Editorial | París a la espera de un nuevo acuerdo climático global

27 Noviembre 2015

Los ataques terroristas de París del pasado 13 de noviembre conmocionaron al mundo Occidental y están desencadenando consecuencias bélicas que apenas comienzan. Víctimas inocentes en Francia, deudas históricas sobre el conflicto en Siria, crisis de refugiados, continua turbulencia económica son apenas algunos de los componentes del actual y adverso panorama internacional que particularmente están afectando a Europa.

El sistema de gobernanza global, no obstante, no se detiene y a pesar de la incertidumbre inicial luego de los terribles sucesos, la Conferencia de las Partes para intentar firmar un nuevo acuerdo vinculante sobre cambio climático tendrá lugar en París del 30 de noviembre al 11 de diciembre. Las confirmaciones de los jefes de Estado para asistir a esta cumbre siguen en pie.

La apuesta para que en esta ocasión se selle un acuerdo obligatorio para limitar el calentamiento global a 2 ºC para fines de siglo sobre la base de las contribuciones previstas y determinadas a nivel nacional (INDC, por sus siglas en inglés), y que comenzarían a regir en 2020, es más bien alta, pero el pronóstico se mantiene reservado. La diplomacia climática es conocida por sus augurios de acuerdos que se difuminan o bien se alcanzan en los últimos minutos de sus encuentros, y esta no sería la excepción.

Aunque tres cuartas partes de los países, que representan 86% de las emisiones globales, presentaron ya sus compromisos nacionales, en conjunto las promesas son insuficientes para no superar el límite de los 2 ºC, por el contrario, reflejan un incremento entre 2,7 y 3,5 ºC de la temperatura con consecuentes efectos catastróficos para todas las actividades naturales y humanas.

La base, no obstante, para llegar a un acuerdo internacional, tiene más fundamento que en el pasado. Los Gobiernos han hecho la tarea interna, se están comprometiendo con sus propios ciudadanos y recursos, aunque buena parte de sus acciones están sujetas a financiamiento internacional. No obstante, también muchos de ellos no han definido con claridad cómo llevarían a la práctica la totalidad de sus planes bajo sus INDC, en qué plazos intermedios y con qué rigor.

El contexto internacional podría parecer más favorable para que París sea testigo de la firma del probablemente más importante acuerdo sobre cambio climático después del Protocolo de Kioto. No obstante, bien conocemos que los efectos de dicho acuerdo se diluyeron por la falta de apoyo del Congreso de los Estados Unidos y los instrumentos de aplicación que se volvieron endebles para abordar la problemática tan compleja del calentamiento.

¿Podrá el acuerdo de París ver la luz y contar con toda la fortaleza que requiere para alinear a los países hacia un mismo fin: la supervivencia humana? ¿O será otra cumbre donde se escurran las oportunidades y se repitan las exhortaciones al compromiso con la idea de que todavía hay tiempo para actuar?

El equipo de Puentes.

This article is published under
27 Noviembre 2015
En 2012, con la finalización del primer periodo del Protocolo de Kioto, el único instrumento vinculante con compromisos de reducción de emisiones en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre...
Share: 
30 Noviembre 2015
A partir de esta semana Francia será la sede de una gran negociación internacional, con la que se pretende cerrar un acuerdo climático universal que entraría en vigor al final de la década para...
Share: