La recuperación de la IED en América Latina, amenazada por las tensiones comerciales

8 Junio 2018

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) publicó este miércoles su World Investment Report correspondiente al año 2017. El informe observa que la inversión extranjera directa global decreció un 23% durante 2017, en contraste con lo acontecido con el comercio y actividad económica mundial. En 2018, la recuperación de los niveles de inversión dependerá de la evolución de los conflictos comerciales globales y de la posible reforma impositiva en Estados Unidos.

 

La UNCTAD indica que la inversión extranjera directa (IED) alcanzó los 1,43 billones de dólares en 2017, lo que representa una baja del 23% respecto de los volúmenes registrados el año anterior. Este resultado se explica por una generalizada tendencia decreciente en las tasas de rendimiento y se refleja principalmente en una disminución del 22% en las fusiones y adquisiciones internacionales, y en una reducción del 14% en las inversiones en nuevas instalaciones. Cabe aclarar que esta aguda caída en la IED no se vió reflejada en los movimientos netos de capitales, ya que la inversión de portafolio y financiera -léase, flujos de deuda- compensó dicha caída. Así, los flujos totales de capital pasaron del 5,6 a 6,9% del Producto Bruto Interno (PBI).

 

Los países de América Latina se mantuvieron al margen de este contexo. El repunte en la actividad económica en la región logró que la IED crezca un 8%, luego de 6 años seguidos de estancamiento. Las empresas latinoamericanas transnacionales -las llamadas “translatinas”- repuntaron un 86% en 2017, con inversiones por 17,3 mil millones de dólares. Más generalmente, los países en desarrollo obtuvieron una mejor performance en la recepción de IED respecto de los países desarrollados, y una peor performance en la recepción de flujos financieros.

 

Las proyecciones de crecimiento, actividad comercial y precio de las commodities permiten imaginar un escenario más optimista para 2018 respecto del pronosticado por la UNCTAD. Sin embargo, este organismo posee una postura más conservadora en tanto que advierte dos grandes riesgos: en caso de no mermar, las tensiones comerciales actuales podrían afectar la recepción de inversiones en las cadenas globales de valor; asimismo, la reforma fiscal en Estados Unidos produciría el mismo efecto al hacer más atractivo el flujo de capitales hacia ese país.

 

De efectivizarse estos riesgos, América Latina se encuentra en una posición particularmente frágil. Por un lado, la IED es la principal fuente de financiamiento de las economías de la región. Por otro lado, las tensiones comerciales actuales podrían afectar fuertemente a las cadenas de valor latinoamericanas: de hecho, la secretaría de comercio de Estados Unidos ya inició una investigación a fin de determinar la posibilidad de imponer aranceles a la importación de vehículos en base a motivos de seguridad nacional.

 

Reportaje ICTSD

 

Otra fuente consultada:

 

UNCTAD. World Investment Report 2018. (06/06/2018).

6 Junio 2018
El 17 de mayo se cumplió la fecha límite impuesta por Estados Unidos para renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por su sigla en inglés). Asimismo, el 31 de mayo expiró...
Share: 
13 Junio 2018
El 25 de mayo los países miembros del Mercado Común del Sur (MERCOSUR) y Corea del Sur anunciaron el lanzamiento de negociaciones para un Acuerdo de Libre Comercio. En el encuentro, realizado en Seúl...
Share: