¿Cuál es el costo del futuro?

23 Abril 2018

La automatización suele interpretarse como un proceso inexorable, que influye no sólo en los patrones de producción, sino también en los tipos de empleos y rutinas de trabajo. Aunque este proceso no es novedoso, poco se sabe sobre sus efectos económicos, políticos y sociales – lo que constituye un tema delicado, si consideramos que el imperativo de “hacer parte del futuro” es a menudo seguido de un tono de “urgencia”.

 

¿Qué estrategias pueden adoptar los países de América Latina a fin de crear sinergias entre la automatización y el desarrollo? ¿Qué tipo de políticas pueden implementar estos países para evitar recaer en una dependencia estructural? ¿Cómo se pueden modificar las políticas de comercio para crear oportunidades y evitar riesgos bajo este nuevo escenario?

 

En las páginas que siguen, le ofrecemos a usted, estimado(a) lector(a), un conjunto de reflexiones sobre las sinergias y fricciones que pueden surgir en la frontera del comercio con el trabajo en el contexto de la automatización de los procesos productivos. En esta edición, reunimos análisis dedicados a los aspectos más generales del nexo entre comercio y trabajo, identificando las características salientes de la gran transformación industrial en curso, y discutiendo las ventajas y amenazas que plantea este proceso para los países de América Latina.

 

Otras contribuciones del presente número de Puentes se concentran en los retos más específicos en materia de regulación y protección laboral, analizando el tema ya sea desde distintas geometrías de negociación – como los tratados de comercio “de nueva generación” y los acuerdos mega-regionales –, así como desde diferentes dinámicas – como aquellas entre los gobiernos y los sindicatos, y los gobiernos e inversionistas.

 

El nudo gordiano del debate sobre la Cuarta Revolución Industrial y su efecto en el mercado laboral suele definirse en tanto si los avances tecnológicos se sustituyen o complementan con la mano de obra existente. La literatura económica nos ha enseñado que no se trata de una sustitución uno a uno entre ambos factores, sino más bien de un cambio en el proceso productivo mismo. En consecuencia, el interrogante que queda abierto es si esta Revolución se caracterizará, como las anteriores, por su gran capacidad de generar empleo, o si se producirá el resultado inverso.

 

Esperamos que disfruten la lectura,

 

 

Equipo Puentes

 

 

This article is published under
23 Abril 2018
En este artículo, el autor analiza los efectos del proceso de automatización del entramado productivo sobre el mercado laboral. Asimismo, discute los principales interrogantes sobre el devenir de este proceso.
Share: 
24 Abril 2018
Argentina, Brasil,Chile, Colombia, Paraguay y Perú dejaron trascender la semana pasada la decisión de abandonar por tiempo indefinido la Unión de Naciones Suramericanas(UNASUR), bajo el argumento de...
Share: