Negociadores acuerdan hoja de ruta para cerrar ABA

18 Agosto 2016

Los miembros del ABA, el cual busca reducir los aranceles sobre un conjunto de bienes ambientales, han identificado una serie de medidas encaminadas a asegurar el cierre del acuerdo hacia fines de este año.

 

De acuerdo a la última ronda de negociaciones del Acuerdo sobre Bienes Ambientales (ABA), llevada a cabo a fines de julio en Ginebra, Suiza, los negociadores involucrados habrían acordado una hoja de ruta para concluir las discusiones iniciadas en julio de 2014.

Otro de los resultados destacados de la reunión fue la divulgación, por parte del presidente de las conversaciones, Andrew Martin (Australia) y tras varias reuniones con los participantes, de una lista revisada de bienes en negociación.

La lista, basada en una versión anterior circulada en diciembre pasado, incluiría cerca de 300 líneas arancelarias y ex-outs.[1] De acuerdo a fuentes cercanas a las negociaciones, las reacciones iniciales a la lista presentada indican que esta sería una buena base sobre la cual avanzar

El documento llega justo después de una declaración de los ministros del G-20 realizada a principios de julio que apoya y plantea concluir las negociaciones del ABA en una reunión ministerial a fines de este año. El texto también señala que las partes deberían encontrar una zona de convergencia para la próxima Cumbre de Líderes del G-20, a realizarse entre el 4 y 5 de septiembre de este año en Hangzhou, China. Fuentes cercanas han señalado que la declaración ha ayudado a los participantes a enfocarse en una hoja de ruta que logre los objetivos necesarios.

El ABA ha sido catalogado como un acuerdo plurilateral abierto, en el que los signatarios planean extender la eliminación de los aranceles a todos los miembros de la Organización Mundial del Comercio (OMC) sobre la base del principio de nación más favorecida.

Además de la Unión Europea que cuenta como uno, el acuerdo incluye a otras 16 economías, a saber: Australia, Canadá, China, Corea del Sur, Costa Rica, Estados Unidos, Hong Kong, Islandia, Israel, Japón, Noruega, Nueva Zelanda, Singapur, Suiza, Taipéi China y Turquía.

Además de discusiones intersesionales que se llevarían a cabo a lo largo de este mes, una próxima reunión a nivel de embajadores se realizará a fines de agosto, la cual podría confirmar el progreso de la última cita y avanzar hacia una zona de convergencia que asegure el acuerdo.

Pasos para un acuerdo
De acuerdo a diversas fuentes, la próxima cumbre del G-20 podría proveer una nueva oportunidad para demostrar el apoyo político al acuerdo y aceptar la convergencia de las partes, lo que se podría traducir en la aprobación de la reciente lista de bienes ambientales y en la importancia de otros asuntos sistémicos.

Otras oportunidades para reuniones a nivel político están sobre la mesa. Los ministros de las partes podrían reunirse informal o bilateralmente en el contexto de un evento ministerial en Oslo, Noruega, a fines de octubre.

También cabría la posibilidad de llevar a cabo otra ministerial hacia fines de año a fin de llevar el acuerdo a la línea final, aunque aún queda por definir la fecha y el lugar. El acuerdo estará complementado, además, por diversas reuniones técnicas que podrían llevarse a cabo a mediados de septiembre y octubre.

Zona de convergencia
La lista divulgada por la presidencia de las conversaciones será revisada en detalle en la reunión de fines de agosto. Esta reduce el número de bienes y se desarrolla sobre una serie de esfuerzos técnicos que han buscado identificar el conjunto de productos.

Diversas fuentes han comentado que ciertos productos sensibles comercialmente se han mantenido en la lista a fin de reconocer que algunos países tendrán que negociarlos en las etapas finales del acuerdo.

A partir del trabajo realizado desde que las conversaciones se iniciaron dos años atrás, otros productos en discusión están vinculados a la energía limpia, eficiencia energética, control de la contaminación del aire y análisis y monitoreo del medio ambiente, entre otros.

Los participantes del ABA habían previamente acordado que el acuerdo se construiría sobre la base de un esfuerzo voluntario para reducir los aranceles a un 5% a una lista de 54 bienes ambientales acordados por las 21 economías que conforman el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico. Cabe mencionar que algunos de los productos considerados en el ABA se superponen con aquellos incluidos en la reciente actualización del Acuerdo sobre Tecnología de la Información (ATI II) de la OMC.

Los participantes también reconocen la necesidad de identificar zonas de convergencia en asuntos sistémicos del acuerdo, por ejemplo, alcanzar una masa crítica, es decir, que los miembros cubran una parte significativa del comercio mundial de bienes ambientales para ser liberados. Otros asuntos tienen relación con abordar la situación sobre aquellos que se aprovechen del acuerdo sin contribuir al mismo (free-riders) y el calendario de desgravación de ciertos productos.

Trabajo pendiente
China ha realizado algunas propuestas a fin de abordar a los free-riders. De acuerdo a esta, se podría incluir una cláusula que permita a los miembros reinstalar los aranceles bajo determinadas circunstancias. Beijing también ha sugerido la posibilidad de buscar una exención a las normas de la OMC a fin de excluir a aquellos que se aprovechen del trato de nación más favorecida.

En cuanto a la masa crítica, se ha informado que las partes estarían cerca de un umbral del 90% de los bienes, aunque todavía no es claro si este será el acuerdo o final o más bien una aproximación.

En cuando a la calendarización, las partes han sugerido construir sobre el modelo del ATI II, en el que los aranceles de 201 bienes adicionales son eliminados de manera inmediata o progresiva a lo largo de tres años. En casos excepcionales, algunos aranceles se eliminarán en un periodo de cinco a siete años. Tanto Estados Unidos como China han dado a conocer propuestas en dicho orden.

Otras áreas que necesitarán clarificarse incluyen un programa de trabajo que podría enfocarse en las barreras no arancelarias al comercio de bienes ambientales y a los servicios inherentes. Varias partes del ABA han expresado, además, interés en establecer un proceso de actualización de la lista en cuestión. Si bien el foco principal del ABA es la eliminación arancelaria, diversos participantes apoyan las discusiones sobre barreras no arancelarias una vez que el acuerdo concluya.

Traducción y adaptación Puentes. “Environmental goods agreement negotiators agree roadmap for conclusion”, Biores, 4 de agosto 2016.


[1] En el lenguaje de las negociaciones comerciales, “ex-outs” refiere a aquellos bienes que no están identificados de manera separada en el sistema armonizado de seis dígitos y tienen que ser identificados en los esquemas arancelarios nacionales a nivel de ocho o diez dígitos.

15 Agosto 2016
El último informe sobre vigilancia del comercio discutido entre los miembros de la OMC dio cuenta de un incremento en las medidas restrictivas del comercio durante el último año. Durante la última...
Share: 
19 Agosto 2016
Aun cuando todavía está por definirse la salida del Reino Unido de la Unión Europea, su ministro de Comercio, Mark Price, y el ministro de Industria, Desarrollo y Comercio Exterior de Brasil, Marcos...
Share: