México y Unión Europea anticipan actualización de su acuerdo comercial

18 Mayo 2015

México y la Unión Europea han confirmado recién la semana del 11 de mayo sus planes para actualizar el acuerdo bilateral que mantienen, buscando así acomodarse a la nueva realidad del comercio y construir también sobre la base de otras grandes negociaciones.

 

“Quince años es mucho tiempo… Tanto ha pasado en recientes años que el 2000 parece ser toda una vida atrás”, señaló Cecilia Malmström, el lunes 11 de mayo al anunciar los planes junto a su contraparte mexicana, el secretario de Economía Ildefonso Guajardo Villareal.

Las partes en cuestión mantienen un Acuerdo de Asociación Económica, Concertación Política y Cooperación desde octubre del 2000, catalogado un acuerdo de cuarta generación, y que ha promovido los intercambios comerciales entre los socios (ver Puentes, octubre 2014).

La Unión Europea (UE) es el tercer socio comercial de México, mientras que este ocupa el puesto número 17 en la lista de socios de la UE. De acuerdo a las propias estadísticas de la UE, el comercio bilateral en 2013 ascendió a los US$ 63 mil millones.

Un reciente estudio del grupo BBVA sobre los efectos del acuerdo comercial entre las partes encontró que una extensión del mismo, particularmente vía la inclusión de productos agrícolas adicionales, sería de mutuo beneficio.

El documento también destaca una serie de beneficios que han sido alcanzados por las partes como resultado del acuerdo y entre los cuales se incluye un mejorado clima de comercio.

Nuevos acuerdos comerciales
Funcionarios de ambos lados han acreditado la proliferación de nuevos acuerdos comerciales como uno de los principales impulsores detrás de los deseos por actualizar el acuerdo existente.

México, por ejemplo, no solo es uno de los miembros fundadores de la Alianza del Pacífico, sino que además participa de las negociaciones en el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés); compromiso que une a 12 países y que se espera concluir antes del término del presente año (ver Puentes, mayo 2015).

Los otros miembros fundadores de la Alianza del Pacífico, Chile, Colombia y Perú, mantienen recientes acuerdos con la UE, desde 2003 en el caso de Chile y desde 2013 para el caso de los últimos dos miembros listados.

La UE, por su parte, se encuentra actualmente en negociaciones con Estados Unidos en el acuerdo de Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (TTIP, por sus siglas en inglés; ver Puentes, mayo 2015) y ha concluido las conversaciones con Canadá para un acuerdo comercial de amplio alcance.

Posibles áreas a incluir
El mismo día del anunció, Cecilia Malmström esbozó una serie de áreas que, de acuerdo a su perspectiva, podrían presentarse en un nuevo acuerdo bilateral. Estas incluyen, por ejemplo, nuevas rebajas arancelarias y la adopción de nuevas medidas de facilitación del comercio que podrían ir más allá de lo ya acordado en el Acuerdo de Facilitación del Comercio de la Organización Mundial del Comercio (OMC), el cual se encuentra por lo pronto en proceso de ratificación.

La remodelación de la relación entre las partes en aspectos regulatorios y comerciales, mediante la adopción de capítulos más profundos en barreras no arancelarias para bienes industriales, alimentos y agricultura podría ser otras de las áreas de potenciales nuevos avances. No obstante, Malmström destacó que ninguno de los futuros desarrollos deberían darse a expensas de la protección regulatoria, una preocupación que ha sido planteada en los debates públicos sobre el TPP.

Con ambas partes involucradas en las negociaciones del Acuerdo sobre Comercio de Servicios (TISA, por sus siglas en inglés), Malmström sugirió que la revisión del acuerdo entre México y la Unión Europea debería construirse sobre cualquiera de los avances vistos en dichas negociaciones. Cabe recordar que las conversaciones sobre el acuerdo TISA incluyen a 24 miembros de la OMC y buscan liberar el comercio de servicios dentro del grupo (ver Puentes, marzo 2015).

En el área de derechos de propiedad intelectual, es posible que una revisión del acuerdo incluya una expansión de la cobertura de las indicaciones geográficas, lo que incluiría al tequila y al coñac, por ejemplo.

¿Tiempo para el TTIP?
México y la UE están preparados para celebrar el 12 de junio en Bruselas una cumbre de alto nivel que incluirá la visita del presidente mexicano Enrique Peña Nieto. Oficiales de comercio han señalado que esperan tener los resultados de un ejercicio de evaluación, conocido como Joint vision report, a tiempo para el evento del próximo mes.

De acuerdo a la comisaria de Comercio de la UE, estima tener un mandato para comenzar las negociaciones este año, posiblemente en otoño, aunque no es claro el tiempo en que serían completadas o la influencia de las propias negociaciones del TTIP.

Oficiales de la UE y Estados Unidos (EE.UU.) han reconocido que las conversaciones del TTIP podrían extenderse al 2016, aun cuando se han comprometido a realizar el mayor progreso posible para este año, antes de que las elecciones en EE.UU. adquieran pleno desarrollo.

“A México le gustaría finalizar estas negociaciones antes de que la UE concluya las suyas con EE.UU. o al menos al mismo tiempo… Tenemos que estar listos para, cuando ese acuerdo (UE-EU) llegue a su conclusión, poder estar alineados en América del Norte sin efectos negativos para México”, señaló por su parte Ildefonso Guajardo.

Traducción y adaptación Puentes. “EU, Mexico eye trade deal upgrade”, Bridges, mayo 2015.

15 Mayo 2015
La última ronda de negociaciones entre la Unión Europea y Estados Unidos para un acuerdo comercial bilateral reportó avances significativos en cuanto a cooperación regulatoria y normativa, antes de...
Share: 
18 Mayo 2015
Las negociaciones para lograr un acuerdo de rebajas arancelarias en bienes ambientales por un grupo de 17 miembros de la OMC completó una primera lectura, durante la primera semana de mayo en Ginebra...
Share: