Negociaciones UE-Mercosur deben avanzar: funcionarios europeos

14 Octubre 2011

Una cumbre celebrada entre delegados de Brasil y la Unión Europea (UE) la semana pasada, arrojó como conclusión la necesidad de acelerar el paso en las lentas conversaciones comerciales entre la UE y el bloque del Mercosur, según afirmó un alto oficial europeo.
 
El Comisario Europeo de Comercio, Karel De Gucht, hizo un llamado para renovar lo más pronto posible la cooperación entre ambos bloques, anuncio que ocurre después de la publicación de un informe de la Comisión Europea que evalúa el impacto en su sector agrícola y sugiere que los agricultores del Viejo Continente podrían perder cerca de 1.300 millones de euros como resultado de un acuerdo UE-Mercosur.

En la V Cumbre UE-Brasil, sostenida el pasado 4 de octubre, participaron oficiales gubernamentales de 27 naciones europeas y del Brasil, incluyendo la presidenta brasileña Dilma Rousseff y el Presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, así como representantes del sector privado.

Además de discutir el tema de las negociaciones UE-Mercosur, los asistentes se enfocaron en puntos como la crisis de la deuda en la zona euro y el posible papel que Brasil jugaría en la recuperación de Europa, el continuo fortalecimiento de las relaciones Brasil-UE, la promoción del desarrollo sostenible, entre otros temas. El Plan de Acción que resultó del evento tendrá una duración de tres años y será revisado antes de la Cumbre UE-Brasil en 2014.

Presión para avanzar en las negociaciones UE-Mercosur
En el evento, De Gucht exhortó a los empresarios a dar su "apoyo activo y público" para llevar el propuesto Acuerdo de Asociación de la UE-Mercosur a buen término. Brasil es uno de los miembros de pleno derecho del Mercosur, junto con Argentina, Paraguay y Uruguay.

También instó a que las partes no recurran a medidas proteccionistas en la negociación del acuerdo. "Si un lado toma medidas restrictivas durante las negociaciones, esto va en contra del espíritu del tratado de libre comercio", acotó.

De Gucht añadió que el comercio podría ser un "motor de crecimiento", y siendo "impulsado en particular por el dinamismo en América del Sur, puede proporcionar nuevas oportunidades de exportaciones e inversión" para Brasil y la zona euro.

Las conversaciones entre ambos bloques fueron iniciadas en 1999, y han enfrentado repetidos reveses en los últimos años, la mayoría por los desacuerdos en materia de agricultura y propiedad intelectual. Las negociaciones se suspendieron en 2004 y fueron relanzadas en julio del año pasado, que fue la última ronda de negociaciones que se ha celebrado.

¿Pérdidas para el campo?
El polémico tema agrícola en las negociaciones con el Mercosur dio un nuevo giro la semana pasada, cuando se dieron a conocer nuevos informes sobre los resultados de un documento de la Comisión Europea que evalúa el impacto potencial de un acuerdo en la agricultura de la zona euro.

El informe de la Comisión encontró que un acuerdo comercial UE-Mercosur podría tener fuertes implicaciones para los agricultores europeos, de acuerdo a MercoPress, una agencia latinoamericana de noticias. La Comisión reportó que las pérdidas de sus agricultores estarían alrededor 1.300 millones euros, aunque los grupos de trabajadores y cooperativas agrícolas sitúan la cifra en 25.000 millones euros.

El informe de la Comisión en sí no es aún de dominio público, aunque ya ha sido dado a conocer a los países miembros.

Bélgica, Francia, Irlanda y Polonia son cuatro de los países miembros de la UE que tradicionalmente han expresado su resistencia en aceptar cualquier concesión comercial en ciertos sectores agrícolas cuando se trata de la propuesta de acuerdo UE-Mercosur. Uno de estos sectores es la carne, en el que el Mercosur es el mayor exportador mundial. Según informa MercoPress, la producción de carne en la UE seria de hecho uno de los más expuestos en el acuerdo.

El director del departamento de Relaciones Internacionales de BusinessEurope, Adrian van den Hoven, presente en el encuentro, afirmó que "Mercosur no destruirá el sector agrícola europeo." Agregó que es primordial que la UE reconozca al acuerdo como "una oportunidad no sólo de hacer negocios sino de participar en el desarrollo de la agricultura brasileña, cooperando en el sector químico, en infraestructura y en la industria alimenticia."

La siguiente ronda de negociaciones entre UE-Mercosur está programada del 7 al 11 de noviembre en Montevideo, Uruguay, con una ronda posterior a realizarse el primer trimestre de 2012 en Bruselas.

Doha para el desarrollo
En la Cumbre, Brasil y la UE también reafirmaron compromiso en destrabar las negociaciones de la Ronda de Doha. En su declaración conjunta enfatizaron en su intención de continuar trabajando en pro de "una ambiciosa, comprensiva y equitativa conclusión de la Ronda que cumpla con los objetivos de desarrollo del mandato."

Ambas partes también instaron a que el acuerdo final de Doha "fomente los flujos comerciales de manera significativa en la agricultura y la pesca, bienes industriales y servicios, entre los países desarrollados y en desarrollo, así como promueva normas comerciales eficaces".

Traducción y adaptación de ICTSD y CINPE. "Mercosur-EU Trade Talks Need to Move Forward: Official", Bridges Weekly Trade News Digest, Vol. 15, No. 34, 12 de octubre de 2011.

14 Octubre 2011
Aspectos relacionados con el comercio y el comportamiento del yuan han incrementado las tensiones entre Pekín y Washington. Lo anterior luego de que el pasado martes 11 de octubre el Senado...
Share: 
14 Octubre 2011
Los planes de la Unión Europea (UE) de ampliar su sistema de comercio de emisiones (ETS, por sus siglas en inglés) a la aviación son compatibles con el derecho internacional, advirtió el máximo...
Share: