América Latina golpeada por la volatilidad cambiaria

27 Agosto 2015

Los últimos eventos relacionados a las divisas internacionales afectarían a una región que ya se encuentra en un proceso de desaceleración y con bajas estimaciones de crecimiento; un panorama poco alentador de acuerdo a expertos en la materia, pero con diversas aristas.

 

El pasado 11 de agosto, China sorprendió al mundo al devaluar su moneda, el yuan, en casi un 2%, la mayor caída desde 1994 como algunos han proclamado. El hecho y la desaceleración que la economía china ha sufrido en el último tiempo ha llevado a muchos a considerar la idea de una guerra cambiaria y que la decisión busca fundamentalmente afianzar la competitividad de sus exportaciones frente al mercado internacional.

Lo anterior implicaría además que la estrategia detrás de la devaluación china es promover el crecimiento por medio del aumento de las exportaciones por sobre el consumo, en tanto la devaluación abarataría las exportaciones y encarecería las importaciones.

He aquí, precisamente, una de las preocupaciones de aquellos que hablan de una posible guerra cambiaria, pues aquellos países que se consideren en una desventaja comercial podrían reaccionar con una devaluación de sus propias monedas buscando fines similares en relación a sus exportaciones.

El impacto en América Latina
China ha jugado un papel central en el boom de las materias primas, principales exportaciones de los países de América Latina. No obstante, diversos analistas consideran que la actual devaluación del yuan frente al dólar dificultará aún más el mercado de las materias primas.

Como consecuencia, el precio a la baja de las materias primas se mantendrá bajo presión ahora no solo por una desaceleración de la economía china, sino además por una disminución en la demanda, reduciendo la entrada de divisas y enredando las balanzas comerciales de los países de la región.  

Además de lo anterior, el alza del dólar ha superado varios récords en la región. En Chile, por ejemplo, ya superó los $ 700 pesos chilenos por dólar, barrera que se había mantenido por los últimos 12 años. En Colombia, por su parte, el peso ha sufrido una baja constante prácticamente desde julio de 2014, alcanzando en el último año una devaluación de 36%.

Para productos extranjeros o países con altas importaciones, el alza del dólar implicará un encarecimiento de los bienes. Como señala la BBC, en los casos de México, Colombia, Perú, Venezuela, Guatemala y República Dominicana, importadores netos de maíz, se podrían registrar alzas de los productos finales debido a un dólar en alza. Lo mismo con vehículos, ropa y bebidas.

Para países dolarizados como Panamá, El Salvador y Ecuador, la subida del dólar reducirá la competitividad de sus exportaciones, aunque tendrán un mejor acceso a productos importados.

Por su parte, para países que además exportan bienes y servicios de manera significativa como Colombia, México, Chile, Brasil y Perú el alza implicará una mayor tasa de cambio al traducir las ventas en dólares en las respectivas monedas nacionales.

La estrategia de largo plazo
Si bien hay quienes que consideran que la devaluación del yuan se debe a las intenciones de mejorar la competitividad de las exportaciones chinas en los mercados internacionales, hay quienes sostienen que lo anterior no se debe si no a una estrategia de largo aliento para posicionar la divisa china en los activos de reserva de divisas del Fondo Monetario Internacional (ver Puentes, junio 2015).

China ha estado presionando para que el yuan ingrese en los activos de reserva, conocidos como Derechos especiales de giro (DEG). Por lo pronto, El DEG determina su valor sobre la base de una cesta de cuatro mayores divisas: dólar estadounidense, euro, yen y libra esterlina. Si la divisa china fuese incluida podría incrementarse su uso e internacionalizarse, convirtiéndose en un serio competidor del dólar estadounidense.

La composición de la cesta se revisa cada 5 años y se ha programado una nueva revisión a fines de este año. Por lo mismo, China podría estar buscando cumplir con los requisitos –que el país emisor sea uno de los principales exportadores del mundo y que la moneda sea de libre uso.

En esta línea, China ha anunciado que el mercado orientará de ahora en adelante la fijación del tipo de cambio a diario, no obstante la última devaluación, a la que el Banco Popular de China describió como “una devaluación excepcional” y consideró como una reforma libre de mercado.

Más información en:
La caída del yuan eleva presión sobre una Latinoamérica ya en desaceleración”, EFE, 12 de agosto de 2015; “La devaluación del yuan acentúa la caída de precio de las materias primas”, Efecom, 16 de agosto de 2015; “¿Quién gana y quién pierde con el alza del dólar en América Latina?”, BBC, 19 de agosto de 2015; “El valor real que tiene la devaluación del yuan”, Benjamín J. Cohen, Expansión, 23 de agosto de 2015.

27 Agosto 2015
Los ministros de Comercio de Ecuador y Corea del Sur anunciaron el pasado 25 de agosto el inicio de la negociación con miras a la suscripción de un acuerdo comercial bilateral. El futuro pacto no...
Share: 
27 Agosto 2015
Estudio Económico de América Latina y el Caribe 2015 Bajo el lema “Desafíos para impulsar el ciclo de inversión con miras a reactivar el crecimiento”, la presente investigación de la Cepal brinda una...
Share: