Ante déficit comercial con Brasil, Argentina mantiene el silencio sobre el uso del “sistema flex”

6 Abril 2018

Argentina acaba de tener el mejor trimestre en la historia en lo referente al patentamiento de automóviles 0KM. La contracara de esta noticia es que gran parte de estos vehículos es de origen brasileño, lo que significa que el déficit comercial argentino con este país continúa incrementándose. La utilización del sistema flex de compensación comercial no parece estar, sin embargo, en la mira de las autoridades argentinas.

 

Según la Asociación de Concesionarios de Argentina, entre enero y marzo de 2018 se patentaron en el país 274.115 vehículos, marcando un crecimiento del 18% interanual. Si bien estas cifras son una muestra de la recuperación económica en curso, más del 60% de estos vehículos fueron producidos en Brasil – incrementando las importaciones desde el vecino. La balanza comercial bilateral parece seguir vis à vis este fenómeno: en marzo, el comercio con Brasil arrojó un saldo negativo de 830 millones de dólares para Argentina, lo que representa un incremento del 20% en la comparación interanual.

 

El comercio entre Brasil y Argentina es fluido y abarca diferentes eslabones de la cadena de valor automotriz. Argentina exporta productos asociados a la industria, como automóviles de pasajeros, vehículos de carga, gas propano, aluminio en bruto y polímeros plásticos. Brasil, por su parte, exporta vehículos de carga, motocicletas, autopartes y aceites combustibles, entre otros. El comercio entre ambos países -y los restantes países miembros del Mercado Común del Sur (MERCOSUR)- está regulado por un Pacto Automotor Común, que establece aranceles y cuotas de comercio a fin de favorecer la integración regional de la cadena.

 

Más específicamente, el Pacto Automotor Común contempla un arancel aduanero del 35% para la entrada de vehículos provenientes de países extra-bloque y una banda de entre el 14% y el 18% para el ingreso de componentes. Además, incluye una cláusula de compensación comercial -conocida como “sistema flex”- que establece que, por cada 1,5 dólar que las terminales argentinas importan de Brasil, deben compensarlo con 1 dólar de envíos a ese país. Este coeficiente se fijó a partir de 2014 y es válido hasta junio de 2020, momento en el cual el coeficiente debiera pasar a 1,7 (véase Boletín de Noticias Pontes).

 

No obstante el Pacto, desde 2016 el gobierno argentino ha permitido que las empresas automotrices superen esta cifra holgadamente -hasta el doble-, sin aplicar ningún tipo de sanciones. Esto quizás se explique por los pronósticos optimistas de la Casa Rosada, que vaticinan una reversión de la tendencia gracias a una desaceleración de las importaciones y una aceleración de las exportaciones de Argentina. Asimismo, tanto General Motors como Volkswagen han dejado saber que apuestan a una reconversión del negocio, buscando más rentabilidad por unidad y menores ganancias por volumen, lo que implica menos importaciones. Toyota tiene planes concretos de lanzamiento de vehículos de alto valor agregado como las pick ups. FIAT, en cambio, apuesta a sortear estas dificultades apostando a una apertura del mercado mexicano.

 

Reportaje ICTSD

 

Otras fuentes consultadas:

 

IProfesional. ¿Multas por exceso de importaciones?: las automotrices toman medidas urgentes para evitar sanciones del Gobierno. (21/03/2018).

 

La Nación. Celebran el acuerdo automotor con Brasil. (28/06/2016)

 

Valor Econômico. Brasil e Argentina renovam acordó automotivo por mais um ano. (25/06/2015).

3 Abril 2018
A partir de hoy y hasta el viernes 6 de abril, ciento cincuenta parlamentarios de Europa y América Latina participarán en las reuniones de la Asamblea Parlamentaria Euro-Latinoamericana (EuroLat),...
Share: 
10 Abril 2018
Desde el periodo de campaña electoral, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha adelantado la intención de cambiar la estrategia del país en sus negociaciones internacionales. Fiel a su...
Share: