Bali y el después: los desafíos que enfrentan los países menos adelantados

28 Noviembre 2013

Debido a sus dificultades estructurales que se reflejan en bajos niveles de ingreso, alta vulnerabilidad económica y frágil capital humano, los países menos adelantados (PMA) se enfrentan a retos particulares para integrarse a la economía mundial. Debido a que son los participantes más débiles en el ámbito internacional y mantienen una alta dependencia al comercio mundial, los PMA tienen un fuerte interés en un sistema multilateral basado en normas, que rija las interdependencias económicas siempre y cuando dichos acuerdos de cooperación tomen en cuenta sus desventajas y vulnerabilidades.

La situación actual de estancamiento de la Ronda de Doha representa un conjunto de desafíos interrelacionados para los PMA. A medida que avanzamos hacia la Novena Conferencia Ministerial en Bali (MC9), esos desafíos se pueden dividir en tres categorías: 1). problemas relacionados con el propio paquete de Bali y en particular el equilibrio entre sus diversos componentes, específicamente la facilitación del comercio, algunos elementos de agricultura e inquietudes de desarrollo; 2). cuestiones sistémicas en el contexto posterior a Bali, incluidas la posición de los PMA con respecto a los acuerdos plurilaterales y el futuro de la noción de "compromiso único" y; 3). la necesidad de que el sistema responda a una serie de aspectos de desarrollo urgentes más allá de Doha y que han surgido en los últimos años.

La manera en la que los miembros de la Organización Mundial del Comercio (OMC) respondan a este conjunto de problemas definirá en última instancia el éxito en Bali y su después. La sensación general es que la ausencia de resultados en el denominado "pequeño paquete" constituiría un revés significativo, lo que en la práctica pondría fin a las negociaciones de Doha.

No obstante, el grado de éxito que alcancen los miembros en la definición de un plan de trabajo creíble para abordar las cuestiones pendientes luego de Bali pareciera ser tan importante como el propio paquete. En este sentido, lograr un pequeño acuerdo, con la importancia que pueda tener, constituirá solo una condición necesaria pero no suficiente para el éxito. Desde la perspectiva de los PMA, aunque algunos elementos del paquete se refieren específicamente a los PMA, cabe mencionar que las tres cuestiones señaladas anteriormente son de vital importancia para el grupo.

El paquete de Bali
Paradójicamente, los mayores beneficios para los PMA en Bali podrían resultar de un posible acuerdo sobre facilitación del comercio, un área donde estos no son los principales demandantes. En un mundo cada vez más dominado por las cadenas globales de valor, los beneficios que resultan de procedimientos aduaneros simplificados y costos de transacción más bajos están bien reconocidos. Sin embargo, es probable que las ganancias más significativas surjan de un posible aumento en el comercio intrarregional, donde un considerable potencial de crecimiento sigue sin ser aprovechado.

Es cierto que algunos países tendrán dificultades reales en la implementación de ciertos elementos del acuerdo propuesto debido a la falta de asistencia técnica y creación de capacidades. Estas preocupaciones se han centrado en gran medida en torno a la necesidad de equilibrar las secciones I y II del borrador. No obstante, el acuerdo propuesto probablemente contenga un conjunto de disposiciones clave que brinden flexibilidad en la programación y secuencia de la implementación y en la vinculación de los compromisos a las capacidades adquiridas de la asistencia técnica.

Los otros elementos del paquete de Bali tienen menos probabilidades de resultar en beneficios tangibles, al menos a corto plazo. Por ejemplo, la creación de un mecanismo de seguimiento para trato especial y diferenciado constituye un avance positivo, pero continúa siendo una cuestión de procedimiento.

La decisión propuesta sobre normas de origen, con la importancia que observa, constituye solo un acuerdo de buenas intenciones. Del mismo modo, no hay mucho que esperar de la propuesta conjunta de Mali, Chad, Benín y Burkina Faso (C4) en lo que respecta al algodón o en acceso a mercado libre de cuotas y aranceles, donde los propios PMA no han conseguido superar sus divisiones internas.

En una nota más positiva, la decisión propuesta sobre la puesta en práctica de la exención para los PMA en la esfera de los servicios representa un avance de peso hacia el establecimiento de preferencias unilaterales en esa materia, aun cuando esencialmente es un resultado procesal.

Por último, en materia de agricultura, mejoras en la administración de contingentes arancelarios o la posibilidad de aumentar ciertos subsidios, como lo sugiere el G-33, harán poco para resolver los problemas de seguridad alimentaria de los PMA, sobre todo porque la mayoría de estos no tienen los recursos financieros para beneficiarse de tales flexibilidades.

Esto no quiere decir que los PMA no tengan preocupaciones en materia de seguridad alimentaria. Como países importadores netos de alimentos han sido duramente afectados por las recientes alzas de precios, acentuadas por las respuestas políticas, tales como restricciones de exportación o políticas sobre biocombustibles. En consecuencia, han visto que sus facturas de importación de alimentos crecen a niveles preocupantes mientras que el crecimiento de la productividad se ha mantenido estancado, lo que pone en riesgo a grandes segmentos de su población.

Dichas preocupaciones, en gran medida relacionadas con el nuevo entorno de precios que prevalecen en la agricultura, requerirán respuestas específicas por parte del sistema multilateral de comercio. Y debido a que estas cuestiones no se resolverán en Bali, los PMA podrían considerar abordarlas como parte de un programa de trabajo de seguridad alimentaria posterior a la Conferencia.

Cuestiones sistémicas en el contexto posterior a Bali
Más allá del valor intrínseco del paquete de Bali, alcanzar un acuerdo en la Ministerial demostrará que el sistema es capaz de entregar resultados. En estas circunstancias, el siguiente paso consistirá en aprovechar el éxito para avanzar y cerrar la Ronda de Doha. Sin embargo, a falta de un cambio sustancial en el ambiente político, es poco probable que un enfoque habitual (o de "business as usual") ofrezca resultados que sean radicalmente diferentes de los que los miembros de la OMC han logrado hasta ahora.

Conscientes de esto, varios miembros están explorando nuevas formas de llevar a cabo las negociaciones. En esa tesitura, es factible que se cuestione aún más el principio de compromiso único y probablemente se insistirá con respecto a los acuerdos plurilaterales. De hecho, el acuerdo que se propone en servicios (TISA, por sus siglas en inglés) es una manifestación de esta tendencia. Por otra parte, negociaciones hacia acuerdos plurilaterales también podrían iniciarse en bienes y servicios ambientales o incluso formalizarse en Bali, por ejemplo, en el área de tecnologías de la información.

Desde la perspectiva de los PMA, que en esencia solo son "deal takers" en las negociaciones multilaterales, el panorama de los acuerdos plurilaterales fuera del ámbito de la OMC resulta preocupante. Esto se debe no solo a que tales acuerdos tienden a ser exclusivos, sino que además la eliminación de ciertos elementos de la ecuación Doha resultaría en un menor número de oportunidades de intercambio de concesiones, lo que podría afectar progresos en áreas prioritarias para los PMA tales como seguridad alimentaria o acceso al mercado.

Existe, por tanto, un alto riesgo de que se le preste menos atención a las preocupaciones específicas de los PMA, ya que las principales potencias comerciales tienden a concentrar su atención en sus propias prioridades. Debido a que los PMA no están en una posición para poder impedir que se establezcan acuerdos plurilaterales deben utilizar su limitada influencia para asegurarse de que dichos acuerdos sigan estando en el ámbito de la OMC, mientras que elaboran estrategias para avanzar en sus prioridades bajo la nueva dinámica de negociación.

Más allá de Doha, los retos del siglo XXI
El tercer desafío que los PMA tienen por delante está relacionado con la necesidad de ver más allá de Doha. El mundo de hoy es muy diferente al que teníamos en 2001, año en que se lanzó la actual ronda. En aquel momento, los negociadores ni siquiera habían tomado en cuenta muchos de los problemas que los PMA enfrentan hoy en día.

La aparición de mayores preocupaciones de política pública, incluida la mitigación y adaptación al cambio climático, la escasez de recursos naturales, la seguridad alimentaria en tiempos de altos y volátiles precios o la necesidad de aumentar la producción y difusión de las energías renovables ameritan respuestas coordinadas del régimen comercial.

La fragmentación de la producción a través de cadenas globales de valor altamente complejas y la reactivación de varios tipos de política industrial representan nuevos retos de desarrollo a nivel de políticas. Junto a estos nuevos asuntos, los acuerdos preferenciales de comercio siguen aumentando y convergiendo cada vez más en acuerdos mega regionales, donde en gran medida los PMA quedan excluidos.

Muchos de estos problemas no se tratarán en la Novena Conferencia Ministerial de la OMC, pero no van a desaparecer y su importancia crecerá en el contexto posterior a Bali. Un primer acercamiento podría consistir en proporcionar un espacio para explorar aquellos desafíos emergentes en un entorno ajeno a las negociaciones de forma tal que se evalúe si las normas de la OMC están equipadas adecuadamente para superar estos retos o si deben aclararse o modificarse. Teniendo en cuenta que los PMA tienen mucho en juego en todas estas áreas, es de su interés articular sus necesidades y prioridades de forma proactiva en el plazo más corto posible.

This article is published under
15 Septiembre 2016
Este año, Perú ejerce la presidencia del Foro de Cooperación Asia-Pacífico. Puentes conversó con la presidenta del Comité sobre Comercio e Inversiones en Lima en agosto pasado para hablar sobre...
Share: 
15 Septiembre 2016
Se han pasado por alto importantes oportunidades para que el sistema comercial contribuya al combate contra el cambio climático. El Grupo de expertos de la Iniciativa E15 sobre Cambio Climático, en...
Share: