Protocolo de Nagoya: implicaciones para el comercio

17 Noviembre 2014

El Secretario General de la UNCTAD, Dr. Mukhisa Kituyi, ha saludado la entrada en vigor del Protocolo de Nagoya como un evento histórico y un hito para el multilateralismo. Al ser un Acuerdo Multilateral Ambiental y un Protocolo de la Convención sobre Diversidad Biológica (CDB) al mismo tiempo, su entrada en vigor tendrá efectos directos en las discusiones y negociaciones del Comité de Comercio y Medio Ambiente y del Consejo de los Aspectos de los derechos de propiedad intelectual relacionados con el comercio (Adpic), especialmente en la temática relativa a la relación entre el Acuerdo Adpic y la CDB.

La entrada en vigencia del Protocolo de Nagoya tendrá importantes implicaciones para los flujos de los recursos genéticos, la investigación y desarrollo (I&D) basada en recursos genéticos y bioquímicos naturales y en el comercio de productos basados u obtenidos de la biodiversidad.

Se ha estimado que los mercados de sectores industriales ligados a la adquisición y utilización de insumos de la biodiversidad llegaron a US$ 84 mil millones con relación a los suplementos dietéticos y a los productos botánicos (CDB, 2013, Botanicals), a US$ 63 mil millones en el caso de los productos orgánicos agrícolas (FIBL & IFOAM, 2013) , a US$ 26 mil millones en el caso de los cosméticos naturales(CDB, 2013, Cosmetics) y a unos US$ 5.2 mil millones en materia de productos de Biocomercio (BTIAS, UNCTAD 2012 y UEBT).

En el caso de la industria farmacéutica, las líneas de investigación basadas en productos naturales se han reducido considerablemente durante la última década, sin embargo y a modo de ejemplo, solo en 2011 36 medicamentos se trabajaron sobre la base de especies marinas, 15 de ellas para tratar el cáncer (OECD, 2011, The future of the oceans economy).

Estas estimaciones se han basado más en el comercio de recursos biológicos, bienes no diferenciados y productos basados en la biodiversidad y en menor medida en la utilización de recursos genéticos.

Existen amplias expectativas con la entrada en vigor del Protocolo, en especial en Latinoamérica, ya que es una de las zonas del planeta con los más altos niveles de biodiversidad.

La capacidad real de los sistemas de acceso y participación en los beneficios (ABS, por sus siglas en inglés) para producir ganancias monetarias está todavía por verse en estos sectores, ya que las experiencias exitosas, con algunas excepciones, han sido hasta la fecha limitadas. Es, por lo tanto, conveniente ser cauteloso al evaluar la capacidad real de captar beneficios por parte de los países ricos en biodiversidad.

La entrada en vigor del Protocolo puede contribuir a canalizar una mayor demanda de recursos genéticos y sus bioquímicos, tanto in situ como ex situ, bajo las legislaciones nacionales de las Partes del Protocolo. No obstante, es importante tener en cuenta que este no puede ser implementado directamente sin que exista una legislación nacional de acceso y distribución de beneficios.

Adicionalmente, se espera que este nuevo instrumento contribuya de manera efectiva a la promoción de la I&D local, al desarrollo de productos basados en la biodiversidad, a la distribución de los beneficios derivados –tanto para los Estados como para las comunidades locales– y a una mayor transferencia de tecnología. Este último grupo de expectativas puede tener más éxito en la práctica, especialmente si van acompañadas de asociaciones y cooperaciones estratégicas sólidas, éticas y transparentes entre proveedores y usuarios.

En relación a actividades de Biocomercio, el Protocolo tendrá efectos importantes sobre aquellos actores en la cadena de valor que tengan intención de realizar actividades de I&D sobre recursos genéticos y sus bioquímicos naturales, así como el desarrollo de aplicaciones y su comercialización subsiguiente. En el caso del uso del conocimiento tradicional, asociado a comunidades indígenas y locales y protegido a través de legislaciones nacionales, el Protocolo tendrá un gran efecto al requerirse consentimiento fundamentado previo y condiciones mutuamente acordadas.

Para el comercio de productos basados en la biodiversidad, las nuevas medidas de vigilancia implicarán la introducción de “certificados de cumplimiento reconocidos internacionalmente” y de la designación de al menos un “punto de verificación” para colectar y confirmar información sobre el consentimiento fundamentado previo y condiciones mutuamente acordadas. Sin estos el acceso legal y la distribución de beneficios no pueden ser asegurados. Los puntos de verificación podrían incluir, dependiendo de la legislación nacional y según el caso, a oficinas de biodiversidad, autoridades sanitarias o de comercialización, oficinas de propiedad intelectual u oficinas de aduana.

Es muy difícil hoy en día innovar o desarrollar nuevos productos sin que se dé un cierto nivel de I&D. El proceso administrativo de verificación será un paso más que deberán tomar en consideración todas las empresas que utilicen recursos genéticos y bioquímicos naturales en sus procesos productivos de I&D y de comercialización.

En consecuencia, una implementación eficiente y efectiva del Protocolo requiere la implementación de legislación nacional que otorgue seguridad jurídica y previsibilidad a las Partes. En este sentido, existen grandes incentivos para la introducción o revisión de los marcos regulatorios y administrativos pertinentes entre las Partes. Es aquí donde organizaciones internacionales tales como la CDB y la UNCTAD serán clave.

El reto es hacer que los procesos de agregación de valor en la cadena productiva y en la fase de comercialización promuevan la conservación de la biodiversidad, faciliten el uso sostenible y el flujo legítimo de insumos, respeten e incluyan a todos los actores, cumplan con las normativas nacionales e internacionales y permitan una distribución justa y equitativa de los beneficios derivados. Es decir, aplicar los principios de Biocomercio es de por sí una guía para la implementación de Nagoya.

This article is published under
23 Junio 2016
Colaboración pública-privada para políticas de desarrollo productivo Public-private collaboration for productive development policies De acuerdo a las teorías clásicas, si el mercado no tiene fallas...
Share: 
1 Julio 2016
El pasado 11 de mayo se realizó el primer intercambio de ofertas para la concreción del Acuerdo de Asociación Birregional entre el Mercado Común del Sur (Mercosur) y la Unión Europea (UE). Esto,...
Share: