Evaluando el paquete de julio desde la perspectiva del desarrollo

22 Septiembre 2004

El premio Nóbel, Amartya Sen, ve el desarrollo como el proceso de expansión de las libertades humanas. Adaptando su pensamiento al mundo del comercio internacional, cuatro tipos de “no-libertad” deben ser removidos para integrar una dimensión de desarrollo genuina al trabajo y las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

En primer lugar, Sen argumenta que la falta de libertad o la privación puede resultar cuando a la gente se le niegan las oportunidades económicas y consecuencias favorables que los mercados ofrecen y apoyan1. En segundo lugar, él mantiene que la pobreza debe ser entendida no tanto como bajos ingresos sino como la privación de las capacidades básicas. Tercero, mientras apoya la regulación gubernamental para capacitar los mercados acrecer más efectivamente, Se afirma que se requiere de un sistema de ética para construir visión y confianza para el uso exitoso del mecanismo de mercado. Él incita a los diseñadores de políticas a que basen estos valores en la justicia social como fundamento y objetivo de la política pública. Por último, Sen argumenta en contra de la visión de que la negación de la libertad política y los derechos civiles básicos sea buena para un desarrollo económico rápido, y afirma que la privación de oportunidades para participar en decisiones cruciales con respecto de los asuntos públicos es negar a la gente el derecho a desarrollar y fortalecer un sistema democrático.

Aplicando los elementos de desarrollo de Sen a la arena del comercio, podría argumentarse que el comercio justo removería los obstáculos que los países en desarrollo experimentan al exportar sus productos a los mercados de países desarrollados y crear oportunidades para que aquellos avancen en su desarrollo. Aumentando la capacidad de los países en desarrollo, especialmente aquellos más pobres y marginados, para desarrollar su ventaja comparativa para producir y exportar, los proveería de las capacidades humanas, institucionales, productivas y de exportación necesarias para nivelar el campo de juego en el sistema de comercio. Estableciendo reglas que aseguren un balance justo entre costos y beneficios de los nuevos acuerdos, los valores e intereses de los países desarrollados y en desarrollo, la apropiada flexibilidad para que los países en desarrollo implementen políticas de desarrollo y la necesidad de fortalecer el sistema basado en reglas, aseguraría ambos la legitimidad y sostenibilidad de estas reglas. Y, finalmente, construyendo un sistema transparente e inclusivo de toma de decisiones en la OMC, los miembros contribuirían a la capacidad de los países en desarrollo de participar efectivamente en la toma de decisiones, lo que fortalecería la legitimidad de la institución. En resumen, los cuatro elementos de la dimensión del desarrollo en el sistema multilateral de comercio son comercio justo, desarrollo de capacidades, reglas balanceadas y buena gobernabilidad.

El concepto de trato especial y diferenciado (TED)ha sido establecido por mucho tiempo como instrumento esencial para asegurar la proporcionalidad en los compromisos tomados entre países desarrollados y en desarrollo, reflejando sus diferentes niveles de desarrollo y ganancias del sistema de comercio2. Sin embargo, TED es sólo un aspecto de la dimensión más amplia del desarrollo, y no debe ser concebido como sustituto para él 3. Abordar la dimensión más amplia requiere que nos concentremos en los asuntos clave de la OMC y su funcionamiento, que son: acceso a mercados, creación de reglas, desarrollo de capacidades, reglas balanceadas y buena gobernabilidad.

La Declaración de Doha hizo un llamado al sistema de comercio internacional para que desenvuelva su papel completo en la promoción de la recuperación, el crecimiento y desarrollo económico. Este artículo evalúa el "paquete de julio" de la OMC4 desde la perspectiva de la dimensión del desarrollo.

Comercio Justo

Los países en desarrollo negociaron exitosamente estructuras de acuerdos en acceso a mercados agrícolas y no agrícolas que son consistentes con el mandato de Doha y, a priori, no perjudiciales a sus intereses.

Mientras que el texto en agricultura es a menudo vago (pospone el debate en muchos asuntos y levanta el nivel de generalidad para evitar un impasse en esta etapa), sí provee alguna esperanza de que la promesa de Doha sobre comercio justo y desarrollo en agricultura aún puede ser cumplida.

Adicionalmente, los países en desarrollo tuvieron éxito en asegurarse que el principio de proporcionalidad fuese aplicado a sus compromisos, en línea con el principio de TED. Cabe resaltar, que un número de provisiones del texto de agricultura fue más allá de las provisiones tradicionales de TED; la sección de acceso a mercados, por ejemplo, permite a los miembros de los países en desarrollo designar un "número apropiado" de productos como Productos Especiales, basados en criterios de seguridad alimentaria, de bienestar y necesidades de desarrollo rural. Para aplicar el criterio a los productos especiales, los niveles de desarrollo de estos países y su vulnerabilidad necesitarán tomarse en cuenta.

En las negociaciones arancelarias industriales, el debate en la sustancia del marco ha sido pospuesto. Por tanto, las modalidades de liberalización de acceso a mercados no agrícolas (AMNA) necesitarán lograr dos cosas simultáneamente. Deberán abordar asuntos sobre picos arancelarios, escalamiento de aranceles y la reducción delos altos aranceles restantes que limitan las exportaciones de los países en desarrollo hacia mercados de países desarrollados; y asegurarse la suficiente flexibilidad para ajustarse a la diversidad de los niveles de desarrollo de los países en desarrollo.

El tema del algodón ilustró que los subsidios que distorsionan el comercio pueden y de hecho causan un impacto negativo sobre el bienestar y los prospectos de desarrollo delos países en desarrollo más pobres. Al rehusarse a negociar este asunto separadamente, los EE.UU. subrayaron la liga inextricable entre comercio justo y desarrollo. Así, el destino del algodón de los productores de África del Oeste está ahora inextricablemente ligado a un resultado ambicioso y exitoso de las negociaciones sobre agricultura de Doha.

Creación de Capacidades

La Declaración de Doha confirmó que "cooperación técnica y la creación de capacidad son elementos básicos de la dimensión de desarrollo del sistema multilateral de comercio" y reconoció que "serán factores importantes [...] los programas de asistencia técnica y de creación de capacidad con objetivos bien definidos y financiación sostenible" (párs. 38y 2). El texto de julio 2004 llama a los "países en desarrollo y en particular a los menos desarrollados para ser provistos con asistencia técnica ampliada en relación con el comercio y la creación de capacidades para aumentar su participación efectiva en las negociaciones, para facilitar su implementación de las reglas de la OMC y habilitarlos para que ajusten y diversifiquen sus economías". Adicionalmente, la sección de "otras cuestiones relativas al desarrollo "compromete a la OMC a asegurarse de que "preste especial atención a las necesidades y preocupaciones específicas de los países en desarrollo relacionadas con el comercio y el desarrollo, incluidas las limitaciones dela capacidad". Puede por tanto argumentarse que el texto de julio ha tomado en consideración la necesidad de abordar la implementación y proveer necesidades laterales de los países en desarrollo adicionalmente a los de creación de capacidades que tradicionalmente le corresponden a la OMC en armonía con los acuerdos de la Ronda Uruguay.

Adicionalmente al reconocimiento de la complementariedad entre aspectos del comercio y desarrollo del asunto delalgodón5, el texto de julio también reconoció que la OMC necesitaría trabajar de cerca con la comunidad que sigue los aspectos de desarrollo, incluyendo agencias bilaterales y multilaterales que asisten a los países en desarrollo en la creación de capacidades institucionales, productivas y de exportación.

El Anexo sobre las modalidades para la facilitación de comercio asegura a los países en desarrollo que las implicaciones del costo de sus necesidades y prioridades, asistencia técnica y soporte para creación de capacidades (incluyendo desarrollo de infraestructura) serán abordadas por los miembros de los países desarrollados, omitiendo cuáles obligaciones de implementación serán postergadas6. Estas provisiones mantienen la promesa de nuevas y más balanceadas reglas que podrían proveer la construcción de capacidades en países en desarrollo, particularmente los menos desarrollados, para beneficiarse también del comercio internacional y el sistema multilateral de comercio.


(Continúa...)

This article is published under
20 Septiembre 2004
Exportaciones subsidiadas de azúcar ilegales, Brasil gana panel en la OMC El cuatro de agosto, el Panel de la OMC encargado de examinar una queja interpuesta por Brasil y respaldada por Australia y...
Share: 
5 Octubre 2004
Cosbey, Aaron. Julio 2004. Lessons Learned on Trade and Sustainable Development: Distilling Six Years of Research from the Trade Knowledge Network. CD anthology of research attached. IISD. Winnipeg...
Share: