Cuba y la UE consolidan acuerdo de cooperación y diálogo político

21 Marzo 2016

Las partes concluyeron las negociaciones para un Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación que contribuirá a mejorar las relaciones bilaterales políticas y económicas, así como a fortalecer la cooperación en campos variados.

 

Tras casi dos años de intensas negociaciones, la firma de este acuerdo representa un hito histórico dentro de las relaciones entre Cuba y la Unión Europea (UE), constituyendo el primer tratado bilateral existente entre las partes.

El acuerdo, el cual incluye capítulos relacionados al diálogo político, la cooperación y el diálogo sobre políticas sectoriales, comercio y cooperación comercial, fue firmado el pasado 11 de marzo en la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores de La Habana por Christian Leffler, secretario general adjunto para Asuntos Económicos y Globales del Servicio Europeo de Acción Exterior, y el viceministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Abelardo Moreno.

Tras la firma, los representantes de la UE y Cuba se mostraron optimistas por el resultado del trabajo realizado y aunque se abstuvieron de adelantar fechas para su firma, todo pareciera apuntar hacia fines de este 2016.

En una entrevista reciente, Federica Mogherini, alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, señaló que el acuerdo tendrá un impacto positivo en ambas partes y que estructura nuevos proyectos bilaterales de cooperación. “La historia, también la de Cuba, ha demostrado que el diálogo y la cooperación, no el conflicto, son capaces de sobrellevar los malentendidos y reducir las distancias”, sentenció.

Cabe señalar que las negociaciones entre las partes iniciaron en abril de 2014 (ver Puentes, marzo 2014) y desde entonces se celebraron siete rondas de negociaciones. Esta última tuvo lugar en La Habana, los días 3 y 4 de marzo, sellando el acuerdo en cuestión.

Implicaciones comerciales
De acuerdo al viceministro Moreno, el Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación, texto que aún no ha sido liberado, tiene como propósito “fortalecer las relaciones entre las partes, acompañar a Cuba en el proceso de actualización del modelo económico y  lograr el desarrollo de un diálogo que permita trabajar juntos en el marco de los organismos internacionales”.

De igual manera, y de acuerdo a la UE, el acuerdo además de promover el desarrollo sostenible, la democracia y los derechos humanos, creará un entorno más predecible y transparente para los operadores económicos, aumentando su capacidad para producir y comercializar, lo que no implica el establecimiento de una zona de libre comercio entre las partes o la protección de las inversiones.

Michael Hahn, profesor de Derecho Económico Internacional y Europeo en la Universidad de Berna, explica que el acuerdo es ciertamente una buena noticia para Cuba, pues la UE es el segundo socio comercial más importante después de Venezuela. En tal sentido, Hahn destaca una situación precedente que permitiría deducir una evolución positiva: el Acuerdo de Asociación entre Centroamérica y la Unión Europea, celebrado en 2012.

Este último fue precedido en 2003 por un acuerdo sobre Diálogo Político y Cooperación y no resulta diferente al concluido con Cuba, por lo que el acuerdo Cuba-UE podría, ciertamente, ser un trampolín para futuros desarrollos, aunque el futuro de las relaciones entre las partes dependerá en gran medida de la evolución de la situación política en la isla.

En materia de inversiones, la UE es el mayor inversor extranjero en Cuba, principalmente en áreas como el turismo, la construcción, la energía y la agroindustria; siendo responsable de un tercio de los turistas que llegan.

Al respecto, el profesor Hahn opina que a pesar de la limitada importancia legal del acuerdo, el mismo es una señal positiva para los comerciantes e inversionistas de la UE, quienes tendrán que competir más pronto que tarde con sus contrapartes estadounidenses.

Reacciones y futuros avances
Por medio de una declaración conjunta, Cuba y la UE expresaron su satisfacción por los resultados obtenidos en el proceso de negociación y se comprometieron a permitir consolidar las relaciones entre ambas partes en el mediano y largo plazo, basando su relación en la reciprocidad, el respeto y el beneficio mutuo. De esta manera se buscará redefinir las relaciones exteriores entre las partes y superar la política restrictiva que mantiene la UE desde 1996, conocida como “posición común”, la cual condiciona el diálogo con la isla a avances en materia de derechos y libertades.

Al respecto, Federica Mogherini declaró que “el término de las negociaciones y la firma del Acuerdo marcan el final de la  Posición Común europea de 1996 como instrumento que define las relaciones exteriores de la Unión con Cuba. Esta política unilateral ya había previsto la perspectiva de un acuerdo contractual y será sustituida por el Acuerdo. Voy a proponer una decisión del Consejo para abrogar formalmente dicha Posición Común, en paralelo a los procesos que conducen a la firma del acuerdo”.

El Acuerdo coincide además con el deshielo de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, que en este momento están en el centro de las noticias internacionales dada la visita del presidente Barack Obama a la isla.

Más información en:
Cuba y la Unión Europea firman acuerdo económico y político”, CNN, 11 de marzo 2016; “Cuba and EU agree to normalise diplomatic ties”, BBC, 11 de marzo 2016; “EU-Cuba relations enter "historic" new era with landmark agreement”, EEAS, 12 de marzo 2016.

20 Abril 2016
La Corte Constitucional de Colombia aprobó el pasado 6 de abril el tratado de libre comercio (TLC) firmado con Costa Rica, el cual permitirá que cerca del 75% de los bienes involucrados queden libres...
Share: 
26 Abril 2016
El nuevo acuerdo bilateral de servicios aéreos entre México y Estados Unidos (EE.UU.), firmado el 18 de diciembre del 2015, fue aprobado por el Senado mexicano este 26 de abril con 81 votos a favor,...
Share: