Finaliza visita oficial de Brasil a Estados Unidos

8 Julio 2015

El presidente de EE.UU., Barack Obama, recibió recientemente en Washington a su par brasileña, Dilma Rousseff, en el marco de una visita oficial con el fin de renovar las relaciones diplomáticas e impulsar el comercio bilateral.

 

Durante los días 1 y 3 de julio y luego de dos años de tensas relaciones debido al espionaje estadounidense, los mandatarios de ambas naciones sellaron diversos acuerdos en los sectores de defensa, educación, seguridad social, cambio climático y comercio.

Con respecto a este último, el ministerio de Industria y Comercio Exterior de Brasil y el Departamento de Comercio de Estados Unidos (EE.UU.) firmaron un Memorándum de Intención sobre facilitación del comercio y cooperación respecto a sus estándares de regulación, el cual busca duplicar el flujo comercial entre ambos países en los próximos 10 años y facilitar la entrada de productos brasileños a EE.UU.

Con un intercambio comercial de US$ 62 mil millones, EE.UU. es el principal inversionista extranjero y el segundo socio comercial, detrás de China, con un acumulado de US$ 116 millones en 2013 y un crecimiento de 221% entre 2007 y 2012.

Durante la visita oficial, la presidenta Rousseff también asistió al IX Foro empresarial de Altos Ejecutivos Brasil-EE.UU., en donde presentó el Plan de Inversión Logística, que tiene como objetivo mejorar la infraestructura de transporte de 2015 a 2018, a través de una concesión de US$ 67 millones.

Nueva reapertura de mercados
Uno de los acuerdos más importantes alcanzados durante el encuentro supone la reapertura del mercado estadounidense para la carne fresca de res proveniente de Brasil y Argentina bajo las mismas condiciones impuestas a la carne fresca vacuna y ovina de Uruguay.

A través de un comunicado del servicio del Departamento de Agricultura de EE.UU., el gobierno estadounidense anunció el alcance de esta nueva medida, la que entrará en vigor en los próximos 60 días.

Tras 15 años de restricciones comerciales, el acuerdo abre las puertas a 14 estados brasileños quienes esperan cubrir un 10% de las importaciones estadounidenses en los próximos 5 años, lo que equivale a 100 mil toneladas anuales de carne fresca.

De acuerdo al gobierno brasileño, el país comenzará con una cuota exportadora de 64 mil toneladas anuales que empezarán a embarcarse en septiembre próximo.

El presidente de la Asociación Brasileña de las Industrias Exportadoras de Carne, Antonio Camardelli, señaló que esta reapertura le permitirá a Brasil negociar con países de Norte o Centroamérica que usan el sistema estadounidense como referencia para negociaciones internacionales.

Igualmente, Camardelli informó que además de EE.UU., este año se logró exportar carne fresca nuevamente a los mercados de Sudáfrica, Irak y China, mientras que se adelantan negociaciones con Arabia Saudita y Japón.

En Argentina, por su parte, la medida favorecerá la región del norte del país, la que espera exportar 20 mil toneladas libres de impuestos al año, representando un ingreso de US$ 110 millones.

El presidente del Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas ABC, Mario Ravettino, destacó que esta decisión trae aparejado también el reinicio de exportaciones a Canadá. Entre ambos mercados, Argentina podría exportar más de 25 mil toneladas anuales con un valor de  US$ 137.5 millones.

En 2014, EE.UU. importó 957 mil toneladas de carne, la mayor parte procedente de Australia, Canadá y Nueva Zelanda. Brasil, por su parte, exporta tan solo 22 mil toneladas de carne industrializada a EE.UU., con una facturación de US$ 231 millones.

Global Entry y seguridad social
Los presidentes de Brasil y EE.UU. también anunciaron la próxima participación del país sudamericano en el programa estadounidense Global Entry, un sistema de aprobación previa de ciertos viajeros considerados de bajo riesgo, para el fin de la primera mitad de 2016, lo que agilizará la entrada de viajeros brasileños por aeropuertos de EE.UU.

El programa está actualmente disponible únicamente para ciudadanos estadounidenses, residentes permanentes en el país, ciudadanos de México, Panamá, Alemania, Holanda y Corea del Sur. Perú inició a comienzos del presente año los trámites para sellar su participación y confía en convertirse en el primer país latinoamericano en unirse al programa.

Del mismo modo, se firmó un acuerdo que eliminará las contribuciones dobles a la seguridad social, permitiendo a los ciudadanos brasileños que trabajen en EE.UU. y a los estadounidenses en Brasil que se reconozcan sus contribuciones a la seguridad social en ambos países.

Haciendo frente al cambio climático
En cuanto al cambio climático, el presidente Obama y la presidenta Rousseff, cuyo país está entre los 10 mayores emisores de gases de efecto invernadero, anunciaron a través de un comunicado, publicado el 30 de junio recién pasado, el compromiso mutuo de incrementar notablemente su apuesta por la generación eléctrica con fuentes renovables.

De esta manera, ambos mandatarios se comprometieron a obtener el 20% de su electricidad en los próximos 15 años a partir de fuentes renovables, sin incluir la energía hidroeléctrica. Brasil, genera actualmente 9% de electricidad a partir de energía eólica, biomasa o solar.

Asimismo, el país suramericano se comprometió a restaurar 12 millones de hectáreas de sus bosques para 2030, así como eliminar la deforestación ilegal para ese mismo año, lo cual tendrá un impacto positivo en la eliminación de dióxido de carbono.

A pesar de que aún no ha publicado sus contribuciones determinadas nacionalmente (CDN) para hacer frente al cambio climático, Brasil ha reducido sus emisiones de dióxido de carbono alrededor de 41% en comparación con 2005. EE.UU., por su parte, ha logrado disminuirlas un 10%, con el objetivo de cumplir su objetivo de reducirlas un 17% para 2020.

Para algunos, el comunicado supone un avance importante, siendo Brasil y EE.UU. las dos naciones que más han contribuido a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero desde 2004.

Sin embargo, hay quienes consideran que aún existen vacíos en los objetivos propuestos por el país suramericano para enfrentar el cambio climático, por ejemplo, el compromiso de eliminar la deforestación total o la inclusión de un objetivo específico del sector transporte, responsable de casi la mitad de las emisiones del sector energético de Brasil.

Más información en:
Obama y Rousseff recobran la sintonía”, El País, 30 de junio de 2015; “Dilma y Obama relanzaron la relación”, Página/12, 1 de julio de 2015; “Six key issues the US-Brazil climate change announcement could have addressed, but didn’t”, Brookings, 30 de junio de 2015.

22 Abril 2008
Las diferencias en el seno del grupo de negociaciones agrícolas en productos sensibles y productos tropicales y erosión de preferencias, harán muy difícil que el Presidente pueda circular pronto un...
Share: 
22 Abril 2008
El Director General Pascal Lamy anunció que durante la semana del 5 de mayo dará comienzo al 'proceso horizontal'. No obstante, esas discusiones que tienen toda la prioridad y buscarán la conexión...
Share: