Los Estados Unidos buscan reincorporarse a la Organización Internacional del Café

5 Octubre 2004

El 15 de septiembre el gobierno de los EE.UU. anunció formalmente su intención de reincorporarse a la Organización Internacional del Café (OIC), el organismo intergubernamental responsable de la industria global del café. A pesar de que los EE.UU. fue uno de los miembros fundadores de la organización en 1963, se separó a principios de los años noventa luego del desmantelamiento del sistema de cuotas de la Organización.

Anthony Wayne, asistente del Secretario de Estado para Asuntos Económicos y de Negocios de los EE.UU., hizo el anuncio en un evento especial que reunió a miembros de la OIC, incluyendo a su Director Ejecutivo, Néstor Osorio, así como a representantes de la Agencia Internacional para el Desarrollo (AID) y la Asociación Nacional del Café, ambas de los EE.UU.

Como nuevo miembro de la OIC, los EE.UU. se unirán a debates sobre temas tales como el plan de la Organización para mejorar la calidad del café, la diversificación de programas para permitir que los productores cultiven otros productos, promoción del consumo de café, y la producción del café de manera sostenible. En 2001 un nuevo Acuerdo Internacional del Café fue negociado, éste establecía objetivos para los signatarios en todas estas áreas. La OIC también busca dirigir la actual crisis del café - caracterizada por una sobreoferta y un sostenido declive en los precios al productor - centrándose en la mejora de la calidad a través del Programa para la mejora de la calidad del café. Muchas iniciativas y negociaciones de la OIC requieren no solo el apoyo de los países productores, la mayoría de los cuales son miembros, sino que también de los países consumidores, dentro de los cuales los EE.UU. es el más importante.

Anuncio de los EE.UU. se encuentra con elogios de la crítica

Varias organizaciones recibieron el anuncio de los EE.UU. con optimismo. Phil Bloomer, jefe de la Campaña por un comercio más justo de Oxfam Internacional, dijo "Buscaremos ver a los EE.UU. jugando un papel constructivo en la OIC para desarrollar programas que puedan ayudar a aliviar la crisis del café para más de 25 millones de pequeños productores de café alrededor del mundo". El embajador de Colombia en los EE.UU., Luis Moreno, agregó que "560000 familias colombianas dependen del café para su subsistencia. Teniendo a los EE.UU. como el mayor consumidor (de vuelta en la OIC) creará un ambiente en el cual nosotros podemos atender asuntos de pobreza, y en los cuales podemos afrontar retos como lo que hemos visto en Colombia".

Antecedentes de la crisis del café

La decisión de los EE.UU. llega al tiempo en que la industria global del café se encuentra en un estado agudo de crisis. Los precios del café están en el nivel más bajo de los últimos treinta años. Varios países en desarrollo altamente dependientes de las exportaciones de café, incluyendo a Burundi, Etiopía y Nicaragua, han visto sus ingresos por café decaer dramáticamente en la última década. Problemas de sobreoferta y bajos precios han afectado seriamente a pequeños productores de países en desarrollo. El precio al público de una taza de café se ha mantenido o inclusive ha aumentado mientras que el precio que los productores perciben por ese café ha estado en una continua espiral descendente. El valor de las ventas de café al detalle se ha duplicado desde inicios de los noventa al pasar de US$30 miles de millones a US$65 miles de millones. A pesar de ello, los productores han visto su participación de las ventas al detalle caer a la mitad durante el mismo periodo al pasar de alrededor de US$12 miles de millones a US$5.5 miles de millones. Para los pequeños productores la caída en los precios tiene un impacto directo en sus ingresos domésticos globales así como al acceso a necesidades básicas.

Este problema en parte es resultado del histórico fallo de la comunidad internacional de renovar el Acuerdo internacional del café (AIC) a inicios de los noventa. Posterior a fluctuaciones de precios en los cincuenta y sesenta, varios acuerdos fueron firmados bajo el auspicio de la OIC que fijó cuotas para la cantidad de café a producir. El café es de esta manera, un típico producto tradicional de exportación de interés para países en desarrollo que estuvo bajo un sistema de cuotas durante los años sesenta, setenta y ochenta. Estas cuotas han ayudado a mantener los precios estables y lo suficientemente altos como para cubrir el costo de vida y de producción de los productores. Con el colapso de las cuotas a inicios de los noventa, "los precios inmediatamente cayeron a alrededor de la mitad de sus niveles previos y permanecieron a este bajo nivel por aproximadamente cuatro años", según la OIC. Varios factores agravaron la crisis incrementando la oferta de café y de esta manera disminuyendo los precios. Además, las heladas que afectaron adversamente los cultivos brasileños en 1995 y 1997 llevaron los precios a un incremento agudo pero tan solo temporalmente. Mientras tanto, las fases más rentables de la industria del café son el procesamiento, tostado y mercadeo, están concentradas en unas pocas grandes empresas transnacionales radicadas en países desarrollados. Esto ha llevado a los productores de café, muchos de los cuales han estado cultivando café por generaciones, a la pobreza por falta de precios decentes o mejores alternativas. Varias iniciativas han sido creadas para tratar de hacer la industria del café más sostenible y ayudar a los productores.

Bridges Weekly Trade News Digest Vol.8 No.31

 

5 Octubre 2004
Los delegados de la primera Conferencia de las Partes del Convenio de Rótterdam sobre el procedimiento de consentimiento fundamentado previo aplicable a ciertos plaguicidas y productos químicos...
Share: 
5 Octubre 2004
El 20 de septiembre un árbitro de la OMC emitió un laudo en la diferencia relativa al Sistema generalizado de preferencias de apoyo a la lucha contra la producción y el tráfico de droga (SGP droga)...
Share: