Persiste incertidumbre sobre puntos críticos mientras en Durban se preparan para llegada de ministros

5 Diciembre 2011

Esta es la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) más difícil que se ha presenciado en los últimos años. Esta parece ser la única aseveración que tanto delegados como observadores puedan decir con toda certeza de la COP 17 luego de su primera semana de actividades en Durban, Sudáfrica. La fluidez que se ha experimentado hasta la fecha en los debates, junto con el giro evidenciado el año pasado en Cancún, han propiciado que la mayoría de las personas cercanas a las negociaciones adviertan que "cualquier cosa puede suceder".

Mucho del misterio que rondó durante esta primera parte de la cumbre se debe al alto número de sesiones a puerta cerrada, sesiones informales e "indabas", palabra Zulu empleada por la Presidenta de la COP Maite Nkoana-Mashabane para los intercambios informales, que han tratado un amplia variedad de asuntos. Tanto la prensa como los delegados han dado cuenta de la dificultad para dar seguimiento a muchos de los debates.

Varios delegados han expresado su preocupación respecto  que a pesar de los avances que se han dado en muchos detalles no resueltos que se trataron en Panamá, aspectos globales e importantes, principalmente el futuro del Protocolo de Kioto, están progresando muy despacio para ser decididos antes de que las conversaciones concluyan el próximo viernes.

Kioto en la penumbra

Los debates de la semana pasada del Grupo de Trabajo Ad Hoc sobre Futuros Compromisos para las Partes del Anexo I del Protocolo de Kioto (GTE-PK) sobre un segundo período de compromisos fueron intensos, según palabras del presidente del grupo Adrian Macey de Nueva Zelanda durante la plenaria del sábado, lo cual permitió que temas centrales se "cristalizaran". Mientras que las negociaciones hasta el momento han mostrado un "número considerable de intereses en común" respecto a la continuidad del Protocolo, los compromisos y la certidumbre futura, Macey también acotó que la divergencia entre las Partes aún es "significativa."

Macey agradeció a las Partes el sábado por su participación en los debates, a pesar de que estaban "fuera de sus zonas de confort." Sin embargo, llamó a las Partes a abstenerse de cerrar un acuerdo con ambiciones inferiores, urgiéndolos a asumir un segundo período de compromiso por un lapso que valga la pena.

Lo que es crucial para la continuidad de Kioto, agregó Macey, es que el Protocolo sea parte de un paquete global de Durban, que indudablemente deberá incluir un acuerdo sobre la movilización del Fondo Climático Verde.

Fondo Climático Verde toma impulso

A pesar de las críticas en el sentido de que Washington estaba bloqueando el proceso para llegar a un acuerdo sobre el Fondo Climático Verde, el cual fue acordado en la COP 15 en Copenhague, las conversaciones en Durban sobre ese respecto han estado en avance permanente. Las Partes clave, que incluyen a los EE.UU., Australia y la Unión Europea, han indicado que el informe "conciliatorio"  presentado el miércoles por el co-director del Comité Transitorio del Fondo, Trevor Manuel de Suráfrica, puede ser aceptado siempre y cuando sea parte de un paquete más equilibrado.

El Comité Transitorio tenía las esperanzas de concluir las negociaciones sobre la estructura del Fondo, como definir un consejo de 24 miembros, determinar el país anfitrión y programar reuniones regulaes, en octubre. Sin embargo, el asunto fue prorrogado hasta Durban luego de  que se presentaran una serie de temas pendientes.

Un punto clave para los EE.UU. estriba en las restricciones sobre quién puede contribuir al fondo. Washington dice que es crucial para el sector privado poder realizar aportaciones al fondo, mientras que algunos países en desarrollo están preocupados por un exceso de confianza en la iniciativa privada. La delegación estadounidense adviritió el viernes que el instrumento que regula el Fondo debería ser aprobado en Durban.

El Fondo fue debatido en grupos de contacto y consultas informales durante el sábado,  y varios fueron los países que expresaron su preocupación por el marco legal que regulará el Fondo y su relación formal con la Conferencia de las Partes. Los países en desarrollo insisten en que se establezca un mecanismo de seguridad en caso de que los países del Anexo I no les sea posible cumplir con sus compromisos. Mientras tanto, Japón declaró que tal medida podría ser tratada más adelante por el consejo.

La Unión Europea abrió el debate discusión el sábado, afirmando que estaban convencidos que se podría acordar un borrador del instrumento y que el consejo debería comenzar a trabajar cuanto antes.

Propiedad intelectual a segundo plano

Mientras las negociaciones de la semana dedicaron cierta atención a la transferencia de tecnología, los temas relacionados con propiedad intelectual y cambio climático han sido ampliamente ignorados. Incluso los debates sobre transferencia tecnológica han fallado en lograr progresos, con desacuerdos emergentes en múltiples frentes.

Los Acuerdos de Cancún del año pasado establecieron un Mecanismo de Tecnología que pretendía "facilitar la implementación de acciones mejoradas para el desarrollo y transferencia de tecnología con el fin de apoyar las medidas de mitigación y adaptación al cambio climático." Hasta la fecha, sin embargo, la relación entre los dos elementos del mecanismo, el Comité Ejecutivo de Tecnología (CET) y el Centro y Red de Tecnología del Clima (CRTC) no está clara. La esperanza de Durban era que este asunto se resolvería, pero las conversaciones están avanzando de manera muy lenta hacia ese objetivo.

Los países en desarrollo, el G77 y China, entre otros, expresaron la semana pasada su deseo de tener una clara mención de la relación entre el CET y el CRTC en una decisión que se está elaborando en un grupo de contacto de la COP sobre el CET. Los EE.UU., sin embargo, como era de esperarse, propusieron que no el CRTC no sea incluido.

Esta decisión, que se basa en un informe presentado por el presidente del CET, Gabriel Blanco, también sumará aportes de los órganos subsidiarios de la COP, el Órgano Subsidiario de Ejecución (OSE) y el Órgano Subsidiario de Asesoramiento Científico y Tecnológico (OSACT), así como del grupo de contacto del GTE-PK sobre desarrollo y transferencia de tecnología.

Independientemente de cómo finalmente sea definida la relación entre el CET y el CRTC, ninguno de estos elementos estará en pleno funcionamiento hasta el tema de la financiación se haya resuelto. En ese sentido, las conversaciones sobre la financiación, que dependen en gran medida del Fondo Climático Verde, todavía no alcanzan la madurez deseada.

Mientras que las reservas en torno a propiedad intelectual están vinculadas a los elementos más fundamentales de la agenda de Durban, algunos observadores advierten que colocar estos temas polémicos en la agenda principal de negociación podría ser excesivo.

Medidas de respuesta

Varias de las reuniones de la semana pasada en Durban se centraron en las medidas de respuesta:   las medidas nacionales adoptadas para responder al cambio climático. Algunos países presentaron sus propuestas para el establecimiento de un foro sobre dichas medidas durante una mesa de trabajo. Mientras que algunos participantes, en su mayoría países desarrollados, dijeron que sólo desean un foro informal como medio de intercambio de información sobre cómo hacer frente al cambio climático, los demás, principalmente países en desarrollo, sostuvieron que les gustaría ver un  foro permanente que constituya un espacio para analizar cuestiones relevantes, tales como los impactos potenciales de las medidas de respuesta sobre el comercio.

Asimismo, otro foro sobre el impacto de la implementación de medidas de respuesta en virtud del OSE y del OSACT tuvo lugar en Durban. También se llevaron a cabo varias reuniones de grupos informales, donde los miembros redactaron un texto borrador sobre el foro de medidas de respuesta.

Si bien no se alcanzó un consenso sobre el tema, vale la pena seguirlo de cerca. Incluso por simple trámite, muchos países en desarrollo dicen que el tema es clave para ellos con miras a avanzar en negociaciones con un alcance más amplio en un futuro próximo.

Sensibilidades políticas

¿Cómo se desarrollará el resto de la cumbre de Durban si sigue dependiendo en gran medida de los EE.UU. y China? Washington ha sido muy criticada por su pausada disminución de compromisos en cambio climático, especialmente después de las elecciones cuando el actual presidente Barack Obama se comprometió a "participar activamente" en las negociaciones de Naciones Unidas. Pero contrariamente a las promesas, la presencia de la administración de Obama ha sido muy cautelosa y escueta.

"Algunos países quieren estipular por adelantado que (las iniciativas post-2020) debe ser en forma de un acuerdo jurídicamente vinculante", dijo Jonathan Pershing, Enviado Especial Adjunto de los EE.UU. para el Cambio Climático. "Queremos saber más sobre el contenido de dicho acuerdo antes de comprometernos con una forma jurídica determinada. Una cosa que resaltaría sobre cualquier acuerdo post-2020 es que la única manera en que puede ser  eficaz y obtener un amplio apoyo, es si se aplica plenamente a todos los actores clave", acotó.

La presencia de la delegación estadounidense en las negociaciones de este año ha sido muy reducida; no asiste ningún integrante del Congreso, ni ninguna otra figura política de peso, situación que no sucede en muchos años.

El papel de los países BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) también ha generado gran parte de la especulación con respecto al resultado final de Durban. En particular, el futuro de Kioto parece depender de la firma de algún tipo de compromiso vinculante por parte de los países en desarrollo más contaminantes para que reduzcan sus emisiones.

Algunas fracturas se hicieron notorias en los tradicionales grupos políticos durante la primera semana, pues hubo rumores de que los países pobres, particularmente vulnerables al cambio climático, se sienten frustrados con sus compañeros miembros del G-77 y China, que estarían bloqueando los avances sobre algunas cuestiones controvertidas que podrían destrabar el impasse en torno al Protocolo de Kioto.

Su Wei, principal negociador de China, sorprendió a muchos al decir que Beijing podría estar de acuerdo con los recortes obligatorios a las emisiones en declaraciones a la prensa del viernes pasado. "No desechamos la posibilidad de un acuerdo jurídicamente vinculante"; "es posible para nosotros, pero depende de las negociaciones", advritió.

No está claro si la declaración fue una reacción a la presión de otros miembros del G77, o simplemente un intento de obtener alguna respuesta de Washington. Los observadores de estas negociaciones estarán sin duda esperando ver cómo esta declaración de China impacta los intercambios diplomáticos en esta segunda semana cuando se espera la llegada de los ministros de medio ambiente o cambio climático de más de 130 países.

28 Noviembre 2011
Una palabra puede resumir el panorama de la Conferencia de las Partes (COP) de Durban este año: incertidumbre. Sin embargo, no todo puede ser malo. La reunión del año pasado en Cancún, México nos...
Share: 
7 Diciembre 2011
Adhikari, R. (2011). Evaluating Aid for Trade on the Ground: A methodological framework. Ginebra: ICTSD. http://ictsd.org/downloads/2011/11/evaluating-aid-for-trade-effectiveness-on-the-ground- a-...
Share: