La OMC y el logro de los ODM: lecciones para la Agenda de Desarrollo post 2015

22 Septiembre 2014

El crecimiento económico sostenido y continuo ha sido una de las fuerzas principales en la reducción de la pobreza en los países en desarrollo y en los países menos adelantados (PMA) del mundo desde el lanzamiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).

Varias de las grandes economías emergentes, así como muchos países de bajos ingresos han aprovechado el crecimiento económico que han logrado a través de un aumento del comercio y la inversión extranjera para hacer frente a los problemas que enfrentan los sectores más pobres de sus poblaciones. También han utilizado los recursos financieros generados por el crecimiento económico para invertir en otros asuntos sociales críticos, tales como los relacionados con la salud, salubridad y agua potable, medios de subsistencia rurales, educación y gobernabilidad.

El ODM8 (fomentar una asociación mundial para el desarrollo) es un elemento importante en la gama general de los ODM. El ODM8 reconoce que la capacidad de los países en desarrollo para alcanzar niveles sostenibles de crecimiento a menudo depende del entorno internacional en el que operan. Esto es igualmente cierto para el sistema multilateral de comercio y la contribución de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en la construcción de un sistema multilateral de comercio más predecible, inclusivo y transparente que sea crucial en la construcción de un entorno mundial más favorable para los países en desarrollo.

Una gran cantidad de las ganancias del comercio mundial y su contribución al crecimiento económico, y en consecuencia a los ODM, hubiesen sido anuladas si el comercio entre los países se hubiera visto afectado por la crisis económica mundial de la década pasada.

Desde el año 2000 hasta 2008, el comercio mundial creció año tras año a una tasa promedio del 6%. Mientras que un fuerte descenso se evidenció en 2008 justo después de la crisis, para el 2011 los valores del comercio mundial ya eran superiores a los registrados antes de la crisis. La mayor parte de este aumento en el comercio mundial se debió al hecho de que el sistema de comercio se mantuvo abierto y a que las medidas proteccionistas se mantuvieron bajo control. No obstante, hay que reconocer que el balance de las restricciones y distorsiones comerciales actuales sigue acumulándose y debe ser abordado.

Además, nuevas formas de proteccionismo como la proliferación de barreras no arancelarias, incluyendo subsidios, también causan un gran perjuicio al comercio de los países en desarrollo, en particular en el comercio agrícola. Esto es preocupante, ya que las economías pequeñas y vulnerables, los PMA e incluso las economías emergentes tienen una concentración de pobreza en sus zonas rurales. No obstante, el abordar estas últimas amenazas al sistema multilateral de comercio requerirá, en primer lugar, cumplir la promesa hecha en Doha de lograr un sistema normativo más favorable al desarrollo.

La finalización de la Ronda de Doha como elemento esencial para una asociación de desarrollo mundial
La Agenda de Desarrollo de Doha (ADD), y de manera más general, la función de elaboración de normas de la OMC son cuestiones que están íntimamente ligadas al logro de la alianza mundial para el desarrollo que se contempla en el ODM8.

El no lograr concluir dicha agenda ha generado una brecha de falta de cumplimiento en el ODM8. Los bloqueos en la ADD son percibidos como un ejemplo de que el sistema de comercio no puede responder a los cambios estructurales en la economía mundial. El sistema tiene dificultades para negociar nuevas normas, ya que no es lo suficientemente maleable como para adaptarse rápidamente a los cambios geopolíticos y desafíos sistémicos que representa la aparición de algunos países en desarrollo.

El punto muerto en la Ronda de Doha ha llevado a muchos países a avanzar en sus propios programas de liberalización a través de acuerdos plurilaterales y regionales. Estos acuerdos, sin embargo, no pueden ser tan inclusivos ni abarcar tanto como los que se realizan a nivel multilateral. Las iniciativas regionales son positivas y se les debe dar el visto bueno, pero solo pueden ser una parte de algo más amplio ya que se corre el riesgo de dejar a un lado a las economías más pequeñas.

El sistema multilateral de comercio siempre ha coexistido con y se ha beneficiado de otras iniciativas de apertura del comercio. No son alternativas mutuamente excluyentes. Es importante pensar en cómo los dos procesos, globales y regionales, pueden avanzar juntos para reducir los costos de manera eficaz y para frenar el proteccionismo.

Una conclusión de la Ronda de Doha representaría un paso adelante para la alianza mundial para el desarrollo, una mejora de la coherencia en el comercio, cuestiones financieras y ambientales y para el fortalecimiento de la eficacia de un sistema multilateral de comercio abierto, basado en normas, a fin de hacer frente a los retos de desarrollo específicos.

Iniciativas para lograr las metas específicas del ODM8
Las metas identificadas en el ODM8 muestran que la comunidad internacional reconoce que el comercio es un motor importante para el desarrollo. Para que el comercio cumpla con un crecimiento económico real de manera efectiva, necesita ser “abierto, basado en normas, previsible y no discriminatorio”, como se reconoce en la meta A.

Esto corresponde a la actividad principal de la OMC de regular el comercio internacional, reducir las barreras de acceso a los mercados y garantizar la igualdad de condiciones para todos sus miembros. Al respecto, además de los esfuerzos más amplios para completar la ADD, se lograron algunos resultados específicos en la Conferencia Ministerial de Bali de la OMC, en diciembre de 2013.

Inicialmente, el paquete Bali tuvo el efecto de restaurar la credibilidad de las instituciones multilaterales. Por desgracia, el reciente fracaso en adoptar un protocolo que modifique los acuerdos de la OMC y dé inicio al proceso de ratificación e implementación del Acuerdo de Facilitación del Comercio ha puesto de nuevo en tela de juicio el multilateralismo y ha disminuido la confianza de los gobiernos con respecto a los compromisos adoptados en la OMC.

Se necesitará en gran medida una renovada fe y confianza entre los países para completar los procesos multilaterales necesarios para el fortalecimiento de la alianza mundial para el desarrollo, lo que establece el curso para una agenda post 2015 de desarrollo sostenible e inclusivo.

En términos de resultados concretos, Bali proporcionó resultados en tres áreas clave: facilitación del comercio, agricultura y desarrollo. También puso en marcha un proceso por el cual los miembros decidirán a finales de año una ruta clara a seguir para la conclusión de la ADD.

Un resultado importante de Bali es el Acuerdo de Facilitación del Comercio, el primer acuerdo multilateral celebrado en la OMC desde su creación en 1995. Este acuerdo reducirá los costos de transacción del comercio y si se aplica correctamente puede incrementar la competitividad comercial en los países en desarrollo.

Las decisiones en el área de la agricultura respondieron a las demandas de los países en desarrollo sobre cuestiones de seguridad alimentaria, administración de cuota sujeta a tasa arancelaria y competencia de las exportaciones. En el desarrollo, los miembros acordaron establecer un mecanismo de seguimiento para las disposiciones de trato especial y diferenciado.

Con respecto a la meta B, que aborda las necesidades especiales de los países menos adelantados, se vio un avance significativo en varias iniciativas de la Conferencia Ministerial de Bali. Se tomaron tres decisiones específicas para los PMA (acceso libre de aranceles y contingentes a los mercados, normas de origen preferenciales y operacionalización de la exención en los servicios) y una cuarta decisión sobre el algodón también de particular importancia para los países menos adelantados.

Estas decisiones hacen un llamado a la plena aplicación de acceso libre de derechos y de contingentes a los mercados para los PMA; la simplificación de las normas de origen preferenciales que beneficien a estos países; la puesta en práctica de la exención relativa al trato preferencial para los servicios y los proveedores de servicios de los PMA y una reafirmación del mandato de Doha sobre el algodón con respecto a sus componentes de comercio y desarrollo.

En cuanto a la meta C, que aborda las necesidades especiales de los países en desarrollo sin litoral y los pequeños Estados insulares en desarrollo, la Conferencia Ministerial de Bali dio lugar a logros específicos para estos grupos de países.

En cuanto a los países en desarrollo sin litoral, la conclusión de un Acuerdo de Facilitación del Comercio tiene el potencial para hacer frente a muchas de las cuestiones fundamentales de políticas de tránsito que afectan a las exportaciones de los países en desarrollo sin litoral, pues dependen de sus vecinos para tener procedimientos eficientes para la comercialización de las mercancías en tránsito.

El acuerdo en cuestión creará una plataforma común que se espera que todos los miembros de la OMC implementen para el respeto de los principios de transparencia, coherencia y previsibilidad que ayudarán a los comerciantes de los países en desarrollo sin litoral.

Una de las decisiones en Bali también reafirmó la importancia del Programa de Trabajo de la OMC con relación a las pequeñas economías que cubre todos los países que se incluyen en la categoría de pequeños Estados insulares en desarrollo de la ONU. Este Programa de Trabajo hace un llamado a la elaboración de respuestas a las cuestiones relativas al comercio que se identifican en la mejora de la participación de las Pequeñas Economías en el sistema multilateral de comercio.

En consonancia con la meta E, con respecto a proporcionar acceso a medicamentos accesibles en los países en desarrollo, los miembros de la OMC han acordado una modificación de las normas de la organización que proporciona a los países en desarrollo un mayor acceso a los medicamentos esenciales, con lo que se contribuye a una acción nacional e internacional más amplia para abordar los problemas de salud pública.

La meta F, con respecto a poner a disposición los beneficios de las nuevas tecnologías, también se aborda en parte por el trabajo de la OMC en su Grupo de Trabajo sobre Comercio y Transferencia de Tecnología. Mediante la identificación de la tecnología e innovación como motores fundamentales del crecimiento económico, el trabajo en la OMC ha demostrado que la innovación tecnológica y su transferencia pueden ser esenciales para facilitar el logro de los ODM. El trabajo sobre transferencia de tecnología y comercio electrónico también se reafirmó en las decisiones adoptadas en la Conferencia Ministerial de Bali.

¿Qué papel juega la Ayuda para el Comercio?
Un área que se ve como un ejemplo exitoso de una alianza mundial para el desarrollo en el trabajo, especialmente para hacer frente a las limitaciones de la oferta, es la iniciativa de Ayuda para el Comercio dirigida por la OMC. No obstante, esta iniciativa y el Marco Integrado Mejorado para los PMA deben reforzarse y mejorarse.

Entre las conclusiones del Cuarto Examen Global, los principales obstáculos para los proveedores de países en desarrollo para entrar o ascender en las cadenas de valor fueron: obstáculos administrativos relacionados con el papeleo o retrasos de aduanas, cuellos de botella en el área de transporte y gastos de envío y cuestiones relacionadas con el transporte, prácticas informales o corruptas y falta de transparencia normativa.

Estos temas pueden ser el objeto de una solución a través de la facilitación del comercio, lo que resalta la importancia de haber logrado en dicha área en un acuerdo en dicha área en Bali y en su posterior implementación. Esta es también la razón por la cual el tema del Programa de Trabajo de Ayuda para el Comercio 2014-2015 es “Reducción de los costos del comercio para el crecimiento inclusivo y sostenible”, que se relaciona con las dos principales corrientes de trabajo de comercio y desarrollo: la facilitación del comercio y los objetivos del desarrollo sostenible.

La Iniciativa ha sido un éxito, pero no es el único elemento que impulsa la inversión en capacidades productivas e infraestructura. La inversión extranjera directa (IED) es una fuente clave de financiamiento para satisfacer las necesidades de creación de capacidad relacionada con el comercio y ha sido cada vez más utilizada para aprovechar los fondos del sector privado. De hecho, la IED fue superior a los flujos de Ayuda para el Comercio para más de 20 PMA en 2011, por lo que el papel del sector privado como catalizador para la Ayuda para el Comercio podría aumentar en el futuro y sea vital para asegurar el crecimiento de los países en desarrollo.

Lecciones aprendidas y camino a seguir en la agenda de desarrollo post-2015
Las iniciativas que se han desplegado en los esfuerzos para lograr los ODM han proporcionado lecciones valiosas que se deben aplicar a medida que la atención se orienta al trabajo en la Agenda de Desarrollo Post 2015 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible. En una declaración realizada en el Consejo General el 24 de julio de 2014, el Director General de la OMC destacó lo siguiente:

“En primer lugar, el papel del comercio en el proceso de la agenda post 2015 no debe reducirse simplemente a la liberalización comercial. Más bien, el comercio debe ser reconocido más ampliamente como un instrumento de la política de desarrollo;

En segundo lugar, la OMC y sus normas que rigen el comercio mundial han demostrado su valor en el contexto de los ODM, tanto como un bloque de construcción para el crecimiento económico, así como un contrafuerte para el proteccionismo comercial, sobre todo en el momento más grave de la crisis. En este sentido, la OMC y sus normas deben ser vistas como una forma de proporcionar un entorno propicio similar y una barrera protectora necesaria para la agenda de desarrollo después de 2015 y hasta 2030;

En tercer lugar, el paquete de Bali y el programa de trabajo de la ADD pueden ser un apoyo para el logro de los ODS. Por ejemplo, en el área de trabajo de financiación con los donantes en la Facilitación del Comercio y en apoyo al Marco Integrado Mejorado para los PMA y la Ayuda para el Comercio se incorporarán a otras áreas de trabajo en la agenda post 2015 y, a su vez, el trabajo en la agenda post 2015 apoyará estas actividades;

Y en cuarto lugar, los ODS deben promover la coherencia de las políticas a nivel mundial. No poner más énfasis en el papel del comercio como facilitador para lograr estos objetivos más amplios sería un verdadero retroceso para la coherencia política global”.

This article is published under
22 Septiembre 2014
La teoría económica explica que los subsidios pueden significar una pérdida de eficiencia para la sociedad porque reducen los costos artificialmente, lo que propicia una asignación y uso ineficiente...
Share: 
22 Septiembre 2014
Las negociaciones para suceder los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), conocidos como los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), aumentarán en intensidad en los próximos meses, ya que el...
Share: