Boletín Especial Puentes No. 1 | Negociadores llegan a Bonn para sentar las bases de la acción climática en 2018

6 Noviembre 2017

Casi dos años después de la adopción del Acuerdo de París sobre cambio climático de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), los delegados están reunidos en Bonn (Alemania) para continuar desarrollando un "reglamento" sobre la implementación de este acuerdo histórico.

 

Reunidos en la 23ª Conferencia de las Partes (COP 23, por su sigla en inglés) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), los negociadores planean pasar los próximos quince días avanzando en un programa de trabajo. De la misma manera tienen la intención de avanzar en el diseño de un diálogo de facilitación mediante un foro intergubernamental que revise los esfuerzos colectivos climáticos de cada país, entre otros temas de la agenda.

 

De Fiji, titular de la presidencia de la COP 23, se espera que traiga su perspectiva insular del Pacífico a Bonn, con temas como resistencia al clima, financiación para la adaptación y problemas de salud marina entre sus prioridades.

 

Al momento de esta publicación, 169 países han ratificado el Acuerdo de París, lo que representa el 88% de las emisiones mundiales, mientras que 165 naciones han presentado sus contribuciones determinadas a nivel nacional (NDCs, por su sigla en inglés). A principios de este año, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que su país abandonaría el acuerdo en 2020, lo que provocó que otros líderes enfatizasen su compromiso continuo con la cooperación climática internacional. El compromiso se mantiene inclusive cuando la salida del emisor más grande del mundo obstaculizará los esfuerzos conjuntos para limitar el aumento en dos grados centígrados de la temperatura global desde niveles preindustriales.

 

Esta COP se produce en medio de la divulgación de informes preocupantes sobre los niveles de emisiones. La semana pasada, ONU Medio Ambiente estimó que, de ser implementadas las promesas actuales de París, estas representarían sólo un tercio de los recortes de emisiones necesarios para mantenerse por debajo del objetivo de los dos grados Celsius. La Organización Meteorológica Mundial descubrió que las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono en 2016 crecieron a una velocidad récord, marcando su nivel más alto en 800.000 años.

 

Estructura de las negociaciones en Bonn

 

En la COP 23, los miembros de la CMNUCC se reunirán de acuerdo con sus funciones como Partes del Acuerdo de París y del Protocolo de Kyoto. Durante la segunda semana, jefes de gobierno y ministros participarán en un segmento de alto nivel.

 

Fiji también convocará eventos de alto nivel sobre temas como salud y derechos humanos en el contexto climático. Las Partes también han asignado algunos elementos a un Grupo de trabajo especial sobre el Acuerdo de París (APA), y otros al actual Órgano Subsidiario de Asesoramiento Científico y Tecnológico (SBSTA, por su sigla en inglés) y al Órgano Subsidiario de Ejecución (SBI, por su sigla en inglés). Se espera que estos finalicen los detalles restantes para la implementación del Acuerdo de París.

 

Diálogo de facilitación y balance global

 

En virtud del Acuerdo de París, las partes acordaron hacer un balance de sus NDCs cada cinco años. El primer balance completo será en 2023; sin embargo, se ha establecido la realización de una evaluación inicial conocida como diálogo de facilitación en 2018.

 

En ese año, las presidencias de la COP de 2016 y 2017, Marruecos y Fiji respectivamente, informarán sobre los preparativos para el diálogo de facilitación y consultarán sobre su organización a las Partes. Las Partes también negociarán sobre cómo identificar las fuentes de datos que se utilizarán para el balance global, basándose en el trabajo realizado el año pasado. Los resultados del diálogo de facilitación están destinados a desempeñar un papel clave para ayudar a las Partes en la formulación de versiones revisadas de sus NDCs, que deberán ser presentadas en 2020.

 

Tecnologías limpias

 

Las tecnologías limpias y su difusión a través de las fronteras son esenciales para la acción climática y para la implementación del Acuerdo de París. Es por ello que se espera que las Partes debatan sobre la elaboración de un marco tecnológico acordado en 2015, para proporcionar una orientación general al Mecanismo Tecnológico existente. Este último fue establecido por la CMNUCC en 2010 para ayudar a los países en desarrollo a abordar cuestiones de las políticas y su implementación, así como también la transferencia de tecnologías relacionadas con el clima. En mayo, las Partes solicitaron informes sobre las actividades realizadas y posibles iniciativas futuras vinculadas al uso de tecnologías en la implementación del Acuerdo de París. En la COP 23, los negociadores analizarán más a fondo estas presentaciones y continuarán deliberando sobre cómo guiar el Mecanismo Tecnológico.

 

Plan de acción de género

 

Hace un año en Marruecos, las partes solicitaron un plan de acción para ayudar a cumplir las decisiones climáticas de la ONU y sus mandatos, incorporando una dimensión de género. En este sentido, se han realizado consultas a lo largo del año, con el objetivo de negociar los detalles finales y adoptar un Plan de Acción de Género en la COP 23.

 

Financiamiento para el cambio climático

 

El financiamiento para la cuestión climática también figura en la agenda de la COP 23. Las Partes revisarán las cuestiones relacionadas con los arreglos institucionales y las modalidades operativas del Fondo de Adaptación. El mecanismo se creó hace 10 años para ayudar a los países en desarrollo a aumentar su capacidad de resiliencia y adaptación al cambio climático. Las Partes también continuarán las conversaciones sobre las modalidades de control de los fondos públicos movilizados para apoyar a las naciones en desarrollo.

 

Asimismo, las Partes revisarán los informes sobre el Fondo Verde Climático, creado en 2010 para ayudar a movilizar fondos con el objetivo de apoyar a los países en desarrollo en la mitigación y adaptación a los fenómenos climáticos, así como los informes sobre el Fondo Mundial para el Medio Ambiente, una asociación que existe hace décadas, dedicada a anticipar el financiamiento de acciones ambientales, incluso bajo la CMNUCC. En este sentido, las Partes proporcionarán orientación en diversos aspectos de sus actividades.

 

Además, las Partes deben analizar el financiamiento climático para la mitigación y adaptación a los fenómenos climáticos a largo plazo, examinando los resultados de los talleres anteriores y proporcionando orientación para los futuros. Otro ítem de la agenda que está avanzando, relacionado con la implementación del Acuerdo de París, se refiere a la determinación de cuál información deberían proporcionar las Partes sobre la movilización de recursos financieros para los esfuerzos de mitigación y adaptación de los países en desarrollo.

 

Enfoques cooperativos

 

La cooperación voluntaria entre las Partes para el cumplimiento de sus NDCs sigue siendo un elemento importante del Acuerdo de París, aunque al mismo tiempo desafiante, ya que interfiere en cómo las Partes prevén poner en práctica sus planes individuales de acción climática. Estos enfoques cooperativos se discuten en el Artículo 6, que abarca enfoques tanto de mercado como los no relacionados con el mercado. Los Artículos 6.2 y 6.4 brindan opciones para emplear los "resultados de la mitigación transferidos internacionalmente" (RMTI) y su utilización en una jurisdicción fuera de donde fueron emitidos.

 

Conversaciones sobre el Artículo 6.2, el cual se refiere a la cooperación voluntaria que involucra a los RMTI, se centrarán en el programa de trabajo sobre contabilización. De igual manera, se abordarán cómo poner en práctica conceptos tales como "la promoción del desarrollo sostenible" y cómo "garantizar la integridad y la transparencia ambiental, incluida su gobernanza". Estos temas fueron descritos como requisitos para las Partes que persiguen este compromiso voluntario, y permanecieron en el Texto de Paris como ambigüedades constructivas. Las Partes deberán aclararlas para proceder con el uso de los RMTI - por ejemplo, intercambiando créditos a nivel internacional o vinculando los mercados de carbono más allá de las fronteras.

 

El Artículo 6.4 cubre un nuevo mecanismo que "contribuirá a la mitigación de las emisiones de gases de efecto invernadero y respaldará el desarrollo sostenible". Los negociadores continuarán las conversaciones sobre el funcionamiento y la gobernanza del mecanismo, así como sobre cómo incentivar las inversiones privadas en estos temas.

 

Las Partes han presentado documentos sobre todos los componentes de los  Artículos 6.2 y 6.4. Los negociadores abordarán la orientación sobre los enfoques cooperativos en conformidad con el Artículo 6.2; reglas, modalidades y procedimientos para el mecanismo del Artículo 6.4; y el programa de trabajo en el marco de los enfoques no relacionados con el mercado del párrafo 8 del Artículo 6. Un resultado probable puede ser un texto esquemático con varios elementos, potencialmente un mandato para que los co-presidentes o co-facilitadores generen un texto de negociación para los diálogos de mitad de año de 2018.

 

Medidas de respuesta

 

La minimización de posibles impactos económicos, sociales o ambientales adversos de la implementación de "medidas de respuesta" para enfrentar el cambio climático sigue siendo un tema desafiante en el contexto climático de la ONU. Las Partes han destacado constantemente su importancia, especialmente para los países en desarrollo, durante los diálogos internacionales sobre el clima, consagrando estos principios  en la propia Convención, en el Protocolo de Kyoto y en el Acuerdo de París. Sin embargo, el progreso continúa siendo lento en el desarrollo de los conocimientos pertinentes y la cooperación transfronteriza. Esta última se considera crucial, ya que muchas Partes ven las conversaciones sobre medidas de respuesta con una perspectiva comercial. Las medidas de respuesta pueden afectar los patrones de oferta y demanda y, por lo tanto, los flujos comerciales, especialmente de los combustibles fósiles y los bienes intensivos en carbono. Por lo tanto, cuestiones comerciales se han venido planteando en la CMNUCC bajo este título, a pesar de que el comercio y sus vínculos con el cambio climático no sea un tema formal de negociación de la CMNUCC.

 

Las conversaciones sobre las medidas de respuesta se centran actualmente en dos temas: el programa de trabajo del "Foro mejorado" (FM), tratado conjuntamente por el SBI y el SBSTA; y el diseño del "Foro para  el Acuerdo de París" (FPA). Actualmente, estos foros están destinados a ayudar a crear conocimiento y comprensión sobre los impactos de las medidas de respuesta, y fomentar la cooperación entre las Partes, así como el intercambio de información. Sin embargo, algunas Partes cuestionan si los foros no deberían examinar también la implementación de políticas.

 

El programa de trabajo del FM incluye actualmente dos elementos: "la diversificación y transformación económica" y "la transición justa de la fuerza de trabajo y creación de trabajo decente y puestos de trabajo de calidad". Los co-presidentes del SBSTA y del SBI han invitado a realizar presentaciones sobre este programa de trabajo, considerando también la eventual necesidad de la utilización de herramientas de modelación y la posible capacitación sobre su utilización. El foro también puede continuar discutiendo los resultados del primer Grupo de Expertos Técnicos ad hoc (TEG, por su sigla en inglés), convocado en mayo. Los negociadores también pueden discutir la revisión del trabajo del FM.

 

Los días 4 y 5 de noviembre se realizó un taller previo a la COP sobre el FPA. Otros diálogos también se centrarán en la determinación de sus funciones, modalidades y programa de trabajo, y se solicitará a las Partes que presenten informes sobre estas áreas. El resultado de ello puede ser un documento que contenga elementos y un mandato para que los co-presidentes presenten un texto de negociación.

 

Momento crucial para la acción climática

 

En general, se espera que la COP 23 sea un evento de transición, con negociadores dispuestos a trabajar para hacer operativo el Acuerdo de París y perfeccionar un diálogo de facilitación. De la misma forma, preparará a los gobiernos para revisar sus NDCs en 2020, con el objetivo de conseguir una acción climática más ambiciosa. Sin embargo, esta es la primera COP desde que Trump declaró sus planes de retirada del Acuerdo de París.  Por lo tanto, con este nuevo contexto se pondrán a prueba los límites de la colaboración climática a nivel internacional, así como el nivel del compromiso de las Partes - teniendo en cuenta que una de las Partes, una de las más importantes, planea abandonar su compromiso con el acuerdo multilateral sobre el clima. 

 

Reportaje ICTSD

2 Noviembre 2017
Los países de la Alianza del Pacífico – Chile, Colombia, México y Perú –culminaron su primera ronda de negociación para incorporar a Australia, Canadá, Nueva Zelanda y Singapur como Estados Asociados...
Share: 
9 Noviembre 2017
Reducción de Subsidios de Combustibles Fósiles y la Organización Mundial del Comercio ICTSD – octubre 2017 El uso de energía fósil sigue siendo la principal causa de las emisiones de gases de efecto...
Share: