Puentes Boletín de Negociaciones Lima No. 1 | Inicia COP en Lima con objetivo de acercarse a acuerdo global sobre cambio climático

1 Diciembre 2014

Con el arribo de los delegados de casi 200 naciones a Lima, Perú, para participar en la Vigésima Conferencia de las Partes (COP20) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), la presión está centrada en las conversaciones para que resuelvan tres temas claves en las siguientes dos semanas. Estos son los elementos de un nuevo acuerdo climático, un borrador de decisión sobre lo que debe incluirse en las contribuciones nacionales y un punto de convergencia sobre cómo acelerar los actuales esfuerzos de mitigación.

Siguiendo el mandato establecido en la reunión sobre cambio climático de 2011 en Durban, Sudáfrica, los participantes acordaron que la reunión del próximo año en París, Francia, sea la fecha límite para delimitar los términos de un nuevo acuerdo vinculante global sobre cambio climático. Según el mandato, el acuerdo entraría en vigor en 2020, año en el que expirará el Protocolo de Kioto.

Los delegados que asisten a Lima también buscan finalizar un plan de trabajo de dos años y nombrar a los integrantes de un comité ejecutivo para el Mecanismo internacional de Varsovia para las pérdidas y los daños relacionados con las repercusiones del cambio climático.

El año pasado, las negociaciones relacionadas al instrumento para la compensación climática casi provocaron una ruptura entre las Partes. Los países pobres señalaron que este sería vital para ayudarlos a lidiar con el impacto ocasionado por eventos extremos, mismos que según el Banco Mundial se convertirán en la nueva realidad climática debido al calentamiento del planeta.

El debate sobre la adaptación al clima también será parte importante en varias líneas de trabajo de la agenda de trabajo de la COP20, pues ha tomado la misma importancia que la mitigación, según ha informado Naciones Unidas.

En la reunión también se discutirá la manera de poner en práctica y solventar los Planes Nacionales de Adaptación de los países en desarrollo.

Acciones recientes de actores claves ayudaron a elevar la esperanza de conseguir avances en las siempre difíciles conversaciones sobre cambio climático. En noviembre pasado, Estados Unidos y China, los emisores más grandes del mundo, revelaron sus planes para reducir sus emisiones a partir de 2020. Igualmente, en octubre pasado, los 28 países de la Unión Europea llegaron a un nuevo acuerdo político respecto a las metas energéticas y climáticas.

Por otro lado, los nuevos compromisos destinados al Fondo Verde para el Clima –creado para ayudar a que las economías en vías de desarrollo completen la transición hacia modelos de crecimiento bajos en carbono– han elevado los ánimos en las últimas semanas.

Especialistas han comentado que es vital obtener resultados positivos en la capital peruana para mantener en curso los objetivos de París.

Borrador de texto para 2015: contribuciones nacionales
Se espera que las negociaciones para alcanzar un nuevo acuerdo climático dentro del Grupo de Trabajo Especial sobre la Plataforma de Durban para una Acción Reforzada (ADP, por sus siglas en inglés) sean el centro de atención en Lima.

El mes pasado, los copresidentes del ADP, Kishan Kumarsingh y Artur Runge-Metzger, publicaron un documento no oficial sobre las posturas y propuestas de las Partes con respecto a los elementos para un borrador de texto de negociación.

El documento incluye una larga lista de preguntas pendientes que aún deben responderse. Entre ellas, decidir si se destinará un enfoque de presupuesto para el carbono; el lenguaje en torno a las metas globales; los plazos para cumplir con los compromisos establecidos; cómo monitorear, verificar e informar sobre la acción climática y; el estado de las finanzas para el cambio climático.

Los delegados también deberán decidir si van a relacionar y cómo el trabajo actual de los mecanismos de la CMNUCC con el acuerdo de 2015, así como la forma legal específica de este último.

Los copresidentes del ADP también publicaron a mediados de noviembre un borrador de texto sobre las contribuciones determinadas nacionalmente (INDC, por sus siglas en inglés) y las metas previas a 2020 a partir de los resultados de la reunión de octubre del ADP.

Estas INDC ejercerían como cimientos del acuerdo global en el que se esperaría que los países en posición de hacerlo delimiten sus contribuciones antes del próximo mes de marzo. No obstante, no ha sido sencillo definir qué incluir debido a las diferencias de opiniones respecto a si el enfoque debe basarse solo en la mitigación o también centrarse en otras áreas de interés.

El borrador incluye un anexo con tres posibles opciones de información complementaria para presentar en las contribuciones nacionales. La primera abarcaría mitigación, adaptación, finanzas, tecnología y medidas de construcción de capacidades en las propuestas de todas las Partes. La segunda opción incluiría información en dichas áreas, además de la delimitación de ciertos parámetros para los países desarrollados y otros para los países en vías de desarrollo. La tercera opción incluiría únicamente opciones de mitigación.

Algo que podría detonar el debate respecto a la garantía de que las INDC representen un esfuerzo internacional significativo, es el hecho de que el borrador incluye varios párrafos propuestos para entender el valor de dichas contribuciones y que insinúan que la Secretaría publique la información de tales propuestas en el sitio electrónico de la CMNUCC.

Metas anteriores
Aunque es probable que en Lima casi toda la atención estará puesta en el próximo acuerdo, todavía hay dudas sobre si los países cumplirán con las metas previamente establecidas dados los informes climáticos sobre las brechas existentes en mitigación global.

Para ello, el borrador de texto de los copresidentes del ADP pide a las Partes que ratifiquen e implementen la Enmienda de Doha al Protocolo de Kioto, que establece un segundo periodo de compromiso, de 2013 a 2020, para los países que deban reducir sus emisiones bajo el régimen climático aún vigente.

Al día de hoy, solo 19 países han ratificado la extensión, requiriéndose un total de 144 para que la Enmienda entre en vigor. Funcionarios de Naciones Unidas han señalado que en Lima debe lograrse avances sobre las reglas contables para la prórroga, lo que podría desbloquear la ratificación de varios países industrializados clave.

Igualmente, Lima será la primera ocasión donde se lleve a cabo una evaluación multilateral donde se examine a 17 países desarrollados respecto a sus compromisos de reducción de emisiones.

Medidas de respuesta
En Lima también se discutirá una amplia variedad de cuestiones técnicas –incluidos algunos elementos relevantes para la comunidad comercial– en los órganos de trabajo de la CMNUCC: Órgano Subsidiario de Asesoramiento Científico y Tecnológico (OSACT) y Órgano Subsidiario de Ejecución (OSE).

Durante la primera semana, las Partes considerarán la manera de avanzar en la creación de un foro que trate el impacto de la implementación de las medidas de respuesta, luego de que el año pasado expirara el mandato de dos años. Para tal efecto, seis propuestas han sido desarrolladas por varios grupos.

El foro ha tratado temas como la posible obstaculización a las oportunidades de exportación generada por “acciones unilaterales” para mitigar el cambio climático.

Las propuestas dan cuenta de la aparente división presente en las últimas reuniones. En efecto, algunas Partes, entre las cuales figura el G77/China, quisieran ver un mecanismo para la acción mejorada sobre medidas de respuesta. Otras, como Estados Unidos, han solicitado un coloquio o una conferencia académica.

La Secretaría de la CMNUCC preparó un documento de síntesis sobre el trabajo del foro basado en las diferentes visiones de las Partes y organizaciones relevantes. La síntesis establece cuatro áreas claves que merecen especial atención, entre ellas, el perfeccionamiento de las directrices para informes de medidas de respuesta y la evaluación de su impacto.

También se elaboró un documento técnico sobre las áreas de convergencia relacionadas a la cooperación sobre el impacto de las medidas de respuesta, que pueden ser sociales, ambientales o económicas, para la conferencia de Lima.

Además, los delegados del ADP deberán considerar la inclusión de las medidas de respuesta en el acuerdo de 2015, sobre la base de las opciones presentadas en el documento no oficial ya mencionado.

Mercados de carbono
En Lima también se tratarán los mecanismos de mercado para lidiar con el cambio climático. El OSACT seguirá trabajando en el marco planeado para varios enfoques (FVA por sus siglas en inglés), es decir, en la forma para coordinar las acciones de mitigación de mercado y de no mercado que se vinculen a los compromisos de la CMNUCC.

El órgano también analizará las posibilidades de un nuevo mecanismo de mercado (NMM) con el fin de proponer decisiones sobre ambos mecanismos hacia el fin de la reunión.

El FVA propuesto establecería las reglas comunes para asegurar que los enfoques utilizados en la mitigación del cambio climático con alcance internacional cumplan con ciertos estándares que garanticen la integridad ambiental y eviten la doble contabilización.

Aunque es cierto que lo anterior podría resultar útil para crear un mercado crediticio global para el carbono o para relacionar esquemas de comercio de emisiones existentes, todavía quedan muchas preguntas por responder con respecto al propósito y al alcance del marco.

Hasta ahora se han recibido siete propuestas de las Partes para el diseño y la operación de dicho marco. En ellas probablemente se tratarán los estándares de contabilidad para las unidades de mitigación, la participación y los criterios de selección dentro de los esquemas, los posibles beneficios conjuntos y la relación con otras instituciones internacionales.

El FVA podría incluir un mecanismo basado en el mercado, mismo que se definió en la reunión de 2011 en Durban como una manera de mejorar la mitigación rentable.

Sin embargo, sigue sin resolverse la forma en que el NMM funcionará en la práctica, qué actividades, gases y sectores terminará cubriendo y cómo se relacionará con el régimen posterior a 2020.

Tres propuestas se presentaron para tales efectos, por lo que en Lima los delegados podrían afinar su diseño y gobernanza, determinar sus modalidades y relaciones con el FVA, así como con las herramientas existentes como el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL), por medio del cual los países desarrollados llevan a cabo proyectos de reducción de emisiones en países en desarrollo.

“Tanto en Lima como en París será importante tomar en cuenta los mercados de carbono y sus vínculos internacionales”, dijo Robert Stavins, director del Proyecto de acuerdos climáticos de la Universidad de Harvard, de cara a las negociaciones sobre el tema.

El pasado septiembre se celebró en Nueva York una reunión de líderes en donde estuvieron 74 países, 23 gobiernos regionales y más de 1000 empresarios para firmar una declaración que instaba a iniciativas de precios al carbono. Justo antes del evento en Lima, autoridades chinas confirmaron sus planes para establecer un mercado nacional de carbono en 2016.

Bosques, tecnología y agricultura
En las charlas del OSACT se incluirá la posibilidad de una mayor orientación con respecto a los sistemas de salvaguarda de información para un instrumento internacional orientado a la reducción de las emisiones por deforestación y degradación de bosques en países en desarrollo y la administración de sostenibilidad forestal adicional (REDD+, por sus siglas en inglés). Los sistemas de salvaguarda aseguran que las acciones en REDD+ sean social y ambientalmente sostenibles.

El OSACT y el OSE considerarán un informe anual conjunto del Comité Ejecutivo de Tecnología y del Centro de Tecnología del Clima y Redes. Estas son, respectivamente, las ramas de política e implementación del Mecanismo de Tecnología de la CMNUCC, un instrumento diseñado para mejorar el desarrollo y la transferencia de tecnología climática. El ADP todavía debe decidir si el tema se incluirá, y de qué manera, en el acuerdo de 2015.

Aunque los temas agrícolas no están considerados en la agenda del OSACT, queda la duda sobre cómo se tratarán en la reunión de 2015, lo que afectaría la distribución financiera de mitigación y adaptación agrícola.

Dada la sensibilidad del sector agrícola a los peligros del cambio climático, los expertos se preguntan si formará parte de las discusiones de daños y pérdidas, específicamente en relación a los seguros contra el clima y otras redes de seguridad.

 

Reportaje de ICTSD. “What’s at stake in Lima climate talks”, Climate central, 27 de noviembre 2014.

 

 

29 Noviembre 2014
El acuerdo firmado en abril de este año entre México y Panamá entró en vigor este 25 de noviembre, lo que allana el camino de este último en su proceso de negociación para convertirse en miembro...
Share: 
7 Diciembre 2014
Los encargados de la negociación de un acuerdo preliminar sobre cambio climático lograron escasos, aunque sustanciales avances durante la primera semana de la Vigésima Conferencia de las Partes (COP...
Share: