Condicionantes políticos y económicos definen los tiempos de renegociación del NAFTA

11 Mayo 2018

Desde el inicio de esta semana, los líderes de las negociaciones por el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por su sigla en inglés) se encuentran realizando conversaciones de alto nivel. El objetivo: dar mayor impulso al proceso de renegociación del NAFTA. Si bien no se trata de la octava ronda formal de negociaciones, los representantes de Canadá, Estados Unidos y México -Chrystia Freeland, Robert Lighthizer e Ildefonso Guajardo, respectivamente- y su equipo de asesores se encuentran reunidos a fin de lograr un acuerdo para mediados de mayo.

 

Los condicionantes políticos que atraviesa el presidente estadounidense, Donald Trump,  abren una ventana de oportunidad para que México y Canadá logren mejorar las condiciones de negociación en torno a los temas más controversiales del NAFTA. Si las fechas límites planteadas por Estados Unidos resultan ciertas, la semana próxima se conocerá, finalmente, el devenir del acuerdo.

 

La anterior ronda de negociaciones, celebrada en el mes de marzo, se interrumpió abruptamente ante el anuncio de Donald Trump de imposición de aranceles al acero y aluminio. Si bien dicha medida fue temporalmente suspendida por medio del otorgamiento de una excepción a todos los países afectados hasta junio de 2018, el mensaje parecía claro: o se renegociaba el acuerdo con una lógica de America First, o se afrontaba este cambio de política comercial estadounidense.

 

Pero ahora esta disyuntiva no parece ser lo suficientemente disuasiva. Por un lado, no han faltado críticas referidas a lo perjudicial de la imposición de aranceles para los consumidores y empresas de Estados Unidos. Por otro lado, varios sectores productivos del país, especialmente el agrícola, presionan por la renegociación del acuerdo, a punto tal de poner en peligro la hegemonía del Partido Republicano en las elecciones legislativas de medio término que se avecinan para noviembre próximo.

 

En efecto, la administración Trump pretende que el Congreso vote el acuerdo antes de la renovación de representantes que ocurrirá en enero de 2019. Para que ello ocurra, el texto acordado por las partes se deberá presentar en el Congreso hasta octubre de 2018.

 

La modificación de las relaciones de fuerza entre las partes repercute en el proceso de renegociación del NAFTA. Los porcentajes referidos a las reglas de origen, que el gobierno de Estados Unidos pretendía fijar en el 85%, se están negociando finalmente entre el 70 y 75%. A esto se le suma la inclusión o no de un cronograma de implementación gradual y de cambios en los salarios mínimos abonados a los industriales con el fin de reducir las brechas de competitividad de las regiones en donde se producen automóviles.

 

De no lograr un consenso entre las partes en los próximos días, se puede considerar una posible vía de salida alternativa a este conflicto: la reincorporación de Estados Unidos al Acuerdo Amplio y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP, por su sigla en inglés), que ya posee a Canadá y México como países miembros.

 

Reportaje ICTSD

 

Otras fuentes consultadas:

 

Bridges. NAFTA Talks at Pivotal Point as Ministers Resume Work in Washington. (09/05/2018).

 

Reuters. Ryan sets May 17 deadline for NAFTA deal, Mexico sees time running short. (10/05/2018).

 

9 Mayo 2018
Bolivia acaba de seleccionar a la empresa alemana ACI Systems para que sea socio estratégico de Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB) en la extracción e industrialización del carbonato de litio. La...
Share: 
16 Mayo 2018
La ratificación del Tratado de Libre Comercio (TLC) firmado entre Chile y Uruguay en 2016 se encuentra en un momento de intensa negociación política, especialmente en Uruguay. Si bien existen ciertos...
Share: