Desarrollo sostenible y la OMC: de las contradicciones al equilibrio

11 Diciembre 2017

Liberalización comercial: muchos la veneran. Otros la maldicen. Sin embargo, todos son unánimes en reconocer que la liberalización comercial y el desarrollo sostenible son inseparables. En los próximos años, muchos de los desafíos de la Organización Mundial del Comercio (OMC) están relacionados con los impactos del desarrollo sostenible sobre el comercio internacional – como es notorio en los casos del cambio climático y de los recursos naturales. Hoy, no se puede avanzar de un lado, sin concomitantemente proteger el otro. Al mismo tiempo, el concepto “desarrollo sostenible” es muy amplio y flexible – lo que genera muchas controversias.

 

Contradicciones del desarrollo sostenible en la OMC

 

En su Preámbulo, el Acuerdo Constitutivo de la OMC reconoce que las políticas de comercio de los países miembros deben apoyar la elevación de los patrones de vida, garantizar el pleno empleo y el crecimiento económico y buscar una óptima utilización de los recursos mundiales. Estos aspectos relacionados al desarrollo sostenible también son mencionados en las Declaraciones de Singapur, Ginebra y Doha, así como en el Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio de 1994 (GATT-94, por su sigla en inglés) y la Cláusula de Habilitación, por citar algunos.

 

Esto sugiere que el desarrollo sostenible es el resorte principal en la estructura de la OMC. Asimismo, los Acuerdos de la Organización presenten un total de ciento cincuenta y cinco disposiciones dirigidas a los países en desarrollo y a sus problemas crónicos de desarrollo.

 

Sin embargo, las últimas décadas no han sido alentadoras en la OMC. El Comité de Comercio y Desarrollo no obtuvo un único resultado digno de mención, manteniendo un registro de improductividad que se remonta a la época del GATT-47. En ese sentido, la OMC no tiene competencia institucional para responder a los anhelos de protección necesarios para la noción de desarrollo sostenible. Esto se debe a que sus acuerdos tratan este concepto sólo de forma tangencial: no hay pena sin ley, ni obligación sin regla de conducta específica.

 

Además, hay grandes divergencias sobre el impacto y la naturaleza de la noción de sostenibilidad en las reglas del libre comercio. ¿Cómo evitar que medidas supuestamente dirigidas al desarrollo sostenible no se transformen en proteccionismo? ¿Cómo fomentar medidas legítimas de sostenibilidad para fines de libre comercio? Para algunos, la liberalización comercial desempeña un papel importante para los países miembros y para sus políticas de sostenibilidad. Otros se oponen radicalmente a esta afirmación, sosteniendo que las reglas de la OMC sólo contribuyen al declive generalizado de las cuestiones relacionadas con el desarrollo a nivel mundial.

 

En este escenario, algunos temen que la OMC exija la presencia expresa de los principios de desarrollo sostenible en sus Acuerdos, aunque la mayoría de sus miembros no sean capaces de implementarlos plenamente. Otros argumentan que el preámbulo de la OMC no hace más que dificultar la ejecución de objetivos más importantes de desarrollo sostenible que están previstos en otros instrumentos jurídicos internacionales. La verdad puede estar con todos y nadie: son las paradojas y contradicciones del desarrollo sostenible en la OMC.

 

Apoyo mutuo y equilibrio del desarrollo sostenible en la OMC

 

En el sistema de resolución de diferencias de la OMC, la extensión y naturaleza del concepto de desarrollo sostenible puede demostrar que la Organización enfrentará desafíos en esa materia – como ya viene ocurriendo.

 

En la mayoría de los casos presentados ante el Órgano de Solución de Diferencias (OSD), el principal argumento utilizado en favor de la noción de desarrollo sostenible tiene como fundamento las excepciones del Artículo XX del GATT-94, las excepciones del Artículo XIV del Acuerdo General sobre Comercio de Servicios (GATS, por su sigla en inglés) y las excepciones del Artículo 27 del Acuerdo sobre los aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual Relacionados con el Comercio (TRIPS, por su sigla en inglés).

 

Un análisis de las disputas que traían argumentos relativos al desarrollo sostenible en el OSD demuestra que la gran parte de los casos era, en realidad, una forma disfrazada de obstaculizar el libre comercio: proteccionismo con una máscara de sustentabilidad. En otras palabras, el desarrollo sostenible es mencionado más como obstáculo a la liberalización comercial, y no como la búsqueda por una mejor calidad de vida para las generaciones presentes y futuras.

 

El gran desafío de la OMC y de sus miembros hoy es convencer a un mundo cada vez más escéptico de que la liberalización del comercio mundial puede contribuir a alcanzar un ideal mayor: el desarrollo sostenible. ¿Serán los miembros de la OMC capaces de responder a este desafío? ¿Desean hacerlo?

 

La capacidad de la OMC para conciliar el libre comercio con el desarrollo sostenible es una preocupación central para la legitimidad de la institución y, por lo tanto, es vital para que pueda haber apoyo mutuo y equilibrio. Dentro de esta perspectiva, el libre comercio no puede ser interpretado como un fin en sí mismo. El supuesto fundamental es que la liberalización comercial conduce a la prosperidad y que, en contrapartida, se generan mejores condiciones para el pleno desarrollo sostenible. El equilibrio requiere, por lo tanto, que se considere la relevancia de los diferentes objetivos.

 

Consideraciones finales

 

La venerada y maldita liberalización comercial camina, paso a paso, al lado del desarrollo sostenible. No hay cómo negar que la noción de desarrollo sostenible está íntimamente ligada a la liberalización comercial. Los países miembros de la OMC deben reconocer, sin embargo, las limitaciones que la Organización enfrenta para la promoción del desarrollo sostenible.

 

Para frenar el efecto negativo de las medidas comerciales disimuladas en protección del desarrollo sostenible, sería importante una agenda positiva común, con reglas específicas, que permitan a la OMC alcanzar un equilibrio crucial: apoyar a los países miembros que desean avanzar con una agenda positiva de objetivos legítimos sobre el desarrollo sostenible y, al mismo tiempo, evitar que las “medidas sobre sostenibilidad” no sean en realidad una forma disfrazada de proteccionismo y de obstáculo al libre comercio mundial.

 

Nada impide que el desarrollo sostenible sea parte integrante de los Acuerdos de la OMC, dada la necesidad de mejorar las condiciones de vida para la generación presente y para las generaciones futuras. A pesar de las divergencias sobre el impacto y la naturaleza de la noción de sostenibilidad en las reglas del libre comercio, la cuestión que se plantea es: ¿cómo fomentar medidas legítimas de sostenibilidad para fines de libre comercio?

 

La Conferencia Ministerial de Buenos Aires en diciembre de 2017 es una gran oportunidad para que los países miembros de la OMC afronten este desafío y creen condiciones efectivas para que el libre comercio prospere libre de paradojas y contradicciones, basado en el apoyo mutuo y equilibrado entre el libre comercio y el concepto de desarrollo sostenible.

 

* Ligia Maura Costa es abogada y profesora titular del Departamento de Fundamentos Sociales y Jurídicos de la Escuela de Administración de Empresas de São Paulo, Fundación Getulio Vargas (FGV-EAESP).

This article is published under
11 Diciembre 2017
¿Cuál es el rol del comercio para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030? En las vísperas de la Undécima Conferencia Ministerial (MC11, por su sigla en...
Share: 
11 Diciembre 2017
Este artículo destaca la importancia de las negociaciones multilaterales sobre la pesca para el desarrollo sostenible. Ante la dificultad de alcanzar un acuerdo en el tema en la OMC, el autor propone algunos caminos que pueden contribuir a que los miembros avancen en esa dirección.
Share: