciones sobre una iniciativa destinada a proporcionar acceso al mercado libre de impuestos y de contingentes (DFQF) a bienes de los PMA. Cinco años más tarde, en Doha, los ministros se comprometieron a otorgar acceso DFQF a productos de los PMA. En 2005, los ministros en Hong Kong lograron un importante avance en esta área, que incluyó un anexo en su declaración final que establecía que los miembros que estuvieran en condiciones de hacerlo debían implementar el acceso al mercado DFQF para todos los productos originarios de los PMA.

La fecha límite se fijó para el 2008 o a más tardar al comienzo del periodo de implementación. Los miembros con dificultades para cumplir con este requisito tendrían la opción de proporcionar acceso DFQF para el 97 por ciento de los productos de los PMA, mientras que trabajarían para lograr progresivamente el pleno cumplimiento.

Sin embargo y desde entonces se ha visto poco progreso sustancial en las negociaciones sobre el acceso DFQF, pues en gran medida los debates se centran en las ganancias potenciales que podrían lograrse en un régimen DFQF del 97 por ciento en comparación con la cobertura total, así como en las normas de origen relacionadas.

Los miembros han luchado contra múltiples obstáculos para tratar de obtener un resultado concreto en esta área. Incluso se ha demostrado que hay opiniones divididas dentro del propio Grupo de los PMA, ya que algunos miembros temen la posibilidad de una "erosión de preferencias".

El proyecto de texto que se envía a los ministros en Bali sería un gran estímulo, si se llegara a un acuerdo, para que los países desarrollados mejoren su cobertura DFQF existente con respecto a los productos de los PMA y faciliten un mayor acceso a los mercados. Los miembros serían instruidos a notificar sobre el acceso DFQF a los PMA al Mecanismo de Transparencia de los acuerdos comerciales preferenciales. El Comité de Comercio y Desarrollo (CCD) también realizaría revisiones anuales sobre los esfuerzos que se emprendan para proporcionar a los PMA acceso a los mercados DFQF y se entregarían informes al Consejo General para la ejecución de las acciones apropiadas.

This article is published under
2 Diciembre 2013
En estos días los ministros de comercio están llegando a Bali, Indonesia, para una conferencia cuyo resultado final es completamente incierto después de que la semana pasada los negociadores en...
Share: 
2 Diciembre 2013
Texto completo en PDF de la Guía ICTSD sobre las negociaciones en Bali . Un paso hacia adelante en el mecanismo de seguimiento . El trato especial y diferenciado (TED) se ha considerado por mucho...
Share: