“Suave” o “duro”, Brexit afectará el comercio entre América Latina y Europa

11 Julio 2018

El 6 de julio se presentó un acuerdo in extremis a fin de dar forma definitiva al proceso de salida del Reinio Unido de la Unión Europea (UE), conocido como Brexit. La primera ministra británica, Theresa May, decidió flexibilizar su postura a favor de un “Brexit duro” -aún al costo de afrontar las renuncias de Boris Johnson y David Davis- con el objetivo de avanzar en una estrategia concreta de salida. Sea cual fuere el resultado, los efectos comerciales sobre América Latina parecen a priori equivalentes. Por su parte, la renegociación del acuerdo entre la UE y el Mercado Común del Sur (MERCOSUR) no parece considerar estos efectos.

 

El referéndum no vinculante celebrado el 23 de junio de 2016 para decidir la permanencia del Reino Unido y Gibraltar en la UE aún no logra traducirse en un plan concreto de salida del bloque comunitario. En los últimos meses, May sufrió una serie de reveses políticos que debilitaron su propuesta por un “Brexit duro” que permita una ruptura total con la UE. El comunicado de la última reunión en la ciudad británica de Chequers indica la voluntad de May por implementar una “asociación aduanera” que permita regular los aranceles con la UE y el comercio con la República de Irlanda.

 

Si bien los detalles de la propuesta se harían públicos a mediados de julio en el Libro Blanco del Brexit, estas concesiones parecen explicar los motivos de la dimisión del ministro de Relaciones Exteriores, Boris Johnson, y de David Davis, quien estuvo a cargo del ministerio del Brexit. Todo esto ocurre en un momento en que, además, una parte de la población británica solicita un nuevo referendum que permita revertir el resultado precedente.

 

Las posibilidades de concreción de un Brexit “duro” o “suave” no parecen alterar las perspectivas comerciales para América Latina. En ambos casos, el Reino Unido quedaría excluido de los tratados que la UE comparte con Chile, Colombia, Centroamérica, México y Perú. Además, en ambos casos, se teme que tanto la UE como el Reino Unido busquen fragmentar la conocida “cuota Hilton” pactada durante la Ronda Uruguay del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT, sigla en inglés) para las exportaciones provenientes de países como Argentina, Australia, Brasil, Nueva Zelanda y Uruguay. Esta cuota arancelaria permite la exportación de cortes enfriados bovinos con arancel preferencial a la UE y su fragmentación -que en virtud de lo pactado no debiera poder ser impuesta de una parte a otra- implicaría una reducción de las cantidades exportadas.

 

Este posible impacto sobre las exportaciones no parece estar influenciando los términos de negociación del acuerdo entre la UE y el MERCOSUR. Los representantes de cada bloque se encuentran reunidos actualmente en Bruselas y, hasta el momento, no han dejado trascender que se pueda incrementar la cuota de carne negociada a más de 99.000 toneladas anuales.

 

Reportaje ICTSD

 

Otras fuentes consultadas:

 

Puentes. El Brexit podría afectar el acceso de productos agropecuarios al mercado europeo. (13/11/2017).

7 Julio 2018
La Organización Mundial del Comercio (OMC) publicó el miércoles 4 de julio el decimonoveno informe de vigilancia sobre medidas comerciales en los países del G20. El informe refiere al período...
Share: 
13 Julio 2018
La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) publicó su informe anual sobre inversión extranjera directa (IED). La publicación señala que, pese a un contexto de crecimiento de la...
Share: