Informe de la ONU revisa las promesas sobre el clima previo a París

12 Noviembre 2015

La ambición de los planes de acción nacionales definidos por más de 140 países ha sido evaluada por la Secretaría de la CMNUCC, en tanto los Gobiernos se prepararan para negociar un nuevo acuerdo universal sobre reducción de emisiones en diciembre en París, Francia.

 

El reporte síntesis de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), liberado este 30 de octubre pasado, concluye que si las reducciones nacionales de emisión de gases de efecto invernadero (GEI) que se destacan en las promesas climáticas se cumplen, el crecimiento de las emisiones globales disminuirá hacia 2030.

De acuerdo al documento, lo anterior no implica una reducción absoluta para dicha fecha. De hecho, las emisiones agregadas se mantendrán 11% a 22% más altas en 2030 comparadas a los niveles de 2010; sin embargo, el crecimiento relativo de emisiones para el periodo 2010-2030 se espera que sea entre 10% y 57% más bajo que el periodo 1990-2010.

Mientras que el reporte ha sido bien recibido por la evidencia del progreso en la mitigación, otros han lamentado aparentes carencias. Algunos analistas han sugerido que el reporte podría malinterpretarse con respecto a lo que dichos planes –conocidos como contribuciones determinadas nacionalmente (INDC, por sus siglas en inglés)– podrían alcanzar en el largo plazo, dado que muchos de estos esfuerzos solo indicarían esfuerzos hacia 2030.

Teniendo en cuenta las INDC, las que serán la base que formará un régimen post 2020 y que debería acordarse en la reunión de París, Francia, a fines de este año, el reporte alerta que alcanzar un acuerdo global que mantenga la temperatura por debajo de los 2º C dependerá de cambios de largo plazo en aspectos económicos clave, lo que se logrará tanto por la implementación de las INDC y la determinación de los países por aumentar dichos compromisos en el tiempo.

La mayor parte de la comunidad científica ha acordado que mantener el nivel de 2º C será importante a fin de evitar mayores consecuencias del cambio climático, las que podrían incluir inundaciones, sequías y olas de calor, entre otros impactos.

El documento también plantea que los niveles de ambición en las actuales promesas requerirán tasas de reducciones anuales de emisiones significativas después de 2025 y 2030, a fin de mantener el umbral de 2º C, lo que implicará mayores costos.

Compromiso con el proceso
El reporte analiza el efecto agregado de las 119 contribuciones determinadas nacionalmente –los 28 miembros de la Unión Europea están representados como uno– que se presentaron a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) antes del 1 de octubre, fecha informal establecida como límite. Dichas contribuciones incluyen a todos los países industrializados y ¾ de los países en desarrollo, lo que cubre el 86% de las emisiones globales.

Christiana Figueres, secretaria ejecutiva de la CMNUCC, ha destacado el número de participaciones marca una amplia participación. Las INCD evaluadas, de acuerdo al reporte, cubren el 79,8% de las emisiones a niveles de 2010, 86,6% de la población mundial y 94% del producto interno bruto para el mismo año señalado.

Cabe señalar que un grupo de contribuciones presentadas no fueron incluidas en el reporte debido a que fueron presentadas después de la fecha límite. No obstante, los países aún tienen que finalizar la forma precisa de los regímenes que apoyarán las contribuciones, mientras que asuntos clave relacionados al cumplimiento, transparencia y revisiones serán abordados en la cita en París, entre el 30 de noviembre y el 11 de diciembre.

Reducción de emisiones
Si bien el reporte no aborda las INDC de los países de manera particular, sí captura el impacto general de los esfuerzos de mitigación de los países al armonizar los tipos de reducciones de emisiones, las líneas de base y los sectores cubiertos. Mientras que cada plan contiene al menos un objetivo de mitigación basado en el mandato de la reunión anual de la CMNUCC del año pasado, el reporte también destacada que un total de 100 contribuciones, cerca del 84% de las INDC, incluyen un componente de adaptación.

De las 146 metas de mitigación evaluadas, 127 ofrecen objetivos cuantificables para reducir las emisiones. Cerca de 60 países, mayormente países en desarrollo, adoptaron metas basadas en un modelo de emisiones business as usual, mientras que aproximadamente 31 naciones establecieron objetivos de reducción de emisiones absolutos. Ocho países, incluyendo a India, se comprometieron a reducir la intensidad de las emisiones, mientras que algunos pocos, incluyendo a China, ofrecieron máximos de emisiones por año.

Dichos compromisos resultarían en un promedio de emisiones de 56,7 mil millones de toneladas de dióxido de carbono hacia 2030, con un rango de 53,1 a 58,6 mil millones de toneladas. Lo anterior representa cerca de 4 mil millones de toneladas menos que el incremento total de emisiones sin dichos compromisos.

A fin de implementar las INDC, al menos la mitad de los países destacaron la energía renovable, el mejoramiento de la eficiencia energética y transportes bajo en carbono como prioridades clave para obtener las reducciones de emisiones.

Más de la mitad de las contribuciones también incluyen una perspectiva de largo plazo en la transición hacia un crecimiento económico basado en un “desarrollo bajo en emisiones y alto en capacidad de recuperación”.

Traducción y adaptación Puentes. UN report reviews national climate pledges ahead of key Paris meet”, Biores, 9 de noviembre 2015.

12 Noviembre 2015
La Asamblea Legislativa de Costa Rica aprobó el pasado 28 de octubre, en primer debate, el texto del acuerdo bilateral suscrito con China para la promoción y protección de inversiones. Tras esto,...
Share: 
12 Noviembre 2015
Varios textos nuevos han estado circulando en recientes semanas en el grupo de negociación de Normas de la OMC, incluso con los miembros enfocados en alcanzar un paquete de resultados para la próxima...
Share: