Cumbre Brasil-UE termina con pocos avances

27 Febrero 2014

La séptima Cumbre Brasil-Unión Europea, realizada el 24 de febrero en Bruselas, Bélgica, culminó con el anuncio de un acuerdo para la construcción de un cable de fibra óptica entre Fortaleza y Lisboa. 

 

Sin embargo, no hubo avances significativos en relación a las negociaciones de un acuerdo de libre comercio entre el Mercado Común del Sur y la UE. El encuentro tampoco permitió disipar el malestar generado por la decisión de la UE de cuestionar la política industrial brasileña ante la Organización Mundial del Comercio.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, manifestó su descontento con la Unión Europea (UE) durante una entrevista con los presidentes de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, y del Consejo Europeo, Herman Von Rompuy. Indicó que Brasil se sorprendió mucho de una denuncia europea ante la OMC precisando que trata de programas que son esenciales para el desarrollo sostenible de la economía en el país.

La queja se refiere a dos programas: la zona franca de Manaos e Innovar-Autos que aumenta los impuestos aplicados a los coches importados de países fuera de Mercosur. La Presidenta Rousseff destacó que Innovar-Autos es un importante programa de desarrollo tecnológico en Brasil en el cual participan mayormente empresas europeas. En cuanto a la zona franca, resaltó el carácter ambiental y sostenible del proyecto de acuerdo a valores fundamentales para los países europeos.

Barroso respondió a esas críticas indicando que la UE no se opone a esta zona franca y entiende sus objetivos regionales. Sin embargo, agregó que las dudas se refieren al  instrumento y las medidas para alcanzar este objetivo.

En una declaración conjunta, ambas partes reiteraron su empeño por concluir las negociaciones UE-Mercosur iniciadas en 2000. Rosseff, Von Rompuy y Barroso mencionaron la importancia de la reunión técnica que tendrá lugar el 21 de marzo próximo y durante la cual se establecerá la fecha de un encuentro para el intercambio de ofertas de liberalización comercial.

Respecto al cable submarino de fibra óptica, la presidenta brasileña subrayó el carácter fundamental del proyecto, de US$ 185 millones, para asegurar la neutralidad de Internet. La empresa brasileña de telecomunicación Telebras y la empresa española IslaLink Submarines Cables formaron una joint venture para realizar la instalación del cable, contribuyendo al capital con una participación respectiva de 35% y 45%. Fondos de pensión europeos y brasileros componen el resto de la participación accionaria.

Traducción y adaptación de "Cúpula Brasil-UE termina com poucos avanços", Pontes, Vol. 9, No. 2, febrero de 2014.

27 Febrero 2014
La Comisión Europea adoptó directivas de negociación este 10 de febrero para un diálogo político bilateral y un acuerdo de cooperación con Cuba. Aunque la Posición Común de la Unión Europea (UE), que...
Share: 
4 Marzo 2014
Tras intensas reuniones en Singapur, entre el 22 y 25 de febrero, la ronda de negociación para el Acuerdo de Asociación Transpacífico se cerró sin lograr consenso. Aunque los ministros se felicitaron...
Share: