Puentes Daily Update #2 | Posicionamiento político predomina durante el primer día de la mini-ministerial

22 Julio 2008

El primer día de la conferencia mini-ministerial de la OMC se distinguió principalmente por el posicionamiento político de las delegaciones. La verdadera negociación está más bien por comenzar.

El Director General de la OMC, Pascal Lamy, inició las deliberaciones el 21 de julio diciéndole a los Miembros que un acuerdo era viable, aunque no sería fácil. “Estoy convencido de que con paciencia y determinación podremos llegar a nuestro objetivo colectivo”, dijo.

“No puedo pensar en un impulso más fuerte para actuar que las amenazas por la que que atraviesa las economía mundial en diferentes latitudes, incluyendo los aumentos en los precios de los alimentos y de los energéticos y las turbulencias de los mercados financieros”. Lamy declaró frente al Comité de Negociaciones Comerciales (CNC) que un acuerdo en la Ronda de Doha que sea equilibrado podrá contribuir al crecimiento y al desarrollo impulsando un sistema de comercio basado en reglas.

Potencias concuerdan en que los otros deben dar el primer paso

Ministros de varios países hicieron eco de las palabras de Lamy respecto de que la conclusión de un acuerdo permitirá enviar una señal positiva a los mercados, justo ahora que hay incertidumbre financiera. Algunos resaltaron prioridades particulares, como el acceso libre de aranceles y contingentes para las exportaciones provenientes de países menos adelantados, o la reforma específica para el algodón. En términos generales, los ministros destacaron su compromiso para acordar las modalidades de negociación en agricultura y AMNA.

Las economías clave en las negociaciones parecen estar de acuerdo en una cosa: que son sus socios comerciales los que deben dar el primer paso y ofrecer nuevas concesiones para que un acuerdo sea posible.

Susan Schwab, Representante de Comercio de EE.UU., en su mensaje a los Miembros en el CNC, hizo notar que su país está comprometido en lograr la conclusión exitosa de la Ronda. Inmediatamente después Schwab declaró ante periodistas que las ofertas para mayores reducciones arancelarias por parte de las economías emergentes más importantes –como Brasil, China e India- serían “muy relevantes” para la finalización de las modalidades.

Como reacción a los países en desarrollo que han estado presionando a EE.UU. a aceptar restricciones más severas en los subsidios agrícolas, Schwab reconoció que Washington tenía “una contribución qué hacer”. Dijo que “la posición de EE.UU. en materia de subvenciones ha sido aprovechada por diversos países que no tienen interés en algunas partes de la negociación, como en acceso mercado…sea en términos de acceso a mercado agrícola, bienes industriales o servicios”.

El Comisario de la Unión Europea (UE), Peter Mandelson, realizó comentarios similares. El funcionario europeo afirmó que un número limitado de países en desarrollo deberían aceptar las reducciones arancelarias impuestas por el coeficiente de AMNA. Mandelson habló ante el CNC refiriéndose a Brasil, China, India y el resto de los 30 países en desarrollo que tendrían que sujetarse a la fórmula general de reducciones arancelarias. Para Mandelson, los cortes tienen que ser verdaderos y ofrecer nuevo acceso a mercado en la práctica. Afirmó que tal exigencia es un punto esencial de la política europea, sin la cual un acuerdo no sería factible.

Mandelson dijo que la UE tenía obligaciones políticas en agricultura, AMNA, servicios e indicaciones geográficas. Reafirmó la urgencia de que un acuerdo en AMNA incluyera la “cláusula de anti-concentración”, la que impediría que los países en desarrollo enfocasen su derecho de mantener algunos productos industriales fuera de las reducciones arancelarias en algunos pocos sectores. Mandelson cuestionó el motivo por el cual las industrias europeas deberían reducir sus aranceles a niveles inferiores al 6 por ciento, mientras que los mismos sectores no serían modificados en las economías emergentes más importantes.

Mientras tanto, Celso Amorim, Ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, tomó una posición diametralmente opuesta respecto de lo qué sería necesario para avanzar. Afirmó que indicaciones positivas y concretas por parte de los países industrializados en cuanto a los asuntos clave de las negociaciones agrícolas, serían indispensables para establecer una dinámica positiva en todas las áreas de negociación.

En cuanto a las negociaciones de bienes industriales, Amorim afirmó que la tentativa de poner un precio adicional en términos de medidas anti-concentración o iniciativas sectoriales sobrecargaría la negociación y haría imposible su conclusión. Se refería en este caso al intento de EE.UU. de ligar la participación de los países en desarrollo en las iniciativas sectoriales a reducciones arancelarias menores.

Países como Argentina, China e India también han expresado su oposición a la noción de anti-concentración. Por el contrario, Japón y Suiza han manifestado su apoyo.

No hay un cambio real en la oferta agrícola de la UE

Este lunes Peter Mandelson generó revuelo en la prensa al sugerir que la UE reduciría sus aranceles agrícolas en un promedio de 60 por ciento –superior al 54 por ciento mencionado por el bloque de 27 países-. No obstante, un vocero de la Comisión aclaró más tarde que esta nueva cifra era producto de la incorporación de los recortes arancelarios más elevados para los productos tropicales en los cálculos globales. Dicho funcionario sostuvo que no había un cambio sustancial en la oferta del bloque europeo.

La UE ha estado diciendo a sus socios comerciales que ya había hecho concesiones importantes en materia agrícola, y que ahora era tiempo de que ellos hicieran esfuerzos en agricultura y en AMNA. Mandelson reiteró este mensaje en la sesión del CNC al decir que no importa qué acuerdo se logre en agricultura, de todas maneras la UE va a ser “un perdedor neto”.

A pesar de ello, la Comisión, frente a las críticas de los Estados miembros, había dicho que los efectos de su oferta comercial agrícola serían más bien modestos. A principios de este mes, un vocero de la Comisión rechazó las acusaciones del Presidente francés, Nicolas Sarkozy, sobre que la oferta hecha por Mandelson para Doha podría devastar el sector agrícola, reduciendo una quinta parte de la producción y generando una pérdida de 100.000 empleos. El funcionario dijo que el proyecto de texto que se encuentra actualmente en la mesa de negociación podría generar una reducción del 1.1 por ciento, y que la pérdida de empleo podría ser apenas superior a la retracción media del sector. Con la reducción arancelaria de la Ronda de Doha, los exportadores agrícolas de la UE se ahorrarían alrededor de 5 mil millones de euros en concepto de aranceles de terceros mercados.

Para el G-33 ambos textos siguen desequilibrados

Tanto la UE como la coalición G-33 de países en desarrollo sostienen que el texto agrícola está desequilibrado en su contra. Dicha coalición cuenta entre sus filas a China, India e Indonesia. Justamente el Ministro de comercio de este último país, Mari Pangestu, dijo el lunes a los periodistas que el actual proyecto de texto agrícola “seguía desequilibrado” con respecto a las dos prioridades del G-33. Estas se refieren a un trato arancelario flexible, incluyendo la exención total de la reducción arancelaria, para algunos ‘productos especiales’, basados en las preocupaciones de seguridad alimentaria y de los medios de subsistencia y desarrollo rural; así como el mecanismo de salvaguardia especial, un medida que le permitiría a los países en desarrollo aumentar temporalmente sus aranceles contra las importaciones más allá de los niveles consolidados, para hacer frente a los aumentos repentinos en las importaciones o a la caída de los precios.

Algunos países exportadores netos de productos agrícolas han criticado las solicitudes del G-33, temiendo que con las mismas sus oportunidades de mercado se vean reducidas.

Haciendo eco de estas críticas, Pangestu dijo que “todos entendemos el valor del acceso a los mercados, […] pero todos tenemos sensibilidades, algunos por razones políticas, otros por cuestiones menos tangibles. La liberalización se debe llevar a cabo de manera que no conlleve muchas situaciones adversas, por lo que las flexibilidades son necesarias”.

Tanto el Ministro de comercio de Indonesia como el de la India se sumaron a los pedidos dirigidos a los países desarrollados para que aprovechen los elevados precios de los alimentos y reduzcan sus subvenciones agrícolas. El Ministro de la India llamó a la reforma de los subsidios agrícolas como el “negocio inconcluso de la Ronda Uruguay”, resaltando que luego de 14 años de terminada esa Ronda, los países ricos siguen entregando miles de millones de dólares en subsidios. Esto último a pesar que los países en desarrollo han pagado el precio de adoptar normas de protección para la propiedad intelectual, entre otras.

Amplia convergencia en los países del párrafo 6 del texto de AMNA

Los Miembros se pusieron de acuerdo en al menos uno de los asuntos de la negociación AMNA: el trato arancelario especial para una docena de países en desarrollo relativamente más pobres que tienen techos consolidados en menos del 35% de sus líneas arancelarias. Por un lado, de acuerdo con este compromiso, los países con techos consolidados en menos del 15% de sus líneas arancelarias podrán consolidar el 75% de ellas a un nivel no superior del 30%. Por el otro, aquellos con techos consolidados en más del 15% de sus productos podrán hacer consolidar 80% de ellas al mismo nivel. Los países del párrafo 6 incluyen Camerún, Costa de Marfil, Cuba, Ghana, Kenia, Sri Lanka e Isla Mauricio.

Lamy delineó el programa para la semana

Lamy dijo a los Miembros que el objetivo final de esta semana era “preparar el establecimiento de las modalidades en agricultura y AMNA”, y a la vez, brindar seguridad a los países de que se está haciendo el progreso suficiente en el resto de los temas que son de su interés.

Durante la reunión mini-ministerial, el CNC, compuesto por la totalidad de los Miembros, va a reunirse diariamente para revisar el progreso que se vaya alcanzando. Lamy estará llevando a cabo reuniones de ‘salón verde’ con alrededor 30 ministros, los que solamente pueden asistir con invitación directa por parte del Director General. Los presidentes de las negociaciones agrícolas y AMNA también estarían llevando a cabo consultas en algunos de los temas.

La ‘conferencia indicativa’ en servicios ha sido programada para la tarde del 24 de julio. La reunión final del CNC está planeada para la mañana del 26, aunque Lamy dijo que incluso podría tomar más tiempo dependiendo de los avances durante esta semana.

Lamy recalcó a los ministros que había llegado el momento de convertir las ‘discusiones’ en ‘negociaciones’. “Hemos hablado lo necesario, y ahora tenemos que recorrer lo necesario para finalizar la Ronda”, comentó.

Ningún avance significativo fue alcanzado durante la primera sesión de ‘salón verde’. Fuentes informaron que en esta primera oportunidad los ministros simplemente hicieron declaraciones para reiterar sus posiciones.

Se espera que nuevos textos de negociación sean dados a conocer el próximo viernes.

21 Julio 2008
La OMC podría estar cerca de llegar a un acuerdo muy importante en la Ronda de Doha. La impresión compartida en Ginebra y el trabajo intensificado en los grupos de negociación durante las últimas...
Share: 
23 Julio 2008
En el segundo día de la conferencia mini-ministerial, el Director General de la OMC, Pascal Lamy, realizó un cambio inesperado en el proceso de negociación al anular la ya planeada reunión ‘de salón...
Share: