La participación del sector empresarial en la Alianza del Pacífico: el caso peruano

5 Octubre 2017

En América Latina, y en el caso específico de Perú, el proceso de formulación y operacionalización de la política exterior se ha visto significativamente influenciado en las últimas décadas por la acción de actores tanto públicos como privados. Dentro de estos “nuevos actores”, se destaca el sector empresarial, el cual, a través de diversos mecanismos de presión o mediante pautas gubernamentales, ha logrado hacer con que sus intereses sean representados en el ámbito internacional por medio de la actuación estatal.

 

En el caso específico de Perú, la apertura para la participación de esos actores en la política exterior se dio posteriormente al fin de los gobiernos militares, en 1980. Este nuevo contexto de actuación de grupos no tradicionales dentro del proceso decisorio de la política exterior es de gran importancia para el presente texto, en que se busca reflexionar sobre la participación de grupos empresariales en la aprobación de la Alianza del Pacífico en Perú.

 

La iniciativa para la conformación de la Alianza del Pacífico es atribuida al presidente Alan García, quien instó a sus contrapartes de Chile, Colombia, Ecuador y Panamá a conformar un área de integración profunda mediante un proceso de articulación política, económica y de cooperación. Esa iniciativa vino a concretizarse en abril de 2011, con la realización de la I Cumbre Presidencial, en la cual los presidentes de Perú, Chile, México y Colombia suscribieron la Declaración de Lima, estableciendo la Alianza del Pacífico para la conformación de un área de integración profunda en el marco del Arco del Pacífico Latinoamericano. Del mismo modo, se comprometieron a conformar Grupos Técnicos de Trabajo y un Grupo de Alto Nivel integrado por los viceministros de Relaciones Exteriores y Comercio Exterior, para supervisar los avances de los Grupos Técnicos y preparar propuestas para la proyección y relacionamiento externo con otros organismos regionales, especialmente del Asia Pacífico.

 

Aun en diciembre de 2011, los mandatarios se reunieron en Mérida para la II Cumbre Presidencial, en la cual se instruyó a los ministros de Relaciones Exteriores y Comercio Exterior a concluir los trabajos del Acuerdo Marco con el fin de suscribir un tratado fundacional de la Alianza del Pacífico. También se destacaron los avances en el proceso de integración desde la reunión en Lima, como la cooperación realizada entre ProColombia, ProChile, PromPerú y ProMéxico. Luego una Cumbre Virtual fue desarrollada entre los mandatarios, en marzo de 2012. En esta, se destaca la conclusión de las negociaciones para el Acuerdo Marco de la Alianza del Pacífico, firmado en Antofagasta por los presidentes de Chile, Perú, Colombia y México el 6 de junio de 2012.

 

En el periodo que va de la realización de la I Cumbre Presidencial hasta la firma del Acuerdo Marco, pueden identificarse dos ámbitos de actuación del sector empresarial peruano. El primero, de forma más directa, a través de PromPerú. Esta comisión, en conjunto con sus homólogas (ProColombia, ProChile y ProMéxico), idealizó y desarrolló un plan de trabajo orientado a promover la presencia de bienes y servicios de los países de la Alianza del Pacífico en los mercados internacionales. Dicho trabajo fue reconocido por los jefes de gobierno de los Estados parte, tanto en la II como en la IV Cumbre de la Alianza del Pacífico.

 

El segundo ámbito está relacionado a una participación más indirecta del sector empresarial por medio de la Dirección General de Promoción Económica (DPE) del Ministerio de Relaciones Exteriores y del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo. Respecto a este último, debe destacarse que, de acuerdo con su reglamento de organización y funciones, PromPerú es una comisión adscrita al Ministerio de Comercio Exterior y Turismo, pasando el titular de esta cartera de Estado a ser el presidente del Consejo Directivo de la comisión. La participación de los empresarios en los dos ámbitos posibilitó que algunas de sus demandas fueran incorporadas durante el proceso.

 

De lo anterior se puede observar que, aunque la institución encargada de la formulación e implementación de la política exterior en Perú sea el Ministerio de Relaciones Exteriores, actores no gubernamentales, como el empresariado, encuentran determinados espacios de actuación para influenciar el proceso decisorio de la misma – sobre todo en lo que respecta a temas como asuntos económicos globales, proyección e integración regional y promoción económica. Uno de estos espacios es la DPE del citado Ministerio, la cual es la responsable de ejecutar acciones de política exterior para promover el comercio, las inversiones y el turismo, en coordinación con los sectores públicos y privados estratégicos, tales como PromPerú, la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (CONFIEP) y la Cámara de Comercio de Lima (CCL).

 

El otro espacio de actuación de estos actores no gubernamentales es el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo, el cual define, dirige, ejecuta, coordina y supervisa la política de comercio exterior y turismo, además de ser el responsable, en conjunto con el Ministerio de Relaciones Exteriores, de la promoción de las exportaciones y de las negociaciones comerciales internacionales. De ahí que, a pesar de constituidas por un cuerpo administrativo con predominancia de actores estatales, es notable la existencia dentro del Ejecutivo de arreglos institucionales que facilitan la participación del sector empresarial en aspectos relativos a los temas de la política exterior.

 

En el proceso de creación de la Alianza del Pacífico, posteriormente a la firma del Acuerdo Marco y previo a la tramitación en el Congreso para su aprobación, una instancia central de actuación del empresariado peruano fue el Consejo Empresarial de la Alianza del Pacífico (CEAP). Constituido en agosto de 2012, el CEAP es formado por cuatro empresarios de cada país miembro, con el objetivo de promover la Alianza del Pacífico y elevar a los respectivos gobiernos recomendaciones y sugerencias para mejorar la marcha del proceso de integración. El Consejo pasó a ser uno de los mayores ámbitos de actuación e influencia del sector empresarial en la Alianza.

 

En el caso peruano, los empresarios que pasaron a constituir el CEAP fueron Carlos Chiappori, presidente de la Sociedad de Comercio Exterior de Perú (COMEXPERÚ), Juan Varilias, miembro del Consejo Directivo de PromPerú, en representación de la Asociación de Exportadores (ADEX) y parte del Consejo Directivo de la CONFIEP, y Samuel Gleiser Katz, presidente de la CCL. De cierta forma, la conexión en el ámbito económico-comercial entre las instituciones representadas por estos empresarios tiende a facilitar y cualificar el trabajo realizado por estas instituciones dentro de la Alianza del Pacífico, pues no debe desconsiderarse que tanto COMEXPERÚ y ADEX como la CCL están inseridas dentro de un ámbito más macro de actuación como lo es PromPerú, ya que cada una de ellas tiene representación dentro del Consejo Directivo de esta comisión.

 

A propósito del trabajo realizado por el CEAP, una declaración emitida en enero de 2013 manifiesta su respaldo a las iniciativas de los gobiernos de los cuatro miembros de la Alianza del Pacífico. Además, reconoce el fuerte impulso alcanzado como resultado de estas iniciativas y pone de manifiesto su interés por trabajar con mayor fuerza y rapidez para que el sector privado contribuya de igual manera con la materialización de propuestas claras para avanzar en la integración entre los países miembros. Como parte de ello, el Consejo acordó una agenda de trabajo para ser desarrollada durante el primer trimestre de 2013, comprendiendo temas como competitividad y promoción comercial, integración financiera y homologación de normas técnicas y tributarias.

 

Habiendo superado esta etapa de la fase inicial, el tema pasó a ser tratado en el Legislativo, tal como lo establecen los Artículos 55 y 56 de la Constitución, el punto 1.f del Artículo 76 del Reglamento del Congreso y la Ley No. 26.647, sobre los actos relativos al perfeccionamiento nacional de tratados. Este proceso tuvo inicio el 14 de mayo de 2013, con la remisión al Congreso de la Resolución Legislativa No. 2266/2012-PE firmada por el presidente de la República, el presidente del Consejo de Ministros y el ministro de Relaciones Exteriores, conteniendo la documentación relativa al Acuerdo Marco. Ya en el Congreso, el 28 de mayo, la Resolución fue encaminada para la Comisión de Relaciones Exteriores, en la cual fue aprobada por unanimidad el 10 de junio de 2013. Del mismo modo, la Resolución Legislativa No. 2266/2012-PE fue encaminada para la Comisión de Comercio Exterior y Turismo, siendo también aprobada por unanimidad en la sesión desarrollada el 10 de junio de 2013.

 

Habiendo sido aprobada por ambas comisiones, la Resolución Legislativa No. 2266/2012-PE pasó a sesión plenaria del Congreso para la decisión final sobre su aprobación. Siendo así, dicho proceso se llevó a cabo en la sesión del 20 de junio de 2013, teniéndose como resultados 83 votos a favor, 2 en contra y 3 abstenciones. De esa forma, el Acuerdo Marco de la Alianza del Pacífico fue aprobado en el Congreso Nacional de Perú mediante Resolución Legislativa No. 30.050, del 27 de junio de 2013. Por su vez, la ratificación del Acuerdo por el presidente de la República se llevó a cabo mediante Decreto Supremo No. 031-2013-RE, del 10 de julio de 2013. Finalmente, el Acuerdo Marco entró en vigencia el 12 de julio de 2013.

 

Según el informe de la 6ª Sesión Plenaria en el que constan los participantes y los debates relativos a la aprobación del Acuerdo Marco, no hubo participación concreta del sector empresarial en dicho proceso: las discusiones y la aprobación involucraron únicamente los miembros del Congreso. Esa observación es válida tanto para la aprobación en la Comisión de Relaciones Exteriores como en la Comisión de Comercio Exterior y Turismo.

 

No obstante lo anterior, es posible identificar la influencia del empresariado peruano durante la tramitación del Acuerdo Marco en el Congreso. Esta actuación, indirecta, se daría dentro de la Comisión de Comercio Exterior y Turismo, ya que la misma dio la pauta para la participación de este sector, al tener como estrategia involucrar a los actores públicos y privados en el debate de las propuestas de ley orientadas a fortalecer y direccionar el desarrollo competitivo del comercio exterior y del turismo. Inclusive, contempla la realización de debates en torno a temas de interés común con el sector empresarial. Debido a la alta especialidad de las materias involucradas, la comisión cuenta con un Consejo Consultivo Ad Honorem, conformado por personalidades y representantes de los gremios vinculados a aquellos sectores, entre los cuales se encuentran ADEX, CONFIEP, COMEXPERÚ y CCL. En ese sentido, se considera que el empresariado peruano tuvo cierto margen de actuación e influencia a través de esta instancia del Legislativo durante el proceso de tramitación del Acuerdo Marco.

   

Consideraciones finales

 

Es posible identificar una participación e influencia de los empresarios peruanos en el proceso de toma de decisiones relativas a determinados temas de la política exterior del país y, de forma específica, en la creación de la Alianza del Pacífico.

 

Como visto, esta participación se ha dado en tres etapas diferentes: en las negociaciones iniciales para la firma del Acuerdo Marco, en la conformación del CEAP y en la tramitación del Acuerdo Marco en el Congreso. En dos instancias diferentes del sector público, esta participación fue más significativa: a través de la DPE, del Ministerio de Relaciones Exteriores y por medio del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo. De ahí que la participación del sector empresarial en el proceso inicial de la Alianza del Pacífico estuvo dada, sobre todo, por pautas gubernamentales, más que por medio de mecanismos de presión ideados por estos actores.

 

* Hugo Reyes es director de la Sociedad para la Cooperación y Desarrollo Latinoamericano (SOCODELA) en El Salvador. Investigador del Núcleo de Pesquisa en Política Externa Latinoamericana (NUPELA), Universidad Federal de la Integración Latinoamericana (UNILA).

This article is published under
5 Octubre 2017
Citando iniciativas de nuevas alianzas privadas del Mercosur como el GPS y MAIZAL, la autora alienta a las gremiales agropecuarias nacionales a continuar el esfuerzo de consolidar una agenda regional para atender los niveles de producción de cereales y proteína animal que el mundo va a consumir al 2050.
Share: 
5 Octubre 2017
Con detalles rigurosos, el autor analiza los canales de participación y la agenda del sector privado chileno en la conformación de la Alianza del Pacífico y del Consejo Empresarial creado en el ámbito del bloque.
Share: