Entre protección y proteccionismo

28 Julio 2017

La creciente importancia de las medidas sanitarias y fitosanitarias (MSF) y de los requerimientos de inocuidad alimentaria genera un profundo debate a nivel del comercio internacional. De hecho, las más recientes controversias generadas por su aplicación a nivel regional nos llevan a cuestionar: ¿son las MSF un instrumento de protección en defensa de los consumidores o un medio proteccionista hacia los productores nacionales?

 

Globalmente, estas medidas están reguladas por el Acuerdo sobre la Aplicación de MSF y el Acuerdo sobre Obstáculos Técnicos al Comercio de la Organización Mundial del Comercio. No obstante, el éxito de cualquier política de protección al consumidor – o la aplicación de barreras proteccionistas – depende de los procedimientos seguidos a nivel local o regional. Más específicamente, los países deben negociar rigurosos protocolos sanitarios bilaterales, y el acceso al mercado internacional cada vez más depende de la habilitación sanitaria – más que la mera reducción o eliminación arancelaria. Para los países en desarrollo, esta realidad significa no solo lidiar con costos crecientes, sino también crear y mantener sistemas institucionales avanzados.

  

En este sentido, acontecimientos como la crisis desencadenada por la Operación “Carne Fraca” en Brasil, con cierres inmediatos de mercados, resaltan la importancia de fortalecer las políticas sanitarias agrícolas de un país. En cambio, tiempos de crisis inspiraron a otros países de la región a reformar su política sanitaria. Por ejemplo, Uruguay ha apostado por una política pública de sanidad animal que comienza en la trazabilidad de la materia prima. La trazabilidad es uno de los nuevos requisitos demandados por mercados como China y solicitado en su reciente habilitación a la exportación de carne vacuna de Estados Unidos.

 

Estos eventos y desenlaces en productos emblemáticos de la región, como la carne vacuna, exigen cada vez más políticas, sistemas de monitoreo y respuestas institucionales que puedan evaluar de forma rápida y rigurosa si la medida es una exigencia legítima de los consumidores o un proteccionismo encubierto.

 

Mientras los países del Cono Sur siguen buscando el perfeccionamiento de sus políticas nacionales, hay que subrayar la ausencia de una política sanitaria agrícola regional en el Mercado Común del Sur (MERCOSUR). Además de dificultar la armonización y la convergencia regulatoria entre los miembros del bloque, la ausencia de una política común imposibilita una negociación conjunta con terceros países. El mejor ejemplo es encontrado en la actual negociación entre el MERCOSUR y la Unión Europea.

 

A través de calificados invitados, la presente edición de Puentes introduce a esta temática de las barreras no arancelarias, la desarrolla y propone alternativas. Esperamos así, estimados lectores, promover el debate alentando a que las controversias señaladas se transformen en soluciones para la región.

 

El Equipo Puentes

This article is published under
28 Julio 2017
Desde una perspectiva comercial, el autor distingue las medidas sanitarias y fitosanitarias que buscan proteger al consumidor de aquellas que representan una protección encubierta para el país que las aplica. Las medidas son analizadas en los tres ámbitos de negociación principales de Argentina: bilateral, regional (MERCOSUR) y multilateral (OMC).
Share: 
2 Agosto 2017
OMC Para mayor información, pulse aquí . 31 de agosto Encuentro Formal del Órgano de Solución de Diferencias Local: Ginebra, Suiza CEPAL Para mayor información, pulse aquí . 7 al 9 de agosto Reunión...
Share: