La OACI busca eliminar la huella de carbono de la aviación internacional

26 Octubre 2016

En el contexto de la Organización de Aviación Civil Internacional, diversos representantes de Gobierno y de la sociedad civil alcanzaron a inicios de octubre un acuerdo para controlar las emisiones de CO2 que provienen de la aviación internacional.

 

La Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), representantes gubernamentales y miembros de la sociedad civil alcanzaron el pasado 6 de octubre un acuerdo internacional para ayudar a reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) de la aviación. El “Plan de compensación y reducción de carbono para la aviación internacional” (Corsia, por sus siglas en inglés), es un mecanismo basado en el mercado que abordará cualquier incremento en las emisiones sobre la base de los niveles del 2020 y obligará a las compañías a hacer compensaciones cuando lo excedan.

De acuerdo al nuevo documento, y tras dos semanas de negociaciones en Montreal, Canadá, donde se encuentran la sede central de la OACI, los países pueden elegir formar parte en una fase piloto que comenzará el 2021. Después, estos podrán optar por ingresar a una primera fase voluntaria que comenzará en el 2024. La segunda fase será obligatoria para todos los Estados partes y aplicará desde el 2027 al 2035, con la excepción de aquellos que tengan una mínima participación en la industria de la aviación, así como también los países menos adelantados, pequeños Estados insulares en desarrollo, países en desarrollo sin litoral, a menos que deseen participar.

“Alcanzar este punto ha requerido mucho esfuerzo y comprensión; por ello quisiera encomiar el espíritu de consenso y compromiso demostrado por nuestros Estados miembros, el sector y la sociedad civil”, expresó el Presidente del Consejo de la OACI, el Dr. Olumuyiwa Benard Aliu en un comunicado de prensa. “Ahora contamos con un acuerdo viable y consenso sobre esta cuestión, respaldada por un gran número de Estados que participarán voluntariamente”, añadió.

A la fecha, 65 países que representan más del 86,5% de la aviación internacional han presentado planes para participar del programa desde sus inicios. Esto incluye a grandes emisores como Estados Unidos, la Unión Europea, Canadá y Japón. India y Rusia no forman parte y han expresado sus reservas al respecto.

Un largo viaje
El acuerdo se enmarca en el compromiso formulado en 2013 por los miembros de la OACI de establecer una plataforma de reducción de emisiones provenientes de la aviación en un plazo de tres años. El mismo se da justo después de la ratificación del Acuerdo de París, el cual no cubre las emisiones ni de la aviación internacional ni del transporte marítimo debido a que la asignación de responsabilidades para reducir las emisiones en ambos sectores ha sido considerada por largo tiempo una materia delicada dada la naturaleza transfronteriza de las actividades.

La OACI estima que el programa podría costarle a la industria de la aviación entre US$ 1.5 y US$ 6.2 miles de millones en 2025, asumiendo que los precios del carbono se mantengan entre los US$ 6 y 10 por tonelada de dióxido de carbono equivalente (CO2e) a US$ 20-33 por tonelada de CO2e. La agencia también estima que los costos podrían ir de US$ 5.3 a US$ 23.9 miles de millones en 2035, asumiendo que los precios del carbono estén entre US$ 12-40 por tonelada de CO2e. Los precios del carbono variarán sobre la base de los proyectos compensatorios seleccionados.

Asuntos pendientes
Varios detalles deben ser aclarados antes de que el programa sea completamente operacional. Esto incluye desarrollar sistemas para monitorear, reportar y verificar las emisiones y determinar los tipos de proyectos que califican como compensatorios.

Comenzando en el 2022, el Consejo de la OACI revisará la implementación del Corsia cada tres años, haciendo los ajustes necesarios. Mientras que el programa no estará vinculado a los límites de la temperatura global consagrados en el Acuerdo de París, el proceso de revisión podría considerar maneras de mejorar el programa por las cuales podrían apoyar a dichos objetivos.

Traducción y adaptación Puentes. “Countries Agree International Aviation Emissions Pact”, Bridges, octubre 2016.

21 Julio 2008
Entre los desafíos del siglo XXI y de la globalización, destaca el fenómeno migratorio con sus múltiples factores de carácter económico, social, cultural, histórico, demográfico, tecnológico y...
Share: 
21 Julio 2008
El debate que se lleva a cabo en el Comité de Comercio y Medio Ambiente (CCMA) de la OMC sobre el párrafo 31 iii) del Mandato de Doha debería considerar el impacto de la propiedad intelectual en el...
Share: