Boletín de negociaciones de Marrakech #1 | Mientras el Acuerdo de París entra en vigor, la atención se centra en la implementación

7 Noviembre 2016

La conferencia anual de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) empezará este lunes en Marrakech, Marruecos, con delegados de cerca de 200 naciones que trabajarán, principalmente, en el progreso de la implementación del Acuerdo de París (AP), el cual entró en vigor el viernes 4 de noviembre de 2016.

Al momento de esta publicación, 97 firmantes han ratificado el Acuerdo, representando el 69% de las emisiones globales. Bajo su estructura, los países han delineado planes de acción climática individuales, conocidos como “contribuciones determinadas a nivel nacional” (NDC, por sus siglas en inglés), que serán implementados a partir de 2020 y ampliados con el tiempo. El AP también tiene acuerdos generales que abordan aspectos de contabilidad, finanzas y balance. Sin embargo, detalles clave deberán abordarse.

“Este es un momento para celebrar. Es también un momento para mirar hacia el futuro con una evaluación sobria y una voluntad renovada con respecto a la tarea por delante”, dijo Patricia Espinosa, secretaria ejecutiva de la CMNUCC, y Salaheddine Mezouar, ministro de Relaciones Exteriores y Cooperación de Marruecos y presidente de la reunión climática de este año.

Esta vigésimo segunda Conferencia de las Partes de la CMNUCC (COP22) precede avances recientes de cooperación internacional para hacer frente al cambio climático en lo que concierne a la aviación internacional, el transporte marítimo y las emisiones de los hidrofluorocarbonos. Estos problemas son complementarios al AP y se tratan en instancias separadas de Naciones Unidas. Dentro de la Organización Mundial del Comercio, un grupo de miembros también tiene como objetivo concluir este año un acuerdo de reducción de aranceles para bienes ambientales, incluyendo algunos relacionados con la mitigación y adaptación al cambio climático.

Al entrar el AP en vigor, funcionarios y analistas afirman que una implementación exitosa es crucial, aunque advierten que los actuales compromisos son insuficientes para prevenir las consecuencias del calentamiento global. El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente declaró la semana pasada que las emisiones hacia el 2030 serán de 12 a 14 gigatoneladas por encima de lo necesario para limitar el calentamiento global a 2 ºC por sobre los niveles preindustriales –incluso con las NDC de París en acción.

Además, la agencia de las Naciones Unidas advirtió que seguir en esta trayectoria implicará que podríamos ver un aumento de 2,9 a 3,4 ºC para el 2100. Junto con ocasionar condiciones meteorológicas cada vez más severas, esto podría conducir a millones de personas a vivir en pobreza extrema o enfrentar una calidad de vida drásticamente reducida.

En una señal más positiva, la Agencia Internacional de la Energía destacó el alza en sus proyecciones de crecimiento de la energía renovable a cinco años, resultado de fuertes inversiones en energía eólica y solar durante el año pasado. No obstante, la economía global actual sigue dependiendo de los combustibles fósiles para casi el 80% de las necesidades energéticas, lo que da cuenta de la tarea por delante y la necesidad de coordinación en las políticas pertinentes.

Estructura de las negociaciones
Las conversaciones de la COP22 se llevarán a cabo en distintas configuraciones. Las partes han asignado algunos elementos a un Grupo de Trabajo Especial sobre el Acuerdo de París (GAP) y otros al Órgano Subsidiario de Asesoramiento Científico y Tecnológico (OSACT) y al Órgano Subsidiario de Ejecución (OSE). Estos actuarán en paralelo la primera semana.

Durante la segunda semana, los jefes de Estado y ministros se unirán a un segmento de alto nivel y a la primera Conferencia de las Partes en calidad de reunión de las Partes en el Acuerdo de París  (CMA 1, por sus siglas en inglés). La CMA actuará como el organismo central del AP y únicamente aquellos que lo han ratificado podrán participar en la toma de decisiones. Dado que no todas las partes de la CMNUCC lo han ratificado, el Presidente de la COP22/CMA 1 continuará las consultas sobre cómo garantizar que la elaboración de las normas del acuerdo permanezca incluyente.

Algunos analistas esperan que la COP22 esboce un plan para tomar decisiones clave sobre la implementación de París para el 2018, cuando las partes deben llevar a cabo el diálogo facilitador destinado a dar seguimiento al progreso colectivo con respecto al cumplimiento de los objetivos del Acuerdo.

Financiación climática, paquetes de capacidades
Se espera que el financiamiento climático sea un tema sensible en Marrakech cuando los negociadores aborden preguntas sobre cómo definir este tipo de apoyo y cómo deberá contabilizarse. Los países desarrollados se han comprometido a movilizar US$ $100 mil millones en asistencia climática para 2020, lo que ayudaría a los países en desarrollo a cumplir con sus ambiciones. El AP reafirmó este objetivo hasta 2025 y hay texto ordenando el desarrollo de un nuevo objetivo antes de dicha fecha. Hace dos años, en Lima, las partes de la CMNUCC se comprometieron a revisar el financiamiento climático cada dos años en un diálogo ministerial de alto nivel sobre financiación climática. Marruecos sería la segunda reunión de este tipo.

En una reunión previa a la COP el mes pasado, Australia y el Reino Unido entregaron a nombre de los países desarrollados una hoja de ruta para cumplir este objetivo. El documento sugiere que el apoyo gubernamental aumentará de US$ 41 mil millones hasta US$ 67 mil millones en 2020 y asume que parte de estos serán impulsados para lograr los compromisos colectivos completos.

Los países acordaron en mayo llevar a cabo un taller en la COP22 sobre cómo contabilizar el financiamiento climático a fin de orientar el trabajo futuro. El AP estipula que los países desarrollados deben proporcionar información transparente y consistente con respecto al apoyo gubernamental para contribuir con el marco de trasparencia, mientras que los países de desarrollo deben delinear sus necesidades. Las discusiones sobre el financiamiento de la adaptación pueden también estar presentes en la COP22 dado el compromiso previo de aumentar dicho financiamiento y los bajos y continuos niveles de los fondos para este tipo de apoyo.

Se espera que la reunión ministerial de alto nivel sobre financiación climático, que está abierta a todas las partes y observadores de la COP22, confirme los objetivos del 2020. El evento también abordará cómo establecer maneras más concretas para obtener y usar fondos públicos y privados para cumplir estos objetivos en la práctica, a la luz de un análisis reciente del estado de los flujos financieros climáticos.

Varias fuentes esperan que los negociadores trabajen para poner en marcha un Comité de París sobre el Fomento de la Capacidad (CPFC) y escoger un área de enfoque para el trabajo del comité del próximo año. El CPFC tiene como objetivo apoyar a los países en desarrollo en sus esfuerzos de acción climática.

Acción climática cooperativa
Un elemento anticipado de las discusiones de la COP22 es el de los “enfoques cooperativos”, que abarcan específicamente la cooperación voluntaria al implementar las NDC de las partes, tal y como se describe en el artículo 6 del AP. Expertos argumentan que esta colaboración puede ayudar a mitigar las preocupaciones sobre una competitividad más baja y fugas de carbono asociadas con las diversas medidas de mitigación de los países. En teoría, abordar dichos temores puede incentivar medidas climáticas más ambiciosas, dando lugar a una reducción de emisiones más profunda.

La agenda OSACT prevé negociaciones en tres áreas cubiertas por el artículo 6. Observadores sugieren que esto puede resultar en un programa técnico de trabajo para orientar y guiar el progreso futuro.

La primera se refiere a los enfoques cooperativos y abarca los resultados de mitigación de transferencia internacional (ITMO, por sus siglas en inglés). El artículo 6.2 especifica que estos deben “promover el desarrollo sostenible y garantizar la integridad ambiental y la transparencia, también en la gobernanza, y aplicar una contabilidad robusta que asegure, entre otras cosas, la ausencia de doble cómputo, de conformidad con las orientaciones que haya impartido la [CMA]”. Recientes discusiones han señalado la necesidad de aclarar dichos términos, así como en dónde la CMA debe proporcionar guía.

En la práctica, la disposición de los ITMO podría acomodar la vinculación de los mercados de carbono o la formación de clubes de mercados de carbono. La Unión Europea y Suiza, así como California y Quebec ya han realizado dichos vínculos. Esto puede intensificar nuevos esquemas de precios de carbono que, en conjunto, podrían resultar en que el 25% de las emisiones estén cubiertas por dichas herramientas.

La segunda área cubierta por el artículo 6 implica el establecimiento de un mecanismo voluntario para promover la mitigación y el desarrollo sostenible. De acuerdo al artículo 6.4, un organismo supervisará dicho mecanismo e incentivará y facilitará la participación público-privada, apoyará la reducción de emisiones en una parte que otra pueda usar para el cumplimiento y ayudará a producir una “mitigación global”. Las partes necesitarán aclarar las actividades, cómo trabajará el mecanismo y qué implica mitigación global.

El artículo 6.8 establece un marco para los enfoques no comerciales. La definición y alcance necesitarán aclararse con un programa de trabajo pendiente. Varias partes y observadores han hecho propuestas sobre el artículo 6 dada la complejidad de los desafíos involucrados.

Otros asuntos relacionados con el comercio
Las partes continuarán las discusiones a través de un foro mejorado sobre el impacto de las medidas de respuesta –las que refieren a las consecuencias económicas y sociales negativas para otras partes debido a las actividades de mitigación del cambio climático– que previamente acordaron para un programa de trabajo específico para el período 2016-2018. Mientras que el tema no está exclusivamente relacionado con el comercio, las medidas y políticas de cambio climático pueden involucrar políticas comerciales o afectar el flujo comercial.

El tema ha sido a menudo controvertido debido a un énfasis histórico en su vínculo con los intereses de países productores de petróleo y que podría aumentar las obligaciones de compensación. Las discusiones han evolucionado como respuestas políticas y las realidades económicas han cambiado, centrándose ahora en las necesidades de una transición a una economía libre de carbono, incluyendo la diversificación económica y permitiendo empleos de calidad. Las medidas de respuesta son vistas cada vez más como un tema clave en la facilitación de la transición sostenible al crecimiento bajo en carbono en una economía mundial altamente conectada.

Los delegados también tendrán que trabajar en la conformación final del foro bajo el Acuerdo de París, aunque algunos analistas no esperan avances importantes en esta etapa. Se han realizado seis propuestas sobre el tema, incluyendo a Rusia, el Grupo de los 77 y el grupo de negociación de China, Estados Unidos y Arabia Saudita, el Grupo Africano, la Alianza de los Pequeños Estados Insulares y la Unión Europea. Existe una variedad de propuestas que van desde agregar nuevos temas, mandatos de investigación o procesos, dar continuidad al enfoque existente o brindar mayor definición al plan.

Estas conversaciones se basarán en los resultados de un seminario sobre diversificación económica de octubre; medidas para apoyar la transición justa de trabajadores que pueden verse afectados negativamente por el cambio hacia una economía baja en carbono y la creación de empleos decentes. Los debates también se informarán sobre un documento técnico de la Secretaría de la CMNUCC. La presidencia marroquí celebrará una reunión de alto nivel el 15 de noviembre.

El despliegue de tecnologías de vanguardia será crítico para la adaptación y mitigación al cambio climático, aunque los países han debatido durante mucho tiempo la formulación apropiada de herramientas de comercio pertinentes y derechos de propiedad intelectual. Se hicieron varias presentaciones sobre la elaboración de un Marco Tecnológico de conformidad con el Convenio de París, que debería proporcionar orientación general a un Mecanismo Tecnológico existente. Se llevarán a cabo conversaciones en el OSACT sobre un intercambio inicial de puntos de vista en el mes de mayo, junto con una nota informativa de la Secretaría de la CMNUCC que esquematice el desarrollo de tecnologías para el cambio climático y las iniciativas y actividades de transferencia. En el expediente de la COP está cómo vincular mejor el mecanismo tecnológico con los sistemas financieros del régimen del cambio climático de Naciones Unidas.

COP transitoria
En síntesis, la reunión de la CMNUCC está programada para ajustar el funcionamiento de los distintos componentes del AP; preparar la revisión detallada de las NDC de 2018; y examinar los avances para asegurar US$ 100 mil millones anuales necesarios para la financiación relativa al cambio climático desde 2020 –junto con el trabajo adicional necesario. Los negociadores también revisarán el estado de los compromisos de las entidades no estatales y nacionales.

La comprensión sobre cómo los países tienen planeado actuar individual o colectivamente sobre el cambio climático bajo el AP será fundamental para la evolución inmediata del comercio internacional, los marcos y las políticas de inversión. En una economía cada vez más globalizada, se espera que el comercio y la inversión sean fundamentales para permitir la actuación climática, garantizando el desarrollo sostenible para todos.

21 Julio 2008
Entre los desafíos del siglo XXI y de la globalización, destaca el fenómeno migratorio con sus múltiples factores de carácter económico, social, cultural, histórico, demográfico, tecnológico y...
Share: 
21 Julio 2008
El debate que se lleva a cabo en el Comité de Comercio y Medio Ambiente (CCMA) de la OMC sobre el párrafo 31 iii) del Mandato de Doha debería considerar el impacto de la propiedad intelectual en el...
Share: