Editorial | El mecanismo de solución de diferencias de la OMC bajo la lupa

9 Abril 2015

El mecanismo de solución de diferencias de la Organización Mundial del Comercio (OMC) es uno de los más completos y activos del sistema internacional. A él han acudido de manera constante tanto países desarrollados como en desarrollo para dirimir sus desacuerdos comerciales y resguardar sus derechos y obligaciones en el marco del sistema multilateral del comercio. Su récord es remarcable en cuanto a participación, cumplimiento y materias abordadas.

Con fallos sonados, algunas veces controversiales y otras muy vitoreados, el sistema ha ordenado la eliminación de barreras comerciales, como medidas antidumping y compensatorias; ha aclarado la relación y el orden entre comercio y otros fines, como la salud, el medio ambiente y la moral pública; ha generado impactos en el diseño y la aplicación de políticas públicas, como ha sucedido en los casos referentes a energía y de medidas sanitarias y fitosanitarias; y ha enfrentado a chicos y grandes con resultados diversos.

La revisión del mecanismo indica un estado funcional y efectivo aunque con importantes áreas de oportunidad para el beneficio de todos los involucrados: partes, terceros, grupos especiales, Órgano de Apelación, Secretaría de la OMC y Órgano de Solución de Diferencias. Los retos en cuanto a los asuntos cubiertos, el número creciente de disputas, la sofisticación de las apelaciones, los plazos y la afectación económica vigente durante todo el procedimiento, entre otros, son tema frecuente de discusión.

La región latinoamericana es uno de los principales usuarios del sistema: entre una quinta y una cuarta parte de los casos corresponden a los nuestros. Brasil, México y Argentina lideran la lista con disputas icónicas en contra de Estados Unidos, la Unión Europea y China y otras más con socios de la misma región y otros países en desarrollo.

Se espera que el fenómeno de las cadenas globales de valor, la proliferación de normas comerciales, incluidas las de los acuerdos megarregionales, el incremento de barreras no arancelarias, el mayor conocimiento sobre el mecanismo y la participación en aumento de más actores como China y Rusia sigan propiciando un mayor uso del mecanismo multilateral.

La comprensión y el impulso de la participación de nuestros países en el mecanismo se estiman vitales, pues es ahí donde se seguirá desarrollando el derecho de la OMC, escuchando los reclamos de gobiernos y a través de ellos, del sector privado, y garantizando la previsibilidad y seguridad de un sistema multilateral de comercio basado en reglas.

 

El equipo de Puentes.

This article is published under
9 Abril 2015
Puentes conversó con Mario Matus, nuevo director general adjunto de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual sobre los actuales desafíos de la región en esta materia, así como la labor de...
Share: 
13 Abril 2015
Luego de varias reuniones entre la comisionada de Comercio Europeo, Cecilia Malmström, y los parlamentarios y ministros de Comercio de la Unión Europea , los funcionarios del bloque están estudiando...
Share: